Inicio | Comité Editorial | Página Universidad | Contactos   

 












 

> Regresar a la sección Crónicas

Rumba a ritmo de sexo, droga, violencia y alcohol
Por Diego Felipe Ortegón Romero
Estudiante de tercer semestre de Comunicación Social
Politécnico Grancolombiano

La mezcla de alcohol, droga, sexo y estudio nunca ha pegado pero todos los días está presente. En la en la zona de la calle 51 vive.
Dos Historias paralelas que muestran una misma realidad, una crónica que deja en entre dicho la seguridad de ir a rumbear. Entre miedos y amenazas se esconde una sola verdad”…

El frío y la oscuridad permanecen intactos en medio de la rumba. Los gritos y la música estridente inundan el ambiente del lugar. Mujeres hermosas, sensuales y ardientes se alistan para conquistar una noche más. Los hombres están hambrientos de placer y seducción, listos para cazar.

Uno de los bares de la calle 51 acoge toda la lujuria en una sola escena. “Lo que pasó, pasó”, era lo que estaba bailando con Catalina, la vieja a la que le estoy cayendo, una mujer de verdad. Por un segundo sentí su calor por todo mi cuello.

“Leo, quiero rumbear contigo toda la noche”. No sabía cómo reaccionar, la excitación inundó mi cuerpo. Sin pensarlo, la música nos llevaba muy rápido.

Hombre, le confieso que el olor a marihuana era muy fuerte, se percibía en cada rincón del bar. Un intenso dolor de cabeza, el sudor que no paraba y una raya de cocaína me demostraron que la escena erótica que hacía un segundo acababa de vivir, no era más que un invento.

La ilusión de Leonardo se había estrellado contra la realidad, el efecto de la droga esclavizó todo su cuerpo. Había frustrado un momento muy especial.

La noche apenas comenzaba. Sólo llevábamos 15 minutos en el bar cuando sentí que una mano rozaba suavemente mi espalda. Ahí estaba solo en la mesa, mientras un tipo extraño trataba de coger la maleta de Alejandra. Me levanté bastante alterado. Grité “¡ojo!, si piensa que le voy a dejar llevar esa maleta”. Lancé un puño sobre el ladrón y se armó tremenda pelea. Apagaron la música y el sitio entró en pánico, los gritos invadieron el lugar, botellas por el aire y mesas en pedazos causaron el descontrol y la desesperación. Todo el mundo corría.

La pista de baile se convirtió en un ring de boxeo, muchos “manes” se lanzaron sobre mí. No veía a mis amigos por ninguna parte y fue cuando sentí una botella en mi cabeza. La sangre comenzó a bajar lentamente y no supe qué hacer.

Leonardo sintió la muerte, la vio venir muy cerca. Noté que un tipo sacó de repente una navaja, me chuzó el estomago y el cuello; no veía nada, estaba débil y caí ensangrentando. Desperté en la sala de urgencias de la clínica Marly. El diagnóstico no fue alentador: dos costillas rotas, un pulmón lastimado, 18 puntos y una maleta perdida.

Nadie respondió en el bar, la rumba siguió como si nada. A ese “chuzo” de mala muerte nunca más volví. Estuve en la clínica una semana y aún me sigo recuperando de las heridas. Lo que me pasó es muestra fiel de que en esos bares la rumba se vive al ritmo del peligro, el sexo, la droga, la violencia y el alcohol.

El Infierno que rodea a un bar…

La noche del viernes 3 de febrero de 2006 albergaba la mejor rumba juvenil. Era el primer fin de semana después de las vacaciones universitarias. Otro bar de la zona abría sus puertas para recibir a cientos de jóvenes ansiosos de aventura, sexo y mucho alcohol.

El frío de la calle contrastaba con el calor del lugar. El reloj marcaba las 9:00 p.m. Entre humo de cigarrillo, música, gritos de “¡cerveza a 1.200, disfrute del mejor ambiente, niñas lindas y buena música!”. En medio de la multitud estaba Sofía, una estudiante de Derecho de la Universidad Santo Tomás, una mujer despampanante desde su forma de caminar hasta la manera de mover su cabello.

La blusa (un poco transparente), el pantalón negro muy ajustado, y zapatos negros punteros de tacón alto, permitían imaginar mil cosas y hacían que todas las miradas cayeran sobre ella. Rodeada de un grupo de amigos y acompañada de Andrea, su mejor amiga, decidió entrar al bar. Recuerdo que estaba oscuro, la música no me dejaba escuchar nada en el ambiente más que un ¡chispún, chispún, chispún! Nos sentamos en una mesa cercana a la barra, grité: ¡mesero 12 cervezas, y una botella de antioqueño por favor... ¡

Minutos después salió a bailar con un tipo la verdad un poco extraño, y después, entre el coqueteo y las preguntas incesantes, comenzó a tocarla por todo el cuerpo. Sentía que levantaba su blusa tímidamente, recorría con sus dedos toda la espalda hasta llegar a la cola, cuando lo paró con un fuerte grito:” pobre estúpido, a manosear a otra”. Le lanzó fuertemente una cachetada y se alejó con rapidez.

La rumba seguía, la gente bailaba y todos los tipos la miraban. Se acercó un joven apuesto, alto, fuerte, moreno y sobre todo muy amable, la invitó a bailar y, bueno, cómo no iba aceptar hacerlo con semejante “hembro”.

En medio de reggaeton y Hoy es noche de sexo, Sofía se sintió en las nubes.

-“Este hombre se movía como ninguno, me decía cosas lindas al oído. Además olía delicioso. Me ofreció salir un segundo con él, la verdad hacia mucho calor en el lugar, pero extrañamente su actitud comenzó a cambiar. De las palabras lindas pasó al atrevimiento, decía cosas obscenas. “¡Sofí quiero estar contigo hoy! Escucha muy bien la canción, te la dedico con todo mi corazón”.

En medio de la rabia y el desespero, Sofía se sintió muy mal. “Porque los tipos siempre me ven no más que como un buen polvo”.

Ingresó al baño donde vivió los cinco minutos más largos, tormentosos, despreciables y angustiantes de su vida.

En medio de dos espejos, cuatro paredes de color blanco y verde, tres puertillas que separaban los lavamanos viejos y caídos de los inodoros indecentes llenos de papel, se percibía un olor fuerte, penetrante e intenso a marihuana que decía mucho de la desgracia que estaba a punto de suceder.

Tres hombres encapuchados golpearon con fuerza la puerta del baño y entraron rápidamente.
La ataron de pies y manos, cubrieron con un espadrapo la mitad de su cara y con un arma le apuntaron directamente a la cabeza.

-“Unos desgraciados comenzaron a besarme y tocarme bruscamente por todo el cuerpo. Mientras uno de ellos ataba cada vez más fuerte los nudos y el esparadrapo, los otros dos me desnudaron rasgando mi ropa, rompieron totalmente la blusa, cortaron el pantalón con tijeras y me violaron”.

Gritó y nadie la escuchó. Lloraba sin parar, sentía asco y desesperación. “Cada segundo me demostraba que mi vida se sumergía en un profundo infierno”.

La lastimaron y la golpearon. Los tres hombres salieron del bar, mientras Sofía maldecía y se revolcaba por todo el baño pidiendo ayuda. Pero nadie escuchó.

-“De aquel momento tan sólo recuerdo las imágenes que destruyeron toda mi vida”.

En medio del terror y la desesperación entraron los tipos de seguridad. La levantaron del suelo y la obligaron de inmediato a irse. Bajando las escaleras que dan a la calle del bar le inyectaron escopolamina y la subieron a un taxi. Horas después apareció en un potrero al sur de la ciudad, semidesnuda y adormecida por el efecto de la droga. Un pordiosero que pasaba por el lugar fue la única persona que la ayudó.

-“Gracias a él logre llegar a un hospital cercano”.

En un centro médico del barrio “Matatigres” la atendieron. La policía llegó minutos después. El sargento Daniel Gómez investigó los hechos.

Horas después llegó su madre acompañada de Andrea, quien estaba aterrada por lo sucedido.

-“Confieso ante Dios que no me di cuenta de nada, dice. En un momento vi que Sofía salió a bailar, minutos después nunca más la volví a ver. Pregunté a todo el mundo si la habían visto, pero nadie dio razón de ella, su teléfono estaba apagado. Corrí desesperada a buscarla, presentí que algo terrible había pasado.

Cuando Andrea salió encontró la billetera de Sofía tirada en el suelo y el celular destrozado. Una conversación extraña llamó su atención.

-“¡Cómo así que violaron a un niña, partida de estúpidos¡ Yo a ustedes los contraté para servir a la gente, no para acabar con ella. Y lo peor, Freddy, ¡ cómo así que usted participó en este hecho¡ ¿Acaso no es usted policía? ¡ Se largan todos fuera de aquí, no los quiero volver a ver, olvídense de que algún día trabajaron en este bar!”

Ahora, Sofía descansa en su casa. Amargada, triste y desconsolada, tiene que vivir con la culpa de haber abortado a su hijo.

-“Después de la violación quedé embarazada. Ese niño era un problema para mí y, peor aun, nunca lo iba querer después de ser fruto de un momento que acabó con mi vida. Me arrepiento porque sé que él nunca fue el culpable y jamás debí haber terminado con la vida de un ser inocente”.

En medio de traumas, miedos y ayuda psicológica, confiesa que los violadores fueron aquel hombre apuesto que la sacó a bailar, un mesero del bar y un policía bachiller que disfrutaba de su noche libre. Sofía se retiró de la Universidad, no volvió salir y, con sólo 19 años de edad, siente que su vida terminó.

-“Creo que no tengo nada más que hacer en un mundo que me produce sólo asco y repulsión, pues está lleno de corrupción e injusticias.

Su madre, en medio del llanto y la desesperación, confiesa que su hija se ha intentado suicidar ya dos veces pero gracias a Dios ha fallado.

-“A veces me siento impotente ante la situación de mi hija. Esa fiesta terminó con nuestras vidas. Espero que algún día salga de este terrible momento y podamos volver a ser la familia feliz que fuimos antes”.

Así es la rumba de la calle 51. Una zona en medio de universidades y bares donde cada día se mezcla droga, corrupción, sexo y alcohol. Una combinación mortal que además terminó con la vida de Alejandra Trigos, una estudiante del Poli que al calor de una cerveza y una canción de salsa experimentó el sabor de la muerte con un fatídico disparo.

Lo malo no es bailar, menos aun tomarse una cerveza o fumarse un cigarrillo. Lo preocupante es que una noche de rumba se convierta en toda una tragedia.

* Los nombres se cambiaron a solicitud de las fuentes. “Mientras los miedos esconden muchas verdades y las pruebas son insuficientes, las amenazas constantemente oscurecen el trabajo investigativo del periodismo”.

* “Adiós Aleja, te ofrezco esta crónica como un homenaje a tu recuerdo porque los estudiantes del Poli nunca te olvidaremos”.

             


 
Opiniones a este Artículo

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

 

 

Universidad Sergio Arboleda
Bogotá - Colombia

Calle 74 no. 14 - 14  PBX: 3257500/81
Línea gratuita de Servicio: (Toll Free)  01-8000 120026
e- mail: info@usa.edu.co
2000 - 2005
Webmaster: Grupo Internet
Diseño estratégico y visual: