Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

EL REGALO, COLUMNA PROF. FERNANDO VELÁSQUEZ

fernando_velasquez_1

“EL REGALO”, columna del Director del Departamento de Derecho Penal, Prof. Fernando Velásquez Velásquez, publicada por el Diario El Colombiano, 26 de junio de 2016.

En su más reciente columna en el diario El Colombiano, de 26 de junio de 2016, el Director del Departamento de Derecho Penal de la Universidad Sergio Arboleda, Fernando Velásquez Velásquez, opina sobre el ‘acuerdo final’ llevado a cabo el pasado jueves 23 de junio entre el Gobierno nacional y el grupo guerrillero de las ‘FARC’, en el marco de los diálogos de paz adelantados en la Habana, Cuba.

El columnista sostiene, que el resultado de los acuerdos dados a conocer por el presidente Juan Manuel Santos Calderón, constituyen la celebración de: “un contrato de adhesión que sin conocerse se incorporó, de mortífero golpe, a la Constitución mediante un retorcido y dictatorial acto legislativo que se quiere refrendar mediante un plebiscito amarrado; y, lo más grave, tampoco se da siquiera un paso significativo en pro de la auténtica paz y de un nuevo orden social, en un país con unos abismos de clase asustadores”.

Dice la columna:

Acaba de comunicar el presidente Juan Manuel Santos Calderón, antes del anuncio habanero sobre el acuerdo final del pasado jueves, que el próximo 20 de julio llegarán a su fin estos lóbregos años en los cuales el Gobierno se sentó a discutir con el grupo minoritario de las FARC y que, entonces, advendrá “una etapa nueva para el país”.

El resultado es sabido: se va a suscribir un contrato de adhesión que sin conocerse se incorporó, de mortífero golpe, a la Constitución mediante un retorcido y dictatorial acto legislativo que se quiere refrendar mediante un plebiscito amarrado; y, lo más grave, tampoco se da siquiera un paso significativo en pro de la auténtica paz y de un nuevo orden social, en un país con unos abismos de clase asustadores.

En Cuba solo se hizo lo que ese grupo armado dispuso y sus integrantes pasarán a la historia como seres que, si acaso cometieron alguna tropelía, obraron motivados por inefables fines políticos; los únicos, dicen ellos, que llevaron a cabo atentados dignos de sanción son los criminales de Estado a quienes ahora se va a condenar.

(Lea la columna completa en elcolombiano.com)


Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE