Año 5 No 6 - Agosto 2010  Inicio | Comité Editorial | Contactos | Secciones: Opinión | Editorial | Altus Recomienda| Crónica | Cultivarte | Cuentos y relatos

  Correo lectores Deporte | Los especialistas | La Checho | Personajes | Música | Versos en el limbo | Cine | Foros de opinión |















 


> Regresar a la sección

 
General Luís Mendieta habla de su experiencia en cautiverio
“El secuestro es como estar perdido en medio del mar”
Por María Fernanda Malaver Castaño
Comunicación Social y Periodismo

El naufragio es perderse por error en una parte del mundo, el secuestro es perder la posibilidad de ser encontrado en alguna parte del mundo en la cual se está desorientado, obligado y despojado de cualquier derecho fundamental.


El General Mendieta en compañía de su esposa e hija

La libertad es un derecho tan fundamental como la vida misma, ser privado de ella es un hecho inconcebible, no existen razones lógicas que justifiquen este flagelo. Luis Herlindo Mendieta, oficial de la policía, fue testigo directo de la crueldad y el desespero al que se ve sometida una persona presa por la guerra.

Durante 11 años y seis meses, habitó cargado por cadenas las selvas del país luego de ser capturado junto a sus hombres en la toma de Mitú, Vaupés de 1998.

El descanso y la comodidad son ahora lo primordial en su vida, compartir el mayor tiempo posible con su familia y conservar el equilibrio espiritual que lo mantuvo vivo y con esperanzas tantos años en el monte es lo único que refleja Mendieta con esta entrevista a la que accedió en la sala de su casa en pantuflas y sudadera.

La tecnología y lo rápido que avanza el mundo a través de los años es una de las cosas que más impacta al General, por esta razón es imposible dejar pasar por alto el asombro y curiosidad que mostró frente a la grabadora de voz que utilicé para realizar la entrevista, debido a que fue él quien inicio el diálogo con una sorprendente pregunta, “déjeme ver el aparato, ¿esto cuantas horas graba?”, con esto se logra percibir el grado de desactualización en que se encuentra y las consecuencias de haber pasado tantos años alejado de una vida en su desarrollo normal.

ALTUS: Después de esta pregunta queda claro que el estar secuestrado no es solo estar en incertidumbre constante y mantenerse alejado de los seres queridos es también quedar en el pasado frente al mundo ¿cuánto tiempo vivieron incomunicados con el mundo real durante el cautiverio?
El radio nos lo quitaron exactamente cuando salió Sigfredo, quien fue liberado unilateralmente con Alan Jara. Al día siguiente estaban transmitiendo la entrevista que realizo Darío Arizmendi a Sigfredo y estábamos todos atentos escuchando cuando “¡plop!” de la nada nos quitaron nuestros radios y en el momento no dieron explicaciones, luego nos enteramos de que la razón verdadera para qué nos mantuvieran 16 meses sin radio era por las ondas de frecuencia que estos emitían a los helicópteros que nos sobrevolaban y que ponían en riesgo la seguridad de los campamentos.

Bueno pero es cierto que para que los secuestrados se mantengan vivos y no pierdan la esperanza, que finalmente es también un objetivo de los guerrilleros que los necesitan sanos, el radio es de vital importancia, ¿como soportaron ustedes 16 meses sin ese incentivo que es escuchar a sus familiares y estar al día de lo que pasa fuera de la selva?
Realmente fue muy duro, no saber qué pasaba afuera, no escuchar una voz de aliento que venga desde el exterior de ese cautiverio es algo como para enloquecer, pero la esperanza es algo que como se dice, es lo último que se pierde, luchar por sobrevivir es mas que innato es instinto y de todas formas la compañía de los demás cautivos ayuda, uno intenta sobrellevar la carga de ese mal momento tan largo y trata también de ver siempre el lado positivo, aprendí un poco de alemán al lado de Alan Jara que nos dio clases y también aprendí a bailar Joropo, es decir uno busca dispersar la mente y olvidar por un momento que está lejos ocupándose en otras cosas de alguna forma alegres.

¿La guerrilla les permitía recibir las clases?
Cuando estábamos en un campamento si, una o dos horas de clase, durante las caminatas no podíamos hablar.

Algo de ruso de lo que aprendió...
Bueno, hasta la vista que se dice "до свидания" y hola se dice "привет" o cómo estás que es "или как это", en complicado además porque para entenderlo escrito hay que aprenderse el abecedario genérico.

Alan era el profesor de ustedes el que le ponía la chispa mejor dicho era de gran ayuda para todos, ¿que queda después de que él se va?
Queda un vacío fuerte, el problema es que él se fue un 18 de diciembre y a los 45 días nos quitaron los radios entonces fue más duro todavía, allá el radio es todo para un secuestrado. De todas formas es un vacío para nosotros por el que se va, pero al mismo tiempo una alegría muy grande porque sabemos que salió a la libertad, además que la lista se va reduciendo y uno solo está esperando el turno.

¿En esos 16 meses no tuvieron contacto alguno con lo que pasaba fuera del sitio donde los tenían ubicados?
Pues contacto, no sé si eso cuente como contacto confiable, pero de vez en cuando se acercaba un comandante guerrillero y nos contaba algún hecho importante, por ejemplo cuando a mi me secuestraron en Mitú, era teniente coronel, mi ascenso fue durante el secuestro y esa fue una de las noticias que me informaron en esos 16 meses, se acercó uno de los que nos vigilaba y con una palmadita en la espalda me dijo ¡ah Por ahí escuche que lo ascendieron a general, salió en la noticias!, en ese momento sonreí con ironía, pues era una buena noticia pero no lo era la forma de enterarme.

Hace poco se celebraron los dos años de la Operación Jaque, ustedes estaban al tanto de esta operación, ¿como fue la reacción de la guerrilla?
Ese día estaba el capitán Murillo escuchando un programa deportivo a las dos de la tarde y en ese momento suspendieron la transmisión, por una extra, él escuchó la noticia de que gracias a una operación del ejercito habían sido liberados Ingrid, los norteamericanos y los once militares y policías, entonces como él era aficionado al fútbol empezó a gritar ¡gol, gol, gol!, ahí mismo todos dijimos ¿que paso si no hay partido? y él respondió no ¡gol! Del ejército colombiano que rescataron a unos secuestrados, en ese instante los guerrilleros que prestan vigilancia, decían cuál gol, cállese, y mandaron a que avisaran a los comandantes, después llegaron cabizbajos y con rabia.

Claro y no tomaron de pronto represalias con los que quedaban, es decir con ustedes…
Si, claro. En ese momento nos iban a quitar los radios, pero no, allá las represalias que toman son en este momento o acá para ustedes finalmente muy sencillas, pero para uno como secuestrado eso vale mucho, por ejemplo el simple hecho de llevar un tinto frío, la comida fría, rebajar los utensilios de aseo personal o quitar tiempo al que dan para bañarse, son cosas que aunque no parezcan son muy difíciles.

Claro el resentimiento después de un ataque así, además que la mayoría de guerrilleros y paramilitares desmovilizados cuentan que están ahí por falta de educación y oportunidades…
Si allá uno conoce sus historias y cuentan que no tuvieron opción y se fueron a raspar coca, estando allá se infiltraban en las filas y lo hacen por un puesto, porque les enseñan a manejar carros, armas, a aplicar medicinas y eso para ellos es algo grande. Son sobre todo niños entre los 11 y 12 años los que reclutan, ellos aun no tienen autonomía y si no hay educación no están centrados y son fáciles de convencer y persuadir.

Las Farc están metidos en lo mas espeso de la selva, ¿Cómo hacen para sobrevivir, es decir, como hacen para mantener frescos los alimentos, o que tipo de comida es la que tienen allá?
Ellos llevan mercados para uno o dos años y elaboran unas plataformas de madera y todo va envuelto en bolsas plásticas, hacen un hueco en la tierra y entierran todo, es decir, todo lo que son granos, lo importante para ellos, arroz, lentejas, pastas fríjol, harina, sal y todas esas cosas que durar tiempo es empacado y enterrado.

Era su cumpleaños el día del rescate ¿alcanzaron a celebrarlo?
Pues ese día me llevaron una torta y yo alcance a comer un pedazo pero en realidad lo unió que quiero recordar es que mi regalo y el mejor en tantos años fue mi libertad.

¿Como hace la guerrilla para llevar una torta o elementos perecederos hasta ese lugar tan adentrado en la selva?
No, ellos tiene la harina, hacen allá las tortas, utilizan hornos caseros, cocinan y hacen pan, tiene guerrilleros que saben hacer cosas así, es mas en una época hubo un policía que sabía hacer pan y se invento un horno de leña para que comiéramos pan fresco

¿Comían las tres veces del día?
Pues cuando estamos en sitios fijos sí las tres comidas, pero durante las caminatas, dos comidas, en la mañana un desayuno-almuerzo y por la tarde un almuerzo-comida.

La guerrilla mantiene en constante movimiento, realizan extensas caminatas y es una estrategia para no ser ubicados ¿A ustedes los mantenían durante largos periodos de tiempo en el mismo sitio o cada cuanto los trasladaban?
Nosotros cambiábamos de campamento cada dos mes o cada mes y medio, nos mueven por seguridad, por sobrevuelos de helicópteros todo son medidas de seguridad, en ese trayecto también nos cambiaban a los guerrilleros que nos cuidaban, esa es una estrategia para evitar crear vínculos afectivos entre ellos y nosotros, de todas formas somos humanos y durar muchos años al lado de una persona así sea en la situación que sea da pie para familiarizarse y tomarle cariño a alguien, ahí donde nos rescataron llevábamos apenas ocho días y yo ya estaba pensando que hacer para pasar el tiempo, menos mal no duro mucho.

¿Cuando llegó a la libertad que fue lo primero que comió o que fue lo que más anhelo comer durante el cautiverio?
Lo primero que pedí comer fue una carne con un par de huevos encima, ósea un bistec a caballo, fue delicioso porque hace mucho no comíamos huevos.

Ni carne…
Carne, pues sí, es que allá se come es carne de danta, de saíno, de cachirre, o el pescado ese que llaman piraña, mejor dicho cazan carne de monte que ellos llaman mariscos.
 


El General Mendieta con María Isabel Campos
y María Fernanda Malaver

 
Después de todo esto, ¿como es el proceso de llegar, de aterrizar en la libertad y adaptarse de nuevo al mundo a su familia a todos los cambios que en 11 años son bastantes?
Bueno pues inicie primero con mi familia me reintegre con ellos en la ciudad donde vivíamos cuando nos apartamos, en Santa Marta, por eso quise volver al mar a sentir la brisa, a ver el azul del cielo ahora claro, el azul del mar, caminar por la playa, eso fue una experiencia muy bonita, después llegamos acá a Bogotá y a reintegrarme con todo, pero es difícil porque acá llega el acoso, el saber comportarse frente a los medios y el afán de las personas por saber mas de la historia.

Si es obvio, uno entiende que es incomodo para usted llegar después de tanto tiempo anhelando tranquilidad y tener a los medios y a todos los que deseábamos conocerlo encima acosando es complicado, pero no sabía que ya había logrado salir de vacaciones…
Si eso es verdad, pero de todas formas uno como ex secuestrado, o por lo menos en mi caso, estoy muy agradecido, con los medios de comunicación, siempre son un apoyo, y es mucho lo que ayudan cuando uno está allá, en estos 12 años fueron una fuerza, un motor porque nos llevaban las voces de nuestros familiares, por eso es primordial y muy importante para mi atenderlos y las vacaciones, bueno, era algo que necesitaba hace 12 años.

¿Cuál fue la primera noticia de la que se enteró al llegar y que más lo impacto?
Pues la verdad muchas, pero así la que mas recuerdo es la muerte de un amigo de la familia que era piloto y que murió en un accidente en un avión que cayó en Venezuela, eso me impresiono y es que son tantas cosas las que han pasado que lo que necesito es tiempo para seguirme enterando.

En la parte humana, General, ¿como lo cambia como persona el haber estado casi 12 años alejado, solitario y con tanto tiempo para pensar?
Lo único que cambia para bien es la parte espiritual, uno se dedica a pensar, porque con mi familia todo sigue igual, uno allá se vuelve intolerante, cosas tan pequeñas como que a un compañero le toco una porción mas grande de comida lo saca a uno de casillas, las reacciones por las diferentes opiniones después de escuchar alguna noticia también provoca incidentes y todo es un atraso se llega con muchos vacios de informacion, falta de conocimiento.

Pero dentro de todo deben haber buenas experiencias, fueron casi 12 años en los que compartieron muchas cosas todos lo que estaban allá con usted, de pronto hay alguna anécdota para recordar…
Bueno la colaboración de todos, eso vale mucho allá, y nada las cosas positivas, por ejemplo dos días antes del rescate un águila se poso cerca a nuestro campamento y murillo grito ¡libertad! Y el cuento es que cuando salió el senador Gechem, 10 minutos antes de que lo rescataran se poso junto a él un águila blanca, y entonces esto se volvió como un mensaje de la naturaleza.

¿Qué opina usted del acuerdo humanitario y toda la problemática que ha rodeado el asunto durante este tiempo?
A uno siempre le pregunta, ¿está de acuerdo o no? Pero lo que yo ahora digo es, uno en esos momentos no se pone a tomar partido ni posiciones políticas, lo que siempre hago es comparar al secuestrado con el naufrago en medio del mar que se está ahogando, entonces los que están en la orilla que hacen, lo dejan ahogar o le mandan un salvavidas, el secuestrado solo espera, esta siempre pendiente de que le llegue esa soga que lo va ayudar a regresar a su libertad, entonces uno se aferra solo al salvavidas que hay en el momento, eso es un oxigeno que le alimenta el cuerpo que espera solo la libertad.
Lo único que agrego a eso es que las Farc si deberían liberarlos unilateralmente por que están debilitados.

Por el tiempo que alcanzaron a estar informados ¿Como percibieron el problema entre el gobierno colombiano y Chávez, vieron el este alguna posibilidad para ser liberados?
Como dije antes uno se cuelga del primer laso que le lanzan, Cuando el gobierno decidió que el fura facilitador lo vimos como una solución, pero cuándo se rompieron las relaciones entre los dos países ya no.

¿Que piensa usted de gobierno que se aproxima, de Juan Manuel Santos?
Bueno he escuchado que él se rige por las mismas políticas de Uribe, me imagino que la situación para lo que aún quedan no cambiara, pero de todas formas uno estando allá solo espera la liberación y un acuerdo que logre terminar el secuestro.

¿Las Farc si logran algo con todo esto?
No, ellos tienes esas ínfulas de que van a conseguir el poder del estado, que su gente va a poder tomar el poder y están tan convencido de que por estos medios van a lograr que el gobierno acepte sus condiciones que por esto lo siguen haciendo, para ellos una golpe del ejercito como el de Raúl reyes es fuerte pero es comparable con el narcotráfico, hay una línea de mando y pues si muere uno siempre abra otro que sigue y así sucesivamente. Pero no hay duda, después de la operación camaleón queda en evidencia de que están debilitados.

Bueno general ¿que viene para usted ahora que volvió a la vida?
Primero estudiar, actualizarme, acoplarme otra vez a la cotidianidad que tiene su proceso como todo, pero lo primero es estudiar, quiero continuar con mis idiomas, estar con mi familia el mayor tiempo posible y muy seguramente que iré del país.

 


 

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 


 

Royalty Free Images

 

Universidad Sergio Arboleda
Bogotá - Colombia

Calle 74 no. 14 - 14  PBX: 3257500/81
Línea gratuita de Servicio: (Toll Free)  01-8000 120026
e- mail: info@usa.edu.co
2000 - 2007
Webmaster: Grupo Internet
Diseño estratégico y visual: