Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

¿CADENA PERPETUA O SIEMBRA DE VALORES?

El Prof. Fernando Velázquez, reflexiona sobre las diferentes posturas sociales de los altos funcionarios del Gobierno Nacional, Congreso de la República, entre otros, en torno, al abuso sexual y posterior asesinato de la niña Yuliana Andrea Samboní Muñoz, presuntamente perpetrado por el arquitecto Rafael Uribe Noguera.

fernando_velasquez_5

¿CADENA PERPETUA O SIEMBRA DE VALORES?, columna del Director del Departamento de Derecho Penal, Prof. Fernando Velásquez Velásquez, publicada por el Diario El Colombiano, el 11 de diciembre de 2016.

En su más reciente columna en el diario El Colombiano, de 11 de diciembre de 2016, el Director del Departamento de Derecho Penal de la Universidad Sergio Arboleda, Fernando Velásquez Velásquez, reflexiona sobre las diferentes posturas sociales de los altos funcionarios del Gobierno Nacional, Congreso de la República, Defensoría del Pueblo, Secretaría Distrital de la Mujer y abogados penalistas, en torno, al abuso sexual y posterior asesinato de la niña Yuliana Andrea Samboní Muñoz de siete años de edad, presuntamente perpetrado por el arquitecto Rafael Uribe Noguera.

Sostiene el columnista, que el debate en este asunto de tan alta envergadura, coloca en juego los fines de la pena, especialmente los atinentes a “las concepciones preventivas, con su demanda de castigos ejemplarizantes para intimidar a la comunidad (prevención general negativa) o expurgar al delincuente, castrándolo o matándolo si es del caso (prevención especial negativa)”, demostrando así, el desinterés de la comunidad por la prevención general de los delitos y la prevención general de las penas arbitrarias, los cuales brindan garantías a los procesados, y es que, la legislación penal colombiana no requiere la cadena perpetua, puesto que esta “prevé hasta sesenta años de prisión para este caso”, por el contrario, es menester fortalecer la siembra de valores en la comunidad, “algo esencial en una sociedad enferma, que se dejó embaucar por el más burdo materialismo y el irrespeto al ser humano”.

(Lea la columna completa en elcolombiano.com)
Comparte este contenido
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE