Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

LA EDUCACIÓN COMO BASE DE LA IGUALDAD

La desigualdad de oportunidades para educarse constituye los fundamentos de las grandes diferencias sociales y económicas existentes en la sociedad.

logosergio fachada

La desigualdad de oportunidades para educarse constituye los fundamentos de las grandes diferencias sociales y económicas existentes en la sociedad.

La desigualdad se presenta porque no hay formación, capacitación, ni medios para asistir a escuelas, colegios y universidades para que niños, niñas, adolescentes y adultos, reciban y aprendan los conocimientos necesarios para convertirse en un verdadero y eficiente recurso humano, tan necesario como escaso en los países en vías de desarrollo.

Cuando el país cuenta con escuelas y centros de educación superior para todos, y tales instituciones sobresalen por la alta calidad de academia de sus programas de enseñanza, el país se favorece porque hace presencia la democracia y la economía de mercado, lo cual incluye la libertad integral, la empresa privada, la libre competencia y la iniciativa particular.

Las proposiciones anotadas explican, además, por que la carencia de educación, de formación de talento humano, agrava los problemas económicos, sociales, políticos y regionales, ya que da origen a lo siguiente: aumento de las desigualdades sociales, abre el camino al populismo y a la demagogia, impide la comprensión de los problemas económicos y sociales, y amplía la brecha entre los núcleos de personas pudientes y ricas, así como entre los grupos desposeídos , pobres absolutos y personas vulnerables.

Una persona educada está capacitada para ser productiva, si el estado contribuye a lograr ese resultado, a la erradicación de la desigualdad y la pobreza extrema, tiene que ofrecer y proporcionar educación a toda la población, superar los obstáculos cuantitativos y cualitativos del sector educativo en todos sus niveles y contribuir a que sus políticas, estrategias y métodos se enfoquen a la inclusión de los grupos humanos marginados. El cumplimiento de ese propósito demandara decisión política y los demás recursos necesarios para obtener un sistema educativo de alta calidad y de total cubrimiento.

Tanto el estados como los gremios empresariales privados, la iglesia, la clase política y la universidad, harían un valioso y sobresaliente aporte a la sociedad excluida y marginada, todo lo cual contribuiría a un proceso de desarrollo económico y social, sostenible, inteligente y solidario. Solo considerando y cumpliendo estos deseos, sería una realidad contar con una Colombia bien educada, ejecutiva e inteligente.


Ignacio Aguilar Zuluaga
Profesor investigador EIAM

Comparte este contenido
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE