Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

El modelo matemático que busca aumentar la rentabilidad de las empresas

modelo-matematico

La falta de infraestructura en el sector piscícola inspiró a dos estudiantes de Ingeniería Industrial para desarrollar un modelo matemático que permitirá mejorar los ingresos de los cultivadores de peces a gran escala.

Modelación matemática: esa es la clave para que las empresas incrementen sus utilidades. Así lo demostraron los estudiantes de la Escuela de Ingeniería, Diego Hernández y Alejandro Parada, quienes en la pasada entrega del Premio Anual a la Investigación, que otorga La Sergio, obtuvieron el reconocimiento a la Mejor Iniciativa de Divulgación de resultados de Investigación.

“Muchas veces las personas producen por producir y no saben si eso les está reportando un beneficio”, señaló Diego Hernández, al explicar que Colombia carece de una infraestructura que oriente el trabajo de los cultivadores, especialmente de aquellos que se dedican a la cría de peces a gran escala.

Por esta razón, para la aplicación de su modelo de optimización matemática, eligieron el sector piscícola, que en 2012 generó más de 25 mil empleos y cuya producción nacional, en 2013, sumó 88.871 toneladas de peces.

Los ingenieros no estamos para poner excusas sino para dar soluciones, por eso nos enfocamos en la deficiencia de infraestructura, especialmente en el tema de diseño de redes y la parte logística”, afirmó Alejandro Parada.

“Al principio, ellos –la asociación piscícola en la que aplicaron el modelo– no tenían su proceso de producción establecido ni estandarizado, tampoco ningún diseño; era algo completamente artesanal. Lo que nosotros hicimos fue implementar un diseño de red y, a través de la modelación matemática, llegar a una solución óptima para desarrollar esta iniciativa. Todo lo trabajamos en función de maximizar las utilidades”, destacó.

¿En qué consiste la modelación matemática?

Este método, impulsado por la invención del ordenador a mediados del siglo XX y por los exigentes requerimientos de los gobiernos de Estados Unidos y Rusia, en el marco de su carrera armamentista, consiste en convertir un fenómeno, en este caso, un proceso de producción, en números y aplicaciones matemáticas.

“Por ejemplo, las utilidades. Sabemos que estas equivalen a los ingresos menos los costos. Matemáticamente, si yo sé que el costo de los alevinos (pez bebé), es X, la operación sería la siguiente: número de peces producidos, o sea Y, por su costo, que sería X. De esta operación resultará un dato y esa es la idea de modelar matemáticamente cada eslabón de la cadena productiva”, explica Diego.

Sin embargo, para la codificación de dichos problemas de optimización, se requieren códigos especiales, conocidos como lenguajes de modelado. Para el caso de la investigación de Diego y Alejandro, se implementó GAMS, uno de los más antiguos y difundidos entre los conocedores de este campo.

“Este programa permite hacer diecisiete mil iteraciones (soluciones a un mismo problema) en tan solo 10 minutos e indica cuál es la más conveniente. Pero solo nos entrega los datos y lo que tenemos que hacer es analizarlos”, explican.

Con este método, señala, también se pueden medir otros aspectos como el almacenamiento y en consecuencia maximizar su capacidad.

“Así, estamos optimizando toda la cadena de suministro; no es solamente un proceso, también mejoramos la distribución del concentrado, el número de alevinos que debe producirse, el envío a los centros de almacenamiento y a las fincas, crecimiento, engorde, remisión a los centros de procesamiento y al cliente… de esta manera ocupamos la cadena completamente”, indica Alejandro.

Lo mejor, según explican, es que su desarrollo podría aplicarse en cualquier sector de la industria y el agro colombianos.

“Nuestra propuesta nos permite perfeccionar cualquier modelo. Específicamente hablamos de piscicultura, pero también se podría aplicar a la fabricación de cerveza, de ladrillos, de carros, cámaras y todo lo que se piense, porque básicamente los procesos tienen los mismos focos”, señalan.

Con todo, reconocen que la resistencia de los cultivadores a reemplazar sus tradicionales métodos de cultivos por técnicas más cualificadas y competentes es uno de sus desafíos en la implementación de su modelo.

“Actualmente en Colombia, la gente que tiene este tipo de negocios es reacia al cambio. Nuestro reto es hacerle entender a estas personas que se puede de otra forma y que es una muy buena solución para obtener más ganancias”, enfatizan.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE