Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

CAMBIO SOCIAL, LA GRAN APUESTA PARA RECUPERAR EL MEDIO AMBIENTE

El Foro de Medio Ambiente y Posconflicto, el cual tuvo lugar en la plazoleta de Los Colores de la Universidad, El certamen contó con invitados de lujo que discutieron sobre la terminación del conflicto armado, que ha azotado a Colombia por más de 50 años.

IMG_20170531_082441

La Escuela de Ciencias Exactas e Ingeniería, en cabeza del programa de Ingeniería Ambiental y el Instituto de Estudios y Servicios Ambientales – IDEASA, organizaron el Foro de Medio Ambiente y Posconflicto, el cual tuvo lugar en la plazoleta de Los Colores de la Universidad Sergio Arboleda. El certamen contó con invitados de lujo que discutieron sobre la terminación del conflicto armado, que ha azotado a Colombia por más de 50 años, y cómo este impacta al medio ambiente y lo convierte en una víctima más de la guerra.

Los ponentes del foro fueron Julio César Rodas, abogado y especialista en Derecho Administrativo, actualmente es asesor del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible; Jorge Andrés Charry, ingeniero químico con especialización en Ambiente y Desarrollo; Andrés Felipe Zuluaga, médico veterinario zootecnista, actualmente es coordinador general del proyecto Ganadería Colombia Sostenible, y Larry Medina, trabajador social y especialista en Gestión de Recursos Internacionales y Proyectos.

La moderadora del encuentro, Angela María Plata, subdirectora del IDEASA, inició el diálogo planteando un interrogante: ¿Cuáles han sido esos impactos más relevantes que ha generado el conflicto armado en el entorno, en los recursos y en la diversidad biológica? Los ponentes coincidieron en que la explotación desmedida de recursos naturales, así como los terrenos utilizados para cultivos ilegales y la contaminación constituyen la huella más grande que ha afectado el medio ambiente y su diversidad.

IMG_20170531_083235En su intervención, Larry Medina, docente de La Sergio, aseguró que el medio ambiente es una víctima más del conflicto armado; un secuestrado que ha debido soportar incontables delitos de este grupo guerrillero. Por citar solo un ejemplo, los territorios tomados por las FARC han quedado completamente aislados del desarrollo, por esa razón, cerca del 50% del país carece de energía eléctrica, un recurso que se configura como el motor de toda sociedad.

Y es que el conflicto armado no solo ha cobrado vidas de políticos sino también de líderes ambientales que perdieron su lucha frente a la indiscriminada violación al entorno; Jorge Andrés Charry confirmó que las estadísticas ya registran 120 asesinatos. Además de considerar como una ventaja para este escenario la falta de presencia del Estado, el experto asegura que la poca planeación territorial es algo que ha beneficiado más a los guerrilleros que al sector ambiental.

Ecosistemas ricos pero desprotegidos

Colombia posee cinco ecosistemas naturales, su diversidad biológica es rica y deseada, pero tras el conflicto la percepción de las personas cambió. Julio Cesar Rodas, ex procurador del país afirmó que el país se convirtió en un escenario de guerra y sus recursos naturales pasaron a un segundo plano en el ámbito nacional e internacional, toda vez que el Estado descuidó el patrimonio se iba destruyendo una buena parte de sus reservas naturales.

Otro punto que se tocó en este foro tiene que ver con el desinterés de los habitantes de las ciudades ante los conflictos armados y los problemas ambientales, por considerar que no tienen proximidad con el tema. Frente a esta problemática los conferencistas coincidieron en la importancia de la participación y el compromiso ciudadano, pues solo así se verá el cambio de mentalidad para proteger nuestros recursos, terminar con el conflicto y engrandecer nuestro país. Andrés Felipe Zuluaga aseguró que “el consumo también genera impacto”, refiriéndose a que los citadinos son quienes demandan comida de las zonas rurales y, por ende, no pueden desprenderse de su responsabilidad.

El foro finalizó con tres reflexiones: la primera, reconocer que dependemos de los recursos que nos dan los ecosistemas, por eso, es imperante protegerlos y presérvalos; la segunda, realizar y promover programas académicos efectivos sobre temas ambientales que ayuden a las empresas y a los individuos; y por último, proyectos que generen impactos positivos en la sociedad y el ambiente.

Comparte este contenido
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE