Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

EXPERIENCIA: CLAVE PARA EL LIDERAZGO

shutterstock_5622880

“Aquel que no conoce su historia está destinado a repetirla”. Esta es una de las premisas que ha sido piedra angular para el desarrollo de un liderazgo efectivo. Pero la introducción de teorías y supuestos acerca de “cómo ser un buen líder” ha obrado en sentido contrario hacia la desaparición de la esencia de esta figura. Y no quiere decir que aquellas teorías sean falsas o poco eficientes, el problema radica en la falta de experiencia de sus usuarios.

Por “experiencia” no se entiende el haber pasado varios años en el mismo ámbito, sino la retroalimentación de aquellas situaciones que han generado disyuntivas en el líder y le han dejado algo nuevo por aprender.

En su artículo “Good Leaders are Good Learners” (Los Buenos Líderes son Buenos Aprendiendo), publicado recientemente en Harvard Business Review, los autores Peter Heslin, Lauren A. Keating y Susan Ashford, comentan: “nuestra investigación en desarrollo de liderazgo muestra que los líderes que están en “modo de aprendizaje” desarrollan habilidades de liderazgo más fuertes que sus pares”.

Uno de los comportamientos más comunes en los líderes se ve reflejado en el “ciclo de aprendizaje experimental”, concepto de un trabajo previo de Susan Ashford y Scott DeRue, en el que el líder que está en modo de aprendizaje, constantemente se propone objetivos retadores con el fin de identificar oportunidades y generar progreso.

En segundo lugar, esos líderes experimentan con estrategias alternativas para obtener una perspectiva diferente a la usual y, finalmente, se muestran firmes ante las decisiones tomadas para desarrollar un feedback del resultado.

He aquí la esencia del líder, algo imposible de enseñar, pero fácil de identificar en los pares. Finalmente la premisa lo deja muy claro: el líder no nace, se hace. Se hace a partir de aquellas experiencias y decisiones únicas que le permiten destacarse sobre el resto.


Para conocer más sobre este artículo, clic aquí.