Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

La elegibilidad en los ‘Diálogos de paz’ ¿una piedra en el zapato?

La Universidad Sergio Arboleda le abrió las puertas al debate sobre el proceso que se está llevando a cabo en la Habana.

elegibilidad-farc
En el Auditorio Principal de la Universidad Sergio Arboleda se llevó a cabo un debate académico que estuvo centrado en el concepto de elegibilidad, a propósito del proceso de paz que se adelanta en la Habana, y de la posible participación de las FARC en la política colombiana. Rodrigo Noguera Calderón, rector de La Sergio, se mostró preocupado en su discurso, por los interrogantes que van surgiendo a medida que va evolucionando el proceso, y cómo esto genera inconformidad en la opinión pública.

Por su parte, David René Moreno, presidente del Cuerpo de Generales y Almirantes de la Reserva Activa de las Fuerzas Militares de Colombia, aseguró que temas como este, primordiales para la vida nacional, son buenos debatirlos desde la academia.

El conversatorio contó con la participación de Clara López Obregón, presidenta del Polo Democrático; Carlos Holmes Trujillo, precandidato a la presidencia del partido Centro Democrático; Miguel Gómez Martínez, representante a la Cámara por el partido de la U y Miguel Ceballos, decano de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad.

La presidenta del Polo fue la primera en poner sobre la mesa la postura que este partido tiene sobre el proceso de paz. Se refirió al entorno cambiante de la opinión pública, en donde un día puede ser la más comprometida y al otro la más crítica. Según López esto no solo se debe al secretismo que el Gobierno Nacional ha tenido en torno a éste, sino también a la falta de participación por parte de los diferentes partidos del país. Además, acotó, dicho diálogo no solamente debe ser con la oposición armada, sino también con la constitucional, en este caso con el Polo Democrático.

En este sentido también fue crítica en la falta de mediación internacional, de un canal neutral de comunicación para con eso abastecer al público con información certera sobre lo que sucede en la Habana. Además fue reiterativa en que la participación política de las FARC debe estar atada a su desarme, a la generación de garantías de seguridad para los desarmados, a la desarticulación de los grupos paramilitares BACRIM, al mismo tiempo que la justicia debe ser muy cuidadosa con inhabilitar a aquellos guerrilleros que han cometido crímenes de Lesa Humanidad, y el papel de la extradición debe ser de menor importancia en este proceso.

Carlos Holmes Trujillo, precandidato presidencial del partido Centro Democrático, empezó con una frase que demuestra la inconformidad que se ha gestado por este proceso de paz, y mirando a Clara López dijo: “yo también voy hablar desde la orilla de la oposición, mi querida Clara”. Empezó hablando del que se suponía iba a ser el precursor de una política por la cual, según él, votaron todos los colombianos, y los responsabilizó por no tener una línea de continuidad de dicha política. “Santos incurrió nuevamente en los errores del pasado al dialogar sin cese al fuego”, afirmó. Otro tema que tocó fue la posición electoral, dejando en el aire el interrogante de ¿cómo es posible que el proceso se dé un año antes de las elecciones a la presidencia? También dijo que el gobierno no debe seguir la impunidad y debe dejar las reglas claras marcando los tiempos para articular estos diálogos.

Por su parte Miguel Gómez, representante a la Cámara, fue muy puntual al decir que la participación política es un tema de menor importancia en la agenda de este grupo subversivo, y argumentó esta posición diciendo que ellos ya la tienen. “A la guerrilla lo que le interesa es el poder local, alcaldías y gobernaciones, ellos saben muy bien que desde ahí realmente pueden hacer política”. Dejo entrever diferentes posturas sobre lo que realmente es llegar a la paz, y en este sentido fue muy explícito al decir que el fin de la violencia debe ser desde múltiples escenarios, entonces que este proceso solo es un principio, más no una finalidad.

Factores como la primacía del orden, el respeto por la ley, la creación de oportunidades, educación de calidad, la reducción de los monopolios y acabar con la corrupción son los métodos que deberían girar en torno a una posibilidad de acabar con la violencia en el país. “La paz no es producto de una concesión, es producto de una transformación”, concluyó.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE