Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

ACUERDO DE PAZ ENTRE EL GOBIERNO Y LAS FARC: UN ANÁLISIS DESDE LA ACADEMIA

rodrigo-noguera-calderon-rector-universidad-sergio-arboleda
El disenso y la confrontación de ideas fueron los elementos centrales del Foro: El acuerdo entre el Gobierno y las Farc frente a la integridad de la Constitución, un encuentro académico organizado por la Universidad Sergio Arboleda, que reunió en un mismo lugar a importantes constitucionalistas y representantes del sector público y de la academia.

“La Universidad concibió este foro porque ha habido muchas discusiones sobre los acuerdos de La Habana, celebrados entre el Gobierno y las Farc. Se ha hablado de temas políticos, de las implicaciones para la Justicia, sobre los temas económicos, pero, desafortunadamente, muy poco se ha mencionado sobre la integridad de nuestra Constitución colombiana frente a esos acuerdos”, destacó el rector de La Sergio, Rodrigo Noguera Calderón, en la instalación del foro.

Rodrigo Uprimny, exdirector del centro de estudios jurídicos, Dejusticia; Iván Duque y Antonio Navarro Wolff, senadores de la República; Aurelio Suárez, ex candidato a la Alcaldía Mayor de Bogotá; Jaime Castro, exalcalde de la capital y el ex viceministro de Justicia, Rafael Nieto Loaiza fueron algunos de los invitados a la jornada académica.

“La Universidad concibió este foro porque ha habido muchas discusiones sobre los acuerdos de La Habana, celebrados entre el Gobierno y las Farc. Se ha hablado de temas políticos, de las implicaciones para la Justicia, sobre los temas económicos, pero, desafortunadamente, muy poco se ha mencionado sobre la integridad de nuestra Constitución colombiana frente a esos acuerdos”, destacó el rector de La Sergio, Rodrigo Noguera Calderón, en la instalación del foro.
“Mi padre, Rodrigo Noguera Laborde, me decía: cuando hable en los tribunales, ante la gente, antes sus alumnos, tiene que volver las cosas a un estado elemental para que las comprendan”, señaló el rector de La Sergio para referirse al propósito del foro, que buscaba arrojar luz sobre las cuestiones constitucionales que están implícitas en los acuerdos de La Habana y la importancia de su comprensión.

Por esto, el evento se desarrolló en varios conversatorios en los que panelistas de diferentes formaciones y posiciones frente al acuerdo, tuvieron la oportunidad de confrontar sus ideas. El resultado: un diálogo divergente, enriquecido por diferentes puntos de vista y las preguntas e intervenciones de los asistentes.

Elegibilidad política

Uno de los temas que más consideraciones mereció fue el de la posibilidad de que los líderes políticos de las Farc, tras su desmovilización, puedan participar en elecciones de cargos populares.

“El artículo 36 de los documentos de La Habana sostiene que ninguna persona que haya pasado por el sistema de Verdad, Justicia, Reparación y no repetición será privado de sus derechos políticos Es decir, aun quienes hayan cometido delitos de lesa humanidad podrán participar en elecciones”, indicó el senador del Centro Democrático, Iván Duque, quien abrió la jornada con la conferencia El acuerdo entre el Gobierno y las Farc: una visión desde la economía.

Por su parte, el ex viceministro de Justicia, Rafael Nieto Loaiza rechazó los “excesivos beneficios” que recibiría el movimiento político que integraría las Farc. “Tendrán 5 curules en Senado y Cámara. Si no ganan, igual les entregarán los 5 escaños. Ellos no tendrían umbral. Tampoco tendrían que devolver dinero. Se les devuelve 10% de sus campañas, más un 5% adicional para difundir su plataforma ideológica y política”, señaló Nieto Loaiza.

A esto, el decano de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Sergio Arboleda, Juan Lozano, agregó que lo que está en juego en la implementación de los acuerdos pactados en La Habana, “tiene un efecto significativo frente al ejemplo de justicia de valores y de virtud en la sociedad colombiana. No es un tema menor y no riñe con el deseo de reconciliación, con el empeño de paz, con el perdón”, sostuvo.

En contraposición, el senador Antonio Navarro Wolff, quien participó en el panel Desafíos institucionales derivados del acuerdo entre el Gobierno y las Farc, sostuvo que un acuerdo de paz contempla dos aspectos “íntimamente relacionados y absolutamente indispensables”: desarme y participación política. Y aseguró que, en las últimas décadas, los líderes subversivos que se han sometidos a procesos de negociación y de desarme verificado en el mundo, han tenido la oportunidad de postularse a cargos de elección popular.

“Que los líderes de las Farc no puedan participar en política va en contra de la esencia de un acuerdo de paz negociado… estoy convencido absolutamente de que las Farc no van a aceptar que sus líderes no puedan ser candidatos a cargos de elección popular”, afirmó.

A este respecto, y pese a su posición frente al acuerdo de paz, Jaime Castro, ex alcalde mayor de Bogotá, aseveró que la decisión de que las Farc decidieran desmovilizarse, reinsertarse a la vida ordinaria de la nación y ser partido político es, a su parecer, “el mayor logro del acuerdo”.

No obstante, frente a los subvenciones con las que contaría las Farc, en caso de constituirse como movimiento político, Nieto Loaiza insistió que dichos beneficios no pueden ser superiores a los de las colectividadeentes. “Soy consciente de que en un proceso de paz, se debe sacrificar parte de la justicia y permitir participación política, pero no creo en el exceso de beneficios políticos que se les otorgarán y que no tienen ninguna otra colectividad”.

Justicia

El otro punto que generó múltiples elucubraciones fue el de la justicia especial que contempla el proceso. “El perdón no es incompatible con la aplicación de sanciones privativas de la libertad como lo manda el Estatuto de Roma. El Papa Juan Pablo II perdonó a quien intentó asesinarlo, pero esta persona pagó cárcel. Exigir que se aplique la justicia no es sinónimo de odiar o de profundizar en la guerra”, sostuvo el decano de La Sergio.

En tanto que el senador Iván Duque advirtió que, en nombre de la paz y en el marco de una “discusión maniquea”, se están imponiendo “sapos”, que van en detrimento de la Carta política. “Se está proyectando una visión utilitaria de los acuerdos, en la que siempre se está de acuerdo con sacrificar valores y principios en aras de construir algo que puede ser percibido como un bien mayor. La visión utilitaria nos dice que debemos tragar sapos en aras de construir un acuerdo”, sostuvo.

Al respecto, Rodrigo Uprimny, reconocido constitucionalista que cerró el evento con el panel, La Justicia Especial para la paz, alcances y desafíos, afirmó que “los que critican el acuerdo lo hacen bajo el argumento falso de que eso está prohibido por el Derecho Internacional. Pero si estuviera prohibido, la fiscal de la Corte Penal Internacional lo hubiese mencionado”, sostuvo, en alusión a la misiva de la fiscal general de la CPI, Fatou Bensouda, en la que saludó el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y las Farc.

“El interrogante no es si debe haber o no cárcel sino si los colombianos nos vamos a comprometer a que eso (los acuerdos) se cumpla bien y, si es así, es compatible con el Derecho Penal Internacional, es posible salir de esta guerra de 50 años de forma digna y con justicia para las víctimas y con rendición de cuentas de los responsables”, afirmó.

En consonancia, con Uprimny, el excandidato a la alcaldía, Aurelio Suárez, defendió la Justicia Especial para la paz, asegurando que es un mecanismo excepcional para una situación excepcional. “No estamos frente a una situación ordinaria, es más bien anómala, y por lo tanto la respuestas jurídicas, institucionales y sociales tienen que enmarcarse dentro de una situación de respuesta excepcional. No se está hablando del desarmar a cualquier banda sino de desarmar a una organización que, con o sin razón, había decretado una insurgencia, una insurrección con armas contra el Estado colombiano y no reconocer sus instituciones”, sostuvo.

Y agregó que las negociaciones con el Gobierno evidenciaron el primer paso de grupo guerrillero de reconocer la institucionalidad. “Las Farc reconocen al Estado colombiano porque el acuerdo se hace en el marco de las Instituciones, de la Constitución, de las autoridades y del orden social y político”.

De igual manera, Antonio Navarro sostuvo que “al final de todos los procesos de paz en el mundo no ha habido justicia suficiente. En la historia de Colombia hasta ahora siempre se han resuelto con la aplicación de las amnistías y los indultos” sostuvo el parlamentario y exgobernador.

“Este proceso tiene más justicia que todos los anteriores porque va a tener un Tribunal Especial”, señaló.
En el evento, que se extendió desde las 8:00 a.m., hasta las 5:00 p.m., también participaron el director del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana, Andrés Dávila; el ex magistrado auxiliar de la Corte Constitucional, Luis Javier Moreno y Miguel Ceballos, decano de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de La Sergio.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE