Universidad | Correo | Sergionet | Directorio | Mapa del sitio  

 

 


Directora:
Dalila Montejo
dalila.montejo@usa.edu.co
Tel: 3257500
Ext 2212, 2213

 

 Recursos :  Centro de documentación | Videoteca | Guía de Bibliotecas virtuales | Fondo de publicaciones

 

Centro de Documentación Virtual - Material de consulta y estudio en formato electrónico

[ Archivo de trabajos académicos]


Biblioteca Virtual > Centro de Documentación > Derecho Internacional > Paz, Sociedad civil y estado. Una visión jurídico política armado en Colombia


Paz, Sociedad civil y estado. Una visión jurídico política armado en Colombia

Tesis de Grado presentado por: Juan Miguel Angulo, Felipe Álvarez  
Universidad Javeriana
Facultad de Derecho 
1998

Introducción


El hombre por su condición misma es conflictivo; cada uno de nosotros vive interiormente en constante cuestionamiento acerca de las diferencias que existen entre los seres humanos. Pero el problema comienza cuando cada persona exterioriza su conflicto de una manera violenta, agresiva e intransigente respecto de los demás; es así, como se van formando diferentes grupos de personas que tienen intereses similares para defender sus posiciones frente al resto de la colectividad.

Es esta la principal razón para que surja el Derecho, ya que es este, el que en la teoría trata de dirimir los conflictos partiendo de la base de que estos son esenciales en la humanidad y, debido a esto, los trata de solucionar, pero de una manera equitativa. En el ámbito jurídico siempre las partes serán antagonistas, mientras que en el conflicto armado los actores contendientes tienen como objetivo el de aniquilar al enemigo.

Pero vayamos por partes. Desde que se pusiera “de moda” hablar del conflicto como parte esencial de la vida y demostración de madurez de las sociedades, como tan perfectamente dijera el maestro Estanislao Zuleta, para nadie es cuestionable que el conflicto (no la violencia) es la esencia de la vida democrática y que, como tal, hay que aprender a quererlo y tratarlo porque, como dice el profesor Bernardo Vela, este no sólo es natural a la sociedad, sino que es hijo de la libertad.

Para adentrarnos un poco más en lo que propiamente se conoce como la teoría del conflicto, vamos a remitirnos a la exposición que Rodrigo Uprimny hizo en la Cátedra Manuel Ancizar sobre Derecho, Conflicto Armado y Paz, que, a principios de año se realizó en la Universidad Nacional. Según esto el derecho procesal tiene su propia definición de lo que es conflicto: Una oposición de pretensiones entre dos actores: hay un actor A que quiere una cosa distinta a la que quiere un actor B y eso genera un conflicto porque cada uno trata de imponer su pretensión.

No hablamos, pues, de los conflictos psicológicos o internos sino de los de interacción social y no se trata de oposición de intereses sino de pretensiones porque no toda la contraposición de intereses es conflictiva.

¿Cómo se ha valorado el conflicto por la teoría política y social?. Siguiendo los trabajos sociológicos del alemán Dareldof y un artículo no publicado del profesor colombiano Gabriel Gómez, dice Uprimny que frente al conflicto hay 4 visiones dominantes que tienen que ver con la intensidad, con si se valora como algo bueno o malo, y con si se cree que son superables o no.

• Enfoque ligado a las visiones funcionalistas, integracionistas o consensualistas. Para ellos la sociedad es armónica en esencia lo que no significa que crean que el hombre sea bueno, (es la visión económica clásica y neoclásica). El conflicto aquí tiene dos características: es tangencial y por consiguiente tiene que ser controlado y reprimido.

• Ligado al pensamiento de autores clásicos como Hobbes. Se podría denominar como Conflictivismo autoritario. Parten de la idea de que el conflicto es central en la sociedad, que la sociedad vive en conflicto. La única salida es por estructuras fuertes de dominación política que controlen la violencia innata a la que tienden las personas. Aquí conflicto es igual a violencia y guerra.

• Pensamiento marxista y anarquista. Algunos lo han llamado conflictualismo utópico. Para ellos el conflicto es central en la sociedad. Para Marx la historia de la humanidad es conflictiva debido a la continua lucha de clases. El conflicto se valora positivamente en cierta medida porque permite cambios sociales, pero también en una ciertas ocasiones negativamente porque es alienante. Se cree que puede haber una superación casi definitiva, por eso es utópico.

• Visión liberal-institucionalista. El conflicto es central en la vida social pero no es pensado como antagonismos irreductibles. Finalmente no es superable porque siempre hay conflicto, pero eso enriquece.

Esta última teoría es la más enriquecedora para la sociedad democrática, pues parte del reconocimiento del conflicto como esencia de la vida social y con ello deja a un lado las posturas que, al intentar ignorar el conflicto no producen sino su agravamiento. De hecho, muchos autores reconocen el hecho de que el origen del actual conflicto armado en Colombia estuvo muy ligado a las estructuras agrarias desiguales y que fue el ignorarlo permanentemente, como demuestra el ejemplo de la siempre controvertida reforma agraria, uno de los principales motivos que movieron a las armas en las zonas rurales y campesinas de Colombia. Pero no se trata sólo de reconocer la existencia y la importancia del conflicto. Es, de igual manera un error pretender sociedades armónicas donde el conflicto no exista, pues este, como dijimos, es consustancial a la vida social. Es decir, en una perspectiva democrática, hay que creer que hay conflictos no sólo inevitables, sino también necesarios y que por consiguiente lo que necesitan es tratarse y conseguir canales de diálogo e institucionalización. Porque, en resumen, debe quedarnos claro que conflicto no es igual a violencia y guerra y que como tales muchos de estos conflictos no sólo son regulables sino que, muchas veces, son enriquecedores.

Llegados a este punto cabría preguntarse cuál es o debe ser el rol del derecho frente al conflicto en general. En este sentido, guarda plena vigencia lo afirmado por la Corte Constitucional cuando expresó:

“(...) el principio democrático que la Carta prohíja es a la vez Universal y Expansivo. Se dice que es universal en la medida en que compromete variados escenarios, procesos y lugares tanto públicos como privados y también porque la noción de política que lo sustenta se nutre de todo lo que vitalmente puede interesar a la persona, a la comunidad y al Estado y sea por tanto susceptible de afectar la distribución, control y asignación del poder social. El principio democrático es expansivo pues su dinámica lejos de ignorar el conflicto social, lo encauza a partir del respeto y constante reivindicación de un mínimo de democracia política y social que, de conformidad con su ideario, ha de ampliarse progresivamente conquistando nuevos ámbitos y profundizando permanentemente su vigencia, lo que demanda por parte de los principales actores públicos y privados un denodado esfuerzo para su efectiva construcción”. Corte Constitucional. Sentencia C-089 de 1994. Magistrado Ponente, Eduardo Cifuentes Muñoz.

Hay muchas vías de salida al conflicto, dice el profesor Uprimny, pero la Teoría procesal las separa entre vías de autocomposición de intereses o de heterocomposición de intereses. En la primera puede haber muchas salidas: negociación, guerra, huida... pero son vías que se resuelven sólo por las partes. Entre las segundas las partes no resuelven directamente el conflicto sino que se someten a un tercero. Aquí está el derecho, donde la figura del juez es más importante que la norma.

Y si nos remontamos estrictamente al caso colombiano. ¿Cuál es la relación derecho-conflicto armado?.

Con respecto al conflicto armado en Colombia, el sociólogo e historiador Humberto Vélez se hacía, en la misma cátedra, las siguientes preguntas: ¿Por qué en esta sociedad soportamos un conflicto de cuatro décadas?. ¿Por qué ese conflicto no ha encontrado formas de resolución?. Para concluir que el secreto más íntimo del conflicto armado en Colombia es el Estado; la forma de Estado alrededor de la que debería reorganizarse la sociedad colombiana. Un Estado en crisis de legitimidad porque es un Estado social ausente de la nación, en crisis de hegemonía, que lo hace incapaz de marcar a la sociedad objetivos y metas y en crisis de autoridad. Este punto es el que introduce al derecho positivo. Porque en últimas la crisis no es sino la incapacidad política, moral y operativa para hacer vigente y actuante el derecho.

En esta sociedad se da la coexistencia entre dos tipos de derecho. De un lado, el de la normatividad legal positiva oficial, que es el que define el Estado de derecho o de la Constitución pero de muy baja legitimidad en la sociedad. De otro, se ha formado una normatividad si no oficial sí oficiosa porque el Estado la soporta, que es fáctica y legitimada por determinados segmentos. Ambos coexisten en lo que es una primera contradicción: confrontar derecho y realidad social.

Este segundo derecho opera en escenarios donde se da una especie de vacío o distanciamiento existentes entre el derecho constitucional y el Estado real, y en los que, en la realidad social, el poder está altamente fragmentado en intereses individuales, sectoriales, estamentales.

Por todo ello el derecho en Colombia ha desempeñado un rol múltiple. A veces ha sido un instrumento de guerra: jueces sin rostro, justicia militar aplicada a civiles en un tiempo; Pero también ha sido un instrumento de control, a veces precario, de la guerra: labor de la procuraduría frente a los usos de la fuerza pública. El derecho ha sido también instrumento de reparación, aunque insuficiente, de reparación de daños de guerra: sentencias del Consejo de Estado que obligan a reparar abusos. Con respecto a la paz negociada también ha sido un claro instrumento, pero también un obstáculo al judicializar en extremo esa relación. También se ha pensado en el derecho como mecanismo de sustitución de guerra porque se piensa que la guerra deriva de una ausencia de instituciones, y por ello, creando las instancias necesarias, se puede sustituir el debate armado por uno jurídico.

Pero no ha sido sólo el Estado. El conflicto colombiano es especialmente complejo porque cada una de las partes parece jugar con unas reglas de juego diferentes. Reglas que, incluso no dudan en cambiar caprichosamente. Lo ha hecho el Estado reformando la Constitución cada década; lo ha hecho la subversión al no lograr unificar criterios entre todos sus frentes imposibilitando, con ello, el cumplimiento de determinados acuerdos. Y lo hacen los paramilitares, cuando manifiestan que su objetivo militar es la subversión, y lo que hacen es atentar contra la población civil en innumerables ocasiones.

En cualquier caso el conflicto se da en últimas porque todas las partes, creyéndose en posesión de la verdad pretenden imponer sus puntos de vista, en una actitud no dialogante y completamente intransigente.

Ya no se trata sólo del hecho, como decía Rawls de que la democracia liberal, oponiéndose claramente a la democracia representativa y directa, presente el problema de que la mayoría se impone a las minorías sin dejarles espacio. Y no se trata sólo de esto porque en las zonas que la guerrilla domina, y donde sus esquemas de gobierno son o pretenden ser otros, o en los mismos espacios en los que se desempeña la sociedad civil, tampoco se ha aprendido a manejar el conflicto, para hacer del consenso y no de la imposición, la mejor forma de convivencia pacífica.

Las razones bélicas pueden tener infinidad de causas, pero sin lugar a dudas todas convergen en una: la intolerancia, la negación de aquel que tiene diferentes intereses, del antagonista.

En el caso colombiano es preciso definir la interpretación que cada grupo generador de violencia le da al conflicto armado, considerando como grupos generadores de violencia a las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejercito del Pueblo), EPL (Ejercito Popular de Liberación), ELN (Ejercito de Liberación Nacional), Autodefensas Unidas de Colombia y al Gobierno Nacional.

 

Tabla de Contenidos


1. EL CONFLICTO ARMADO INTERNO 
1.1 VISIÓN Y DESCRIPCIÓN DEL CONFLICTO ARMADO 
COLOMBIANO SEGÚN CADA UNO DE LOS GRUPOS
GENERADORES DE VIOLENCIA 
1.1.1 Las FARC 
1.1.2 El PCC-EPL 
1.1.3 El ELN 
1.1.4 Grupo Jaime Bateman Cayon 
1.1.5 Grupo Jorge Eliécer Gaitán (JEGA) 
1.1.6 Las Autodefensas Unidas de Colombia 
1.1.7 Visión del Conflicto según el Gobierno Nacional 
1.2 EXPRESIONES FACTICAS DEL CONFLICTO ARMADO
COLOMBIANO 

2. LOS PROCESOS DE PAZ EN COLOMBIA 
2.1 PERIODO PRESIDENCIAL DE JULIO CESAR TURBAY
1.978 - 1.982 
2.2 PERIODO PRESIDENCIAL DE BELISARIO BETANCUR
1.982 - 1.986 
2.3 PERIODO PRESIDENCIAL DE VIRGILIO BARCO
1.986 - 1.990 
2.4 PERIODO PRESIDENCIAL DE CESAR GAVIRIA
1.990 - 1.994 

2.4.1 Proceso de Paz adelantado con el Ejército Popular de
Liberación (EPL) 
2.4.2 Proceso de Paz realizado con el Partido Revolucionario
De los Trabajadores (PRT) 
2.4.3 Procesos de Paz con el Movimiento Armado Quintin
Lame (MAQL) 
2.4.4 Intentos de Paz entre El Gobierno y la Coordinadora
Guerrillera Simón Bolívar (CGSB) 
2.5 PERIODO PRESIDENCIAL DE ERNESTO SAMPER
1.994 - 1.998 

3. LA PAZ Y LA CONSTITUCIÓN DE 1991 
3.1 EL DERECHO A LA PAZ 
3.2 INSTRUMENTOS LEGALES PARA ADELANTAR EL PROCESO
DE PAZ 
3.2.1 El Fondo de Programas Especiales para la Paz 
3.2.2 El Sistema Nacional y el Fondo Nacional para la atención 
integral de la población desplazada por la violencia 
3.2.3 El Sistema Nacional para la Seguridad Nacional y la 
Convivencia Ciudadana y los Fondos de Seguridad y 
Convivencia Ciudadana 
3.2.4 La Facultad Presidencial para determinar la Inversión Social 
para la Paz 
3.3 INSTRUMENTOS ADMINISTRATIVOS PARA ADELANTAR
EL PROCESO DE PAZ 
3.3.1 El Consejo Nacional de Paz 
3.3.2 El Comité Nacional de Paz 
3.3.3 La Secretaría Técnica 
3.3.4 El Cuerpo Consultivo 
3.3.5 Los Consejos Regionales de Paz 
3.3.6 La Oficina del Alto Comisionado para la Paz 
3.4 ORDEN PÚBLICO Y PAZ 
3.4.1 Violaciones de los Derechos Humanos por parte del Estado 
3.4.2 Violaciones de los Derechos Humanos por parte de los
Actores del conflicto armado distintos del Estado 
3.5 EL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO (DIH), 
LA PAZ Y EL ORDEN CONSTITUCIONAL 
3.5.1 El derecho Internacional Humanitario 
3.5.1.1 Definiciones 
3.5.1.2 El Derecho Internacional Humanitario Hoy 
3.5.1.3 Principios Fundamentales del Derecho Internacional
Humanitario 
3.5.2 La Paz, el DIH y el Orden Constitucional 
3.5.2.1 Ordenamiento Jurídico y DIH 
3.5.2.2 Constitucionalidad y DIH 

4. LA SOCIEDAD CIVIL Y EL DERECHO A LA PAZ 
4.1 ORIGENES DEL TERMINO 
4.1.1 ¿Qué es Sociedad Civil? 
4.1.2 ¿Qué funciones cumple? 
4.1.3 La Sociedad Civil en Colombia y sus Particulares Funciones 
4.2 LA SOCIEDAD CIVIL COLOMBIANA Y LA PAZ 
4.2.1 El Grado Real de Organización y Consolidación Civil en
Torno a la Paz 

5. EL MANDATO CIUDADANO POR LA PAZ 
5.1 NACIMIENTO 
5.2 LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN EL MANDATO 
5.3 LA FUERZA VINCULANTE DEL VOTO POR LA PAZ 
¿REAFIRMACIÓN O CREACIÓN DE DERECHOS 
CONSTITUCIONALES?. EL PENSAMIENTO DE LA 
CORTE CONSTITUCIONAL 
5.4 AGENDA DEL MANDATO CIUDADANO 

6. CONCLUSIONES Y PROYECCIONES 

BIBLIOGRAFÍA


Universidad Sergio Arboleda
Bogotá - Colombia

Calle 74 no. 14 - 14 
Línea de atención: 3258181
Línea gratuita de Servicio
:
01-8000 110414

e- mail: info@usa.edu.co

2000 - 2009

Webmaster: Grupo Internet