Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

“EL PERIODISMO ES UNA DE LAS GARANTÍAS PARA LAS SOCIEDADES DEMOCRÁTICAS”: JUAN LOZANO

juan_lozano_dia_periodistaLa visita de un Obispo a la entonces Villa de Honda y el arribo de unas fragatas de guerra que transportaban al Presidente de Quito fueron algunos de los hechos noticiosos que llenaron las páginas del Papel periódico de Santafé de Bogotá, la publicación de ocho pliegos que circuló por primera vez el 9 de febrero de 1791 y a la que se le atribuyen los inicios del periodismo informativo en Colombia.

Sin embargo, pasarían muchas décadas antes de que el oficio noticioso se reconociera como una profesión, en la que incursionaron algunas de las plumas más sobresalientes del siglo XX como la de Gabriel García Márquez, Luis Eduardo Nieto Caballero, Juan Lozano y Lozano, Lucas Caballero Calderón, Eduardo Zalamea Borda, entre otros.

A propósito del Día nacional del periodista, que se conmemora todos los 9 de febrero por la aparición de la primera publicación que inauguró el oficio informativo en el país, el decano de la Escuela de Ciencias de la Comunicación, Juan Lozano Ramírez, habla de sus experiencias, sueños e ideales profesionales.

¿Cuándo supo que quería hacer periodismo?
Desde siempre. Desde que estaba en el colegio sentía gusto por escribir, así fueran cuatro letras para un boletín, para un anuario, lo cual está asociado con el gusto por comunicar. Los seres humanos tenemos unos derechos fundamentales: a la vida, a la salud, a la educación… La moderna teoría constitucional reconoce que, dentro de esos derechos, está la libertad de expresión. Todos tenemos la posibilidad de comunicarnos y de decir lo que sentimos y vemos; de informar y de opinar. Ese es un atributo que tenemos que canalizar y formar, si se quiere hacer profesionalmente, y es de lo que se trata el ejercicio periodístico.

¿Recuerda su primera publicación en un medio de comunicación?
El Tiempo abrió un concurso de cuento escolar en el que participé con una historia que publicaron. Fue una gran alegría para mí, todavía la tengo recortada. También había una sección en la que publicaban cartas de los lectores. Yo creo que enviaba textos todos los días y, por supuesto, no me los publicaban. Una vez, después de dos años, me publicaron una carta pequeña y fue una gran felicidad.

¿Qué es lo bueno, lo malo y lo feo del periodismo?

Lo bueno es su capacidad inmensa de ser herramienta para mejorar la vida de las personas y de las sociedades. Lo malo, en Colombia, es que ha estado sometido a intimidaciones, riesgos, peligros, lo cual ha dejado muchos periodistas asesinados y amenazados. Y esto hace parte de lo feo, junto con los esfuerzos por tratar de censurar a los medios de comunicación, como lo hemos visto en el pasado. Pero creo que es más el balance favorable. A pesar de la muerte, el periodismo lidera su voz.

¿Qué opinión le merece el consejo de Juan Villoro: “estudien muchachos, o van a terminar de periodistas”?
Se equivocan quienes tratan de desestimar el periodismo porque a lo largo de la historia ha sido la contribución de quienes tienen el coraje y la disciplina de relatar los hechos y de opinar sobre ellos. Son los periodistas quienes han permitido que se activen motores de transformación y de cambio. El periodismo es una de las garantías para las sociedades democráticas, es un camino de construcción de igualdad y de justicia, es una de las trincheras de los hombres libres para hacer gala de ese elemento que diferencia a los seres humanos: pensar, hablar y opinar.

¿A quién admira?
A muchos y he trabajado con varios de ellos a lo largo de los años. Frente a quienes hoy están escribiendo tengo mucho respeto por don Juan Gossaín y, entre quienes han muerto, admiré mucho al Gabriel García Márquez periodista. Pero es muy larga la lista.

¿Cuál es el libro que, en su opinión, todo estudiante de periodismo debe leer antes de graduarse?
Creo que lo importante es que deben leer. Hay actividades que solo se perfeccionan si se está en contacto con quienes la ejercen, a través de la lectura, y es el caso del periodismo. Lo mejor para aprender a hacer buenos reportajes es leer buenos reportajes, lo mejor para aprender crónica, es leer buenas crónicas. En ese sentido, no tendría la pretensión de señalar uno u otro sino de estimular un hábito y un gusto por la lectura.

¿Tiene algún género favorito?
Yo escribo columnas y las he escrito durante muchos años. Este género me resulta muy interesante y apasionante porque permite decir muchas cosas, pero exige una serie de condiciones para que surta efecto. Sin embargo todos los géneros del periodismo son maravillosos, lo que pasa es que la columna es la que practico constantemente, pero me encanta leer buenas entrevistas y buenas crónicas y buenos reportajes.

¿A quién le falta entrevistar?
Al papa Francisco. Esa es la que tengo pendiente.

¿Cuál es el tema o personaje sobre el que no escribiría?
Yo creo que uno tiene que estar abierto a todos los personajes. Sin embargo, tengo una norma que he seguido a lo largo de mi vida periodística y es que no entrevisto a criminales mientras no estén rehabilitados o surtiendo un proceso de rehabilitación.

¿En Colombia hay buen periodismo?
Yo creo que sí. El periodismo colombiano es valeroso, es audaz, es ingenioso.

¿Qué le falta?
Quizás le falta profundidad y, sobre todo, le falta aprender a liberarse de las limitaciones que les imponen los nuevos formatos. Se ha creído que porque los nuevos formatos son más inmediatos tienen que ser menos profundos y eso no es verdad, es cuestión de descifrarlos de esa manera.

¿Qué consejo le daría a un joven que quiere convertirse en periodista?
Que apueste por sus sueños y que busque ser el mejor y más feliz.

¿Qué ha aprendido del periodismo?
He aprendido a escuchar, a preguntar, a organizar mis ideas, a asumir con tolerancia los debates, a buscar profundidad para los argumentos. He aprendido de maravillosos seres humanos que he conocido en el camino, he aprendido sobre el coraje, el dolor, el sufrimiento, el padecimiento. En mi vida, le debo mucho al periodismo, lo que soy es producto de muchos años de ejercicio periodístico y de enseñanzas y, sobre todo, de aprendizaje cotidiano.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE