Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

LA SERGIO GRADÚA NUEVO DOCTOR EN DERECHO

doctorado_en_derecho_bogota_sergio_arboleda

Ser Sergista es para siempre y Luis Javier Moreno Ortiz lo sabe. En 1991 pisó por primera vez la Escuela Mayor de Derecho, que le confirió su título profesional en 1995; cuatro años más tarde se vinculó como docente e investigador, casi una década después regresó a sus aulas a cursar una maestría y hoy se convierte en el tercer doctor en Derecho de la Universidad Sergio Arboleda.

“La Sergio tiene un valor muy especial para mí. Ha sido el sitio donde he pasado más tiempo en mi vida. He estado más en la Universidad que en mi propia casa: es mi hogar, es mi familia”, aseguró Moreno Ortiz durante la ceremonia de graduación que se llevó a cabo el 15 de abril en el auditorio principal de la Institución.

Un estudio sobre los Derechos Fundamentales Innominados, es decir aquellos que están implícitos en otras disposiciones jurídicas, pero no están textualmente enunciados en las constituciones, fue el tema sobre el que versó la tesis doctoral de Ortiz y que le mereció el grado summa cum laude.

“El símil más sencillo con el que se puede explicar el tema es el que se hace en la Física con la materia oscura, que es el 70% y casi nadie la ve; solo se percibe la visible. Algo similar ocurre con los derechos de las personas: hay un 30% de los derechos que son los que las constituciones enuncian en su texto y un 70% que no, esto es lo que se conoce como la Constitución invisible”, explica Ortiz.

En Aproximación a los Derechos Fundamentales Innominados, a partir de la experiencia de los tribunales americanos, como tituló su tesis doctoral, Ortiz analiza puntualmente la experiencia de tribunales en América: el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el Tribunal Constitucional Colombiano.

“En el Sistema Interamericano las víctimas eran únicamente los directamente afectados por la conducta. La Corte Interamericana, acudiendo a esta vía de los innominados, consideró que las personas parientes o cercanas al desplazado también tenían un derecho a la verdad, que en principio solo lo tendrían los afectados, no sus parientes. Pero la Corte extendió ese derecho a los familiares por la vía de un derecho innominado”, cita Ortiz como ejemplo para explicar su tema de investigación.

“Es un trabajo novedoso porque existen investigaciones de campo, jurisprudencias sobre el tema, pero en Colombia no había una tesis, un intento de sistematización sobre los Derechos Innominados, ahora la hay, y se convierte en un punto de partida de un tema clave del Derecho cotidiano de los colombianos”, destacó Eloy García, director internacional del Doctorado en Derecho de La Sergio.

Precisamente, por la escasez de trabajos desarrollados sobre el tema, no fue una empresa fácil, como tampoco la dedicación que implica un estudio doctoral.

“El proceso tuvo dos aspectos complejos: el primero, que lo inicié en una edad en la que ya tenía otras ocupaciones, trabajos que cumplir, tareas qué hacer y eso lo hizo especialmente difícil porque no tuve todo el tiempo que hubiese querido. Hubo muchos sacrificados: la familia, mi esposa, la casa. Quizás hice el esfuerzo máximo que pude”, señala Moreno.

“El segundo aspecto fue que escogí un tema que me gustaba, pero que no era fácil. Eso me llevó mucho tiempo: cinco años de investigación y estudio de muchas experiencias variadas para llegar a un resultado, que fue el que presenté”, agrega.

Pero su esfuerzo y acuciosidad investigativa, que lo distinguieron durante el pregrado y el desarrollo de su vida profesional en importantes entidades públicas como la Corte Constitucional y la Procuraduría General de la Nación, valieron la pena.

“Desde su época como estudiante se empezó a destacar como un excelente investigador, creo que hoy en día esa es su principal virtud académica… Pero, además y ante todo, Luis Javier es un extraordinario ser humano, a lo largo de su carrera ha demostrado que procede con justicia, rectitud y lealtad en todos sus actos, por lo cual puedo decir que es un ejemplo para toda la comunidad académica de la Sergio Arboleda”, afirmó el rector de la Universidad y decano de la Escuela Mayor de Derecho, Rodrigo Noguera Calderón.

Y, contrario a lo que podría pensarse por tratarse del máximo título otorgado por la academia, para Moreno este solo es el comienzo de un largo camino que, según reconoce, no tiene fin: la investigación.

“El doctorado no es el fin de nada sino el comienzo de una tarea que dura toda la vida”, afirma. Y sabe que cuenta con La Sergio, así como lo ha hecho desde que cruzó sus puertas por primera vez.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE