Inicio | Comité Editorial | Página Universidad | Contactos   















 

> Regresar a la sección


La leche derramada llamada subdesarrollo
Por Andrea Carolina González Rojas
Escuela de Negocios

La cuestión está en la mente, en los pensamientos mediocres que nos han llevado al subdesarrollo y la primacía de los intereses individuales a costa de la ignorancia de un pueblo que no lucha, ni busca un mejor porvenir.

El carácter de nuestra historia se lo debemos a España; -suelen decir quienes gustan culpar nuestra suerte a la conquista-, puede ser verdad, pero lo que también es cierto es que han pasado siglos de independencia en los que aún nuestros países siguen pataleando por no poder sobrevivir solos.

América Latina se convirtió en una absurda copia de los movimientos erróneos de los europeos por conseguir el desarrollo. Quienes lo hicieron, no tomaron en cuenta la idea de perfeccionar y se llenaron la boca diciendo que así alcanzarían un desarrollo y crecimiento sostenible. Existen también otras causantes, tales como la desigualdad del comercio y de la riqueza, las cuales, como cobardes no sabemos cómo cambiar.

Múltiples son las causas aducidas por las cuales los países Latinos lloramos sobre esta leche derramada llamada subdesarrollo.

Los intereses individuales han estado lejos de propiciar cualquier beneficio colectivo, razón por la cual existe tamaña brecha entre ricos y pobres. Los primeros pueden llegar a estar entre los más ricos del mundo y los segundos a encontrarse en las situaciones más deplorables de vida. No se le puede achacar a España el tamaño de tal desigualdad, es una idea precaria sin un fundamento que la sostenga en estos tiempos; o, ¿no cree usted que los gobernantes pudieron darle un nuevo giro cuando se independizaron, porque para ello lo hicieron los próceres?

No me compete cuestionar qué tanto es o no es la causante principal de la pobreza latinoamericana, pero sí aclarar que por aquí se ha iniciado el debate de las múltiples causantes. Mencioné antes que Latinoamérica es pobre pero tiene ricos y, ¿por qué?, bueno eso se lo debemos a la desigualdad de la riqueza, en primer lugar; es este el primer eslabón que se debe corregir en la cadena para que nos dejemos de llamar tercermundistas.


Tabla 1. Los 200 billonarios más ricos del mundo. [1]

La situación no es tan fácil, debemos observar primero el panorama. José Fernández nos da un ejemplo ideal para comparar la injusticia de repartición de la riqueza: “La ONU ha dicho que en América Latina el 20% de la población que más gana, ingresa 28 veces más que el 20 % que menos gana. Es decir si el más pobre gana 100 Euros en el mismo período de tiempo, el más rico gana 2800 Euros. El mismo análisis para Europa da los siguientes resultados: el 20 % más rico gana 7 veces más que el 20 % más pobre; es decir si el más pobre gana 1000 Euros en el mismo período de tiempo, el más rico gana 7000 Euros.”[2] Haciendo la comparación correcta y sacando conclusiones, las mismas que hizo Fernández, tenemos que pellizcarnos. Mientras no seamos capaces de redistribuir equitativamente de manera que todos ganemos de manera justa no podemos tener desarrollo y recuerde que un país sin cultura definida, sin educación que nos haga competitivos un el mundo globalizado, seguiremos agachando la cabeza. Traigo a colación lo que dijo Eduardo Casanova: “ni siquiera los alumnos de los mejores colegios privados de nuestra América pueden compararse con los peores de los países importantes de Asia, Europa y otras regiones que crecen día a día” . [3]

Para ilustrar en cifras, la pobreza de América Latina en su totalidad, me baso en el artículo de Enrique Comellas: “Guatemala encabeza la lista de naciones con más habitantes bajo la línea de pobreza, con el 79,9% de sus pobladores en esa condición. Le siguen Bolivia, con el 70,5%; Honduras, con el 70%; Brasil, con el 65%; Nicaragua, con el 61%, y El Salvador, con el 54%, según la Conferencia Interamericana de Estadística (CIE) y la Organización de Estados Americanos (OEA). En esta lista, la Argentina ocupa un favorable penúltimo lugar, con apenas el 19,6 por ciento.” [4]


Tabla 2. Riqueza a Nivel Mundial en el año 2000.

Por tanto, se puede llegar a la conclusión que la propensión al ahorro de los individuos es baja, casi nula. Estas características de pobreza, generan conflictos en la sociedad, incluyendo que el Estado no ha logrado un buen manejo de las finanzas públicas. Una buena redistribución que permita un aumento del ingreso de los pobres, llevaría a un mayor consumo y quizá al ahorro, permitiendo que se fortalezca la industria nacional. Porque bien es sabido que los pobres no son los mayores compradores de productos importados. Sólo una mejor forma de vida provocada por el ingreso y las inversiones extranjeras, promueve el crecimiento, pero mejor no lo pudo describir Porfirio Ayala, cuando esbozó las soluciones para la pobreza latina, “Lo que promueve el crecimiento en la economía es la inversión y acumulación de capitales. La producción y el empleo crecen y la pobreza se reduce cuando aumentan las inversiones.” [5] Me atrevo a agregar, como expliqué antes: para que este hecho se dé, es necesaria una distribución equitativa del ingreso determinada por el Estado. Se necesita un pueblo maduro, capaz de opinar, de entregar soluciones y no de quejarse en marchas sin poner en pie sus propias ideas, salir a caminar y gritar por un ideal, solamente crea trancón. De esta manera, el orden de la renta permitiría saldar el déficit que solo ha causado más pobreza, porque ni siquiera el endeudamiento ha servido como palanca para salir adelante.

De ahí que, muchos analistas contemplan en la política fiscal una solución, aumentar impuestos. Joaquín Almunia, ex ministro socialista de Economía y actual Comisario Europeo de Economía, argumentó: "Las reformas políticas no se pueden hacer sin las clases medias. No es posible pedir a la población que pague impuestos -y quien los paga son las clases medias--y a la vez no ofrecer nada en contrapartida". Fernández declaró que: “en América Latina los impuestos que pagan las empresas son mínimos, por ejemplo en Chile la tasa es de un 10 %, en cambio en España el impuesto de Sociedades es de un 35 % y en los países del norte de Europa, como en Alemania, es de un 50 %...los países latinoamericanos no tienen mercados donde merezca la pena invertir por una muy baja demanda agregada, debido a los bajos impuestos y por tanto mala distribución de la riqueza.” Una justificación a lo que dijo Fernández, dada por Howard Petith es: “el impuesto hace una redistribución de la renta pero el elevado coste de recaudación puede disuadir de hacerlo. Si hay distribución de la riqueza muy desigual también habrá distribución de la renta muy desigual y entonces los pobres van a ganar mucho con la redistribución. Va a valer la pena, por tanto pagar el coste y los pobres van a votar por un impuesto muy alto. Por otro lado, si la distribución es más igual no va a valer la pena y los pobres van a pedir un impuesto más bajo.” [6] Conseguir que un Estado realice una buena distribución de la renta promueve la democracia y un Gobierno demócrata hace que sus leyes sean respetadas generando conciencia ciudadana, respeto, integridad de la sociedad, permitiendo libertades económicas y políticas que son gestadoras de un crecimiento, puesto que las instituciones legales son favorables en cuanto al comercio y a la producción, viene entonces el círculo virtuoso .

En conclusión, parece obvia la respuesta a cómo evitar que Latinoamérica siga siendo la región más desigual del mundo. La suma de factores sociales y fiscales que permitan un crecimiento dentro de lo económico parece ser lo más razonable. Es menester aclarar que ninguna sociedad se ha desarrollado de la noche a la mañana, se requiere de tiempo, de buenos mandatos en el Estado y de una buena organización; quizá sean obligatorios algunos esfuerzos que se verán recompensados a su tiempo. La buena distribución de las finanzas públicas, los impuestos, la inversión extranjera y una que otra ayuda de las personas ricas de las naciones pobres, son un camino para salir del subdesarrollo en el que nos encontramos. Luego de esto, se pueden tener mejores soluciones y amplias vías para mejorar la distribución comercial entre los países ricos y pobres del mundo; los problemas se arreglan en casa. De igual manera, el compromiso de las empresas nacionales debe llenarse primero de una gran ambición en el mercado extranjero para ser competitivos en el local, en unl intento de industrializar las naciones. Finalizo con la intervención de Andrés Buenaventura, cuentista político de la Universidad Diego Portales: “antes de elaborar sofisticadas teorías explicativas de nuestra falta de desarrollo o de responsabilizar sin mayor fundamento a un esquema económico que amplía las libertades y la transparencia, hay que modernizar a fondo las instituciones y su funcionamiento a fin de dotarlas de credibilidad y respetabilidad. Sólo cuando esto se logre nos encaminaremos hacia un desarrollo real y sostenido.”



[1] Fuente: http://comoescanada.blogspot.com/2007/07/riqueza-y-distribucin-de-la-riqueza.html 
[2] Fuente: La Insignia. Fernández, José. Distribución de la riqueza y desarrollo en América Latina. http://www.lainsignia.org/2002/octubre/ibe_099.htm 
[3] La verdadera razón del atraso. Casanova, Eduardo. http://literanova.eduardocasanova.com/index.php?c=1&more=1&p=313&pb=1&tb=1
[4] La Nación. Comellas, Enrique. América Latina, Lejos de Cifras Optimistas. http://www.ayudatareas.com.ar/noticias2/4/archivo-c3362.shtml b
[5] Para Salir del Atraso en América Latina. Ayala, Porfirio. http://www.analitica.com/va/internacionales/opinion/7721677.asp 
[6]  Neoliberalismo Europeo y la Transición Española Vista desde el Enfoque de  clase y Explotación. Petith, Howard. http://www.recercat.cat/bitstream/2072/4131/1/68707.pdf 
Las clases populares consumen productos de primera necesidad, que en general son nacionales, por lo tanto en la medida que se le cobre impuestos a los más ricos para transferirlo a los más pobres, a través de educación, salud, infraestructuras y subsidios de desempleo, a la familia y otros; se genera un desarrollo del mercado a través de una mayor demanda agregada y encima con un mayor equilibrio de finanzas públicas y de balanza de pagos. Esto es lo que podríamos llamar un círculo virtuoso, dado que a mayor demanda agregada, mayores ventas de las empresas, que a su vez contratan más personal y pagan más impuestos, que a su vez hace aumentar nuevamente la demanda agregada y así sucesivamente, hasta el pleno empleo. DESCRITO POR JOSÉ FERÁNDEZ. Iden 2.


Opiniones a este articulo
 

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 


 América Latina se convirtió en una absurda copia de los movimientos erróneos de los europeos por conseguir el desarrollo. Quienes lo hicieron, no tomaron en cuenta la idea de perfeccionar y se llenaron la boca diciendo que así alcanzarían un desarrollo y crecimiento sostenible. Existen también otras causantes, tales como la desigualdad del comercio y de la riqueza, las cuales, como cobardes no sabemos cómo cambiar.
 

 

Universidad Sergio Arboleda
Bogotá - Colombia

Calle 74 no. 14 - 14  PBX: 3257500/81
Línea gratuita de Servicio: (Toll Free)  01-8000 120026
e- mail: info@usa.edu.co
2000 - 2005
Webmaster: Grupo Internet
Diseño estratégico y visual:



 eXTReMe Tracker