Inicio | Comité Editorial | Página Universidad | Contactos   


 

 












 

> Regresar a la sección artículos

La pastilla del día después

¿Es necesario llegar a la anticoncepción de emergencia?

Por Catherine Villarraga Olaya
Escuela de Comunicación Social y Periodismo

Una noche de pasión desenfrenada donde la libido ha tomado las riendas de dos o más cuerpos excitados y donde vale más aprovechar un buen (o mal) polvo que preocuparse por utilizar algún método anticonceptivo, es el escenario perfecto, para que la tendencia de la anticoncepción de emergencia siga en aumento.

En la cultura actual de liberación femenina y masculina, de open mind, de romances de una noche, de horas frente al televisor y donde los amigos van reemplazando a la familia, muchos jóvenes creen todavía que el condón es el único mecanismo de anticoncepción y que a la posibilidad de embarazo no deseado se le tiene la solución: una pastilla que ellas toman y se acabó el problema.

Pero el dilema consiste en que esa pastilla, la del día después, se está convirtiendo en la salida fácil a riesgos que no tendrían porqué ocurrir. Tener sexo casual, de raticos, con la pareja o con cualquiera implica un riesgo de embarazo y la anticoncepción de emergencia aparece como salvadora de pecadores. Cuando las tendencias se asumen como válidas, pueden transformarse en costumbres no tan sanas.

Según Profamilia, organización colombiana que aboga por la salud sexual y reproductiva, las pastillas del día después contienen progestágeno, un derivado hormonal que impide o retrasa la ovulación y dificulta el paso de los espermatozoides hacia el óvulo, evitando así la fecundación después de una relación sexual sin protección. Estas pastillas no interrumpen el embarazo, lo previenen y no protegen contra las enfermedades de Transmisión Sexual.

Se deben utilizar (sólo mujeres) cuando: se rompió el condón, han dejado de utilizar métodos anticonceptivos (píldoras o inyección) y cuando fueron víctimas de abuso sexual. De hecho, no deben reemplazar los métodos de planificación tradicionales porque dejan de ser efectivos y el riesgo de embarazo es mayor.

La desinformación invade nuestra cultura. Entre los profesores enrojecidos del colegio que respondían incoherencias, el ruido informativo de los medios de comunicación y los consejos de congéneres que menos o nada saben del tema, nuestras generaciones corren riesgos innecesarios que no merecemos. Vivir en estado de emergencia no es el ideal cuando existen alternativas reales de anticoncepción y planificación sexual.

Ana María Méndez, estudiante de psicología de la Universidad de La Sabana dice “En el colegio escasamente se conocía la anatomía femenina y masculina así como el ciclo menstrual. El resto lo sabíamos por la televisión y algunos programas de radio.” Esta es la realidad de millones de universitarios y de estudiantes de colegio.

Existen quienes creen que tomar jugo de limón después de la relación sexual impedirá la fecundación. Depende únicamente de usted si se come el cuento o se preocupa por informarse correctamente.

Actualmente, se consigue la pastilla en una droguería fácilmente sin embargo en las entidades correspondientes no lo es tanto. Un droguista que prefirió el anonimato, aseguró que la más popular es Postinor2 y que nunca pide fórmula médica para venderla. Cuesta en promedio 20 mil pesos y se consigue también en supermercados. Por el contrario, en Profamilia existen dos posibilidades para obtener la pastilla: Por 25 mil pesos un médico especialista realiza la valoración, prescribe el medicamento y lo entrega. Por 14 mil pesos y con la fórmula médica externa entregan la pastilla cuyo nombre es un verdadero secreto.

La tendencia en el uso de la pastilla del día después ha aumentado por su venta indiscriminada e irresponsable. Muchas mujeres prefieren evitarse molestias en Profamilia y los engorrosos trámites de citas médicas generales y especializadas que toman muchos días y dinero. Según Profamilia, en el organismo pueden generarse diferentes reacciones como náuseas o vómito, dolor de cabeza, sensibilidad en los senos y que el periodo menstrual se corra algunos días.

María José Mejía Mejía, psicóloga de la Universidad Católica de Colombia, está de acuerdo en que la falta de conciencia y de responsabilidad de hombres y mujeres concibe situaciones de emergencia a nivel sexual, que llevan a soluciones de emergencia como la pastilla del día después. Esta, constituye la última posibilidad en la escala de planificación y es generalmente la más utilizada.

Además, afirma que en el ejercicio de una sexualidad sana, las mujeres tienen derecho de elegir con quien quieren estar, en que momento quieren practicar su sexualidad y de que manera lo disfrutan, es decir, qué práctica sexual prefieren. Cuando estas condiciones se dan, el uso de la pastilla del día después no tendría porque concebirse pues los métodos convencionales de protección se establecen en pareja con anterioridad.

Por un sexo seguro, placentero y sin remordimientos, haz todo lo posible para que el día después tu recompensa sea una flor, y no una pastilla.


Destacados.

• Estas pastillas no interrumpen el embarazo, lo previenen y no protegen contra las enfermedades de Transmisión Sexual.

• Las mujeres tienen derecho de elegir con quien quieren estar, en que momento quieren practicar su sexualidad y de que manera lo disfrutan


Links.

http://www.lafamilia.info/index.php?destino=/Sexualidad/sexualidad.php?  (Tema afín: sexualidad)

http://www.colombialink.com/01_INDEX/index_sexualidad/vida_de_pareja/

sexualidad_pareja/sexualidad_pareja.html
(Tema afín: sexualidad)

www.profamilia.org.co 
(Mucha más información)

http://www.informateyprotegete.gov.co
(Mucha más información)


Fuentes.

Droguista: Me dijo que se llamaba Mauricio pero ni quiso aparecer. Droguería de un supermercado reconocido.

Profamilia: No me atendieron personalmente pero me entregaron varios folletos informativos.

• Ana María Méndez

• María José Mejía Mejía

 

 

 



Opiniones a este artículo>>

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

 

 

Se deben utilizar (sólo mujeres) cuando: se rompió el condón, han dejado de utilizar métodos anticonceptivos (píldoras o inyección) y cuando fueron víctimas de abuso sexual. De hecho, no deben reemplazar los métodos de planificación tradicionales porque dejan de ser efectivos y el riesgo de embarazo es mayor.

Universidad Sergio Arboleda
Bogotá - Colombia

Calle 74 no. 14 - 14  PBX: 3257500/81
Línea gratuita de Servicio: (Toll Free)  01-8000 120026
e- mail: info@usa.edu.co
2000 - 2005
Webmaster: Grupo Internet
Diseño estratégico y visual:



 eXTReMe Tracker

 

FF" bordercolordark="#CCCCCC">