Inicio | Comité Editorial | Contactos | Secciones: Opinión | Editorial | Altus Recomienda| Crónica | Cultivarte | Cuentos y relatos

  Correo lectores Deporte | Los especialistas | La Checho | Personajes | Música | Versos en el limbo | Cine | Foros de opinión |


> Regresar a la sección

“Lo voy a poner a comer de su propia lápida”
Por: Laura Rios A.
Cronista Escuela de Comunicación Social y periodismo
Foto: http://www.halloween-costume.info/Halloween_and_Witches.html

En medio de manzanas verdes, lentejas y felinos; esta inocente ama de casa pero peligrosa bruja, ofrece hasta lo prohibido para conseguir lo que sus clientes le piden, que frecuentemente es alcanzar la felicidad o cobrar venganzas. “Todo tiene un precio, y cuesta, sólo lo que vale”.

“Y a los gritos: ¡La Bruja! la población se alarmó como si hubiera sido atrapado el tigre de los contornos”.(La bruja de Rufo Urueta).

Se abre la puerta donde habita la bruja Doris, y detrás de sus pasos aparece un batallón de gatos donde ninguno es negro, como lo suelen ser las mascotas de estos personajes.
Su apariencia no impresiona pero su mirada penetra el alma de quien la visita. Vive en una casa de familia en el suroccidente de Bogotá, y aunque en primera instancia recibe a sus clientes en la sala, luego la cita tiene lugar en un oscuro y diminuto cuarto donde puede sentirse una densa energía.

Era un jueves 1 de octubre, busqué en los clasificados la sección donde aparecen toda clase de brujas, hechiceros y curanderos. Me llamó la atención ver un aviso muy pequeño pero con un resaltado color fucsia, razón por la que elegí llamar. Mi intención era conocer un poco sobre este mundo, en realidad no tenía ninguna consulta que hacer, pero inventé una situación y así poder ser atendida. Mi cita quedó programada para el día siguiente a las tres de la tarde, la dirección me la dieron solamente cuando aseguré que iba a ir.

Doris me indicó cómo llegar por Transmilenio: efectivamente llegué a la estación que ella me había señalado, me dijo que debía atravesar la calle y preguntar en la tienda que había por ella. Seguí sus indicaciones y quien atendía el negocio era su hija mayor, quien ya tenía un bebe de aproximadamente 6 meses. Ella me explicó que en la reja blanca de enfrente quedaba el consultorio de su madre.

Me dirigí a la residencia y timbré. En menos de un minuto me abrió la puerta una señora de apariencia muy dulce y gentil, yo aún no sabía quién era, pero cuando me invito a seguir a su casa se presentó: yo soy Doris la bruja de los gatos. Apenas entre en su casa vi que detrás de ella había una jauría de gatos de todos los colores, excepto negros como lo hubiera esperado cualquier persona que visita la casa de una bruja.

La primera consulta
En un primer momento me senté en la sala, y esta misteriosa ama de casa dejó de un lado su dulzura para preguntarme sobre mi motivo de consulta, pero antes de que yo pudiese decir algo, ella lanzó un comentario mientras reía escandalosamente: “usted tiene cara de que una más viva que usted le quitó a un hijueputa cabrón”.
Me quedé en silencio por unos segundos y empecé a contarle mi caso:
-yo tenía un novio con el que llevaba dos años de relación y una prima de él me contó que lo había visto con otra mujer, entonces empecé a indagar con unos amigos y encontré que él me engañaba desde hacía más de un año. Fui a reclamarle y él lo negó todo. Pero aún me queda la duda de sí creerle o no. Y de ser verdad mi sospecha... Por eso he venido a consultar.

Cuando yo acabé de contarle mi historia me hizo pasar a un cuarto, abrí la puerta y me encontré con un espacio pequeño donde sólo hay una ventana cubierta por una tela negra, lo que hace que todo se vea muy oscuro. Sin embargo, hay muchos candelabros que salen desde el piso y tienen una altura de 70 centímetros, cada uno con ocho velas redondas de diferentes colores. Además, hay muchas manzanas verdes y recipientes de vidrio con lentejas crudas, yo pregunté ¿qué significado tiene esto? y ella me respondió que es para atraer la prosperidad. Hay una mesa rectangular cubierta con una manta de ceda de color azul y dos sillas a cada lado de ésta, allí es donde nos sentamos y continuamos la consulta.

Me preguntó qué es lo que deseaba hacerle a mi ex novio ó en otras palabras, cuál era el motivo de auxilio por el cual acudí a ella. Le dije que lo que pretendía era saber la verdad; y de comprobar el engaño simplemente hacerlo sufrir. Que no pudiera ser feliz y que se arrepintiera de lo que me hizo. A continuación, Doris me tomó de las manos y me pidió que cerrara los ojos, ella también lo hizo y durante más de 15 minutos no me dijo nada.

Luego, abrió los ojos y me dijo que yo estaba reteniendo a mi ex novio con el poder de la mente, y que primero había que trabajar en este sentido para que luego ella pudiera hacer lo que le pedí. Dio por terminada la sesión y me dijo que me espera el lunes para decirme el plan a seguir. Programamos otra cita y le pagué 15 mil pesos por la que acababa de pasar.

Mi regreso al templo de Doris
Ya era lunes, día en el cual estaba programada mi segunda cita con la misteriosa bruja. A la 1:30 pm llegué cumplidamente al consultorio de Doris. Inmediatamente entré a su casa me hizo seguir al cuarto oscuro. Yo me detuve unos segundos para consentir a uno de sus gatos, continué mi camino y al llegar a la mesa me senté. Pude notar que estaba un poco apurada y yo pensé que era mejor así, pues no tendría que pasar mucho tiempo junto a ella.

La encantadora de palabras comenzó a decirme su plan a seguir para cumplir mi meta. Una foto donde estuviera mi ex novio sólo, haría el milagro. A partir de esta fotografía ella realizaría unos rezos y rituales para que él empezara a sentir mi ausencia y mucha culpa por lo que había hecho. Me aclaró que él iba a empezar a sentir frío e insomnio y que no iba poder concentrarse en ninguna actividad porque los pensamientos invadirían su mente de tal forma que no le quedara más remedio que afrontarlos y sentir rabia, tristeza, dolor, remordimiento...

Continuó sus instrucciones y añadió que yo debía tomar unas esencias florales para protegerme de las malas acciones, palabras o pensamientos que él o su amante pudieran tener en contra mía. Esta cita culminó con las cifras que debía pagar por hacer realidad mis deseos, Doris me explicó que cada vez que fuera a consultarla debía pagar 15 mil pesos como lo vine haciendo, y que además mensualmente debía cancelarle 100 mil pesos que cubría los gastos de mis gotas y los rezos y rituales que ella realiza juiciosamente.

Antes de irme, esta misteriosa bruja, como en la primera cita, empezó a reír escandalosamente y entre sus carcajadas lanzó una de sus grotescas frases:
“A su hombre lo voy a poner a comer de su propia lápida”, mientras yo sólo escuchaba petrificada como quería ver a mi supuesto ex novio, disimulando mi temor por estas palabras; y aprovechando que la consulta ya había acabado me despido rápidamente le digo que debo irme, por compromisos en la universidad.

… Me lleva hasta la puerta y me da unas palmaditas en la espalda diciendo que soy una berraca y que un día la vida me premiará. Yo sonrío y sin decir nada al respecto me despido pensando que es para siempre.

Seguirle el rastro a cada uno de estos personajes es complicado. Muchos de ellos cambian constantemente de local, ya que cuando a la gente no le da resultado lo que le prometieron los buscan intensamente reclamando su plata, su tiempo y demás.

Rezos, riegos, ritos, baños, vudú, entierros. A mujeres como a Doris, madre, abuela y esposa y además, dedicada al negocio de la brujería se le puede pedir hasta lo imposible. No le temen a nada y aunque algunos dicen que trabajan con magia blanca no les importa si con su trabajo causan daño, siempre hay una razón para justificar su labor.


Aclaramos que no tenemos vínculo alguno, ni datos personales y desconocemos totalmente a la persona bajo el nombre ficticio de Doris


 


Ver opiniones a este Artículo

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 




 

 

Universidad Sergio Arboleda
Bogotá - Colombia

Calle 74 no. 14 - 14  PBX: 3257500/81
Línea gratuita de Servicio: (Toll Free)  01-8000 120026
e- mail: info@usa.edu.co
2000 - 2007
Webmaster: Grupo Internet
Diseño estratégico y visual: