Comité Editorial | Contactos | Secciones: Opinión | Editorial | Altus Recomienda| Crónica | Cultivarte | Cuentos y relatos

  Correo lectores Deporte | Los especialistas | La Checho | Personajes | Música | Versos en el limbo | Cine | Foros de opinión |















 


> Regresar a la sección


La mensajería instantánea, el Chat y el correo electrónico son algunos de los servicios más extendidos
Conviviendo con el enemigo
María Fernanda Sandoval
Jessica Cáceres Rojas
Katherin Suárez Ruiz
Escuela de Comunicación Social y Periodismo
Foto:
© Raycan | Dreamstime.com

Internet se ha convertido en el intruso silencioso en los hogares y uno de los factores más significativos en la separación de las parejas.

“Llevaba varios años escogiendo la mujer perfecta para ser mi esposa. Tenía que ser bonita, con clase, educada y de buena familia, pero lo más importante tenía que ser colombiana al igual que yo. Me la pasaba metido en chats para encontrar pareja. Conocí muchas mujeres, hice varios viajes para conocerlas, pero ninguna llenaba mis expectativas...”

Así inicia la historia de amor de Kessle Silva, un cibernauta que encontró la felicidad absoluta por medio del computador, el cual fue su amigo y confidente durante más de tres años, tiempo que duró en la búsqueda de su alma gemela.

Su media naranja la encontró un lunes en la tarde en el sitio Web Match.com. Un portal en la red que tiene como lema “Enamórate en match.com” allí los hombres y mujeres que buscan su alma gemela digitan sus datos personales, tienen la posibilidad de colocar fotografías, comentarios y todo lo relacionado con sus vidas. Según afinidades la página recomienda un número posible de parejas.

Precisamente ahí estaba Carolina. La foto era perfecta: piel morena, ojos claros, cuerpo armonioso. En su información personal o gustos tenía el baile, la música y los viajes, además era colombiana. Kessle la había encontrado. La mujer que había esperado por cuarenta años llegaba por medio de un pantallazo y una ventana que se abría y decía: ¡hola!

¿Desde cuando es posible conocer al hombre o la mujer de los sueños por Internet? Hace algunos años esta pregunta no se podía resolver, pero actualmente encontrar pareja por medio de los sitios Web como Facebook o MSN es moda. Hoy por hoy el concepto de Internet: “una interconexión de redes informáticas que le permite a las computadoras conectadas comunicarse directamente entre sí” esta siendo abarcado en su totalidad.
No solamente existe la transmisión de datos por medio de los programas, sino que gracias a las redes sociales que han creado los diferentes proveedores ya es posible que se transmitan emociones y sentimientos. Esta tecnología se ha convertido en el amigo o en algunos casos en el enemigo silencioso en los hogares.

Las redes sociales atraen a todo tipo de personas. Jóvenes adolescentes, maduros y personas de 30 años en adelante que creen que el bus ya los ha dejado. Las relaciones de pareja son las uniones más comunes. Internet ofrece relaciones cortas, menos comprometidas y más livianas. Las personas que se conocen por la red lo hacen por medio de sus personalidades ya que el contacto físico en la mayoría de los casos no existe.

Pero es tal la diversidad que brinda Internet en torno a las relaciones de parejas que según un estudio realizado por varios psicólogos del departamento de Psicología de la Universidad Canadiense de Guelph, las redes sociales generan adicción ya que permiten a las personas expresarse libremente. No son juzgadas y al mismo tiempo se sienten acompañadas, como en otra dimensión, sacan a relucir miedos e incertidumbres, disipan dudas, conocen diferentes formas de pensar y sentir.

El otro extremo es el de cupido, como el caso de Kessle Silva: “Conocí a Carolina hablábamos mucho, nos vimos por cam., en cuanto pude viajé a Colombia a conocerla. Fue muy bello, la pasamos delicioso, reímos, bailamos en fin todo perfecto; Le comenté a ella mis planes de casarme… No puso resistencia. Desde Miami planeaba todo y viajaba constantemente a verla, luego de la boda hice las vueltas para que le dieran los papeles a ella y en menos de un año viajó a Miami a vivir conmigo”.

Lo que WEB match ha unido…que Facebook no lo separe!
Las conversaciones rosas, las sonrisas y la magia del Chat duraron poco. La boda entre Kessle y Carolina se realizó. Ella ya vivía en Estados Unidos. Kessle era adicto a Internet, pero ya había encontrado el amor.

“Cuando llego acá duramos poco tiempo bien, las cosas empezaron a cambiar, no todo era como pensé que iba ser. Al principio era muy especial, viajamos, la lleve a conocer muchas partes; pero luego de un tiempo todo fue decayendo.

Carolina por su parte seguía con sus interminables conversaciones por MSN y al llegar a E.U. se dedicó a conocer amigos por el Facebook. “Ella era adicta a Internet especialmente a Facebook tenia más de 1500 contactos, sostenía conversaciones hasta altas horas de la noche y no le dedicaba tiempo a la relación. Llegaba de mi empresa y ella ni se paraba del PC, donde mantenía la mayor parte del día” afirma Kessle.

El nivel de celos de él se había elevado. Lo que Web Match había unido Facebook lo estaba separando. Había un amigo en especial que dejaba mensajes en el Wall de Carolina, comentaba sus fotos y además le escribía correos por Inbox. Kessle se había obsesionado al punto de desconectar los cables de Internet para no poder ingresar a la red.

La psicóloga clínica, María Consuelo Cáceres afirma que las parejas que ya están establecidas y se dejan afectar con lo que va y viene por Internet, son personas emocionalmente vulnerables. Casi siempre viven en conflicto de pareja, generalmente presentan inseguridad, intolerancia, irrespeto, no se tienen confianza. La comunicación escasea y cuando la tienen es mala.

Pero también existe el caso contrario, parejas que tienen un estado emocional estable y las redes sociales o el Chat les benefician. Porque tienen una relación consolidada, sólida que les permite aprovechar al máximo este medio para enamorarse cada día más. Aprovechan para fomentar el romanticismo que en nuestros tiempos se encuentra devaluado, afirma la psicóloga.

Al poco tiempo Kessle descubrió una conversación muy comprometedora de Carolina con un amigo cubano. No podía creer que la red le estuviera robando su felicidad, la misma que  encontró en uno de sus portales. Internet es una cadena, así como le brindó la alegría le mostró la tristeza, la red se encargó de darle una vuelta jugando al mismo juego.

“Me engañaba con un cubano. Cuando la enfrenté y le pregunté por eso, me lo acepto, me dijo que llevaba varios meses chateando y viéndose por cam. con él, quería separarse de mí. Con tan solo 25 años aceptó casarse conmigo solo para que le dieran su residencia estadounidense”.

Historias como la de Kessle abundan en la red, hay que lograr identificar las intenciones de las diferentes personas que conocemos en las redes sociales o en los sistemas de Chat para que Internet no se convierta en el enemigo silencioso.
 


 

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

La psicóloga clínica, María Consuelo Cáceres afirma que las parejas que ya están establecidas y se dejan afectar con lo que va y viene por Internet, son personas emocionalmente vulnerables. Casi siempre viven en conflicto de pareja, generalmente presentan inseguridad, intolerancia, irrespeto, no se tienen confianza. La comunicación escasea y cuando la tienen es mala.

Pero también existe el caso contrario, parejas que tienen un estado emocional estable y las redes sociales o el Chat les benefician. Porque tienen una relación consolidada, sólida que les permite aprovechar al máximo este medio para enamorarse cada día más. Aprovechan para fomentar el romanticismo que en nuestros tiempos se encuentra devaluado, afirma la psicóloga.

 

Universidad Sergio Arboleda
Bogotá - Colombia

Calle 74 no. 14 - 14  PBX: 3257500/81
Línea gratuita de Servicio: (Toll Free)  01-8000 120026
e- mail: info@usa.edu.co
2000 - 2007
Webmaster: Grupo Internet
Diseño estratégico y visual: