Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

SEMINARIO PERMANENTE RAMÓN BULLA QUINTANA “PERSONA, SOCIEDAD Y CULTURA”

Nuevamente los docentes de la Escuela de Filosofía y Humanidades se dieron cita, el pasado 16 de marzo, para abordar un tema de trascendental importancia “Procedimiento y Metodología de la Decisión Moral”, en el marco del seminario permanente Ramón Bulla Quintana “Persona, Sociedad y Cultura”.

El doctor Camilo Noguera Pardo, docente de la Escuela de Filosofía y Humanidades, quien tuvo a cargo el desarrollo de la sesión, destacó la razón de la elección de este tema, así: “La razón de elegir reflexionar en torno al procedimiento y la metodología de la decisión moral es simple: los escenarios contemporáneos y los avances biotecnológicos demandan, cada vez más, formas renovadas de ejercer nuestra racionalidad práctica. Esto implica un desafío, que es adaptar las formas de la argumentación moral al mundo contemporáneo, con su necesario diálogo interdisciplinario e intercultural. Adaptar, en fin, los argumentos clásicos, medievales y modernos a ciertos procedimientos dialógicos, capaces de articular a los individuos que H. Egelhardt inscribió en la categoría de “extraños morales“. Pues bien, la tarea del filósofo es múltiple. No solo pivota entorno a la investigación de la verdad y la belleza… lo cierto es que el mundo y sus gentes (en su vulgar ignorancia y atrevida banalidad) demandan de los pensadores una cierta “nutrición” de la racionalidad práctica. Eutanasia, aborto, clonación, células madre, inteligencia artificial, clonación animal, feminismo, generismo entre otras realidades de análoga índole, son algunos de los desafíos que se le presentan a la racionalidad práctica y a su fundamentación”.

El doctor Noguera Pardo dio inicio a su exposición afirmando que, a finales del siglo XX, académicos de diversas disciplinas consideraron que se inauguraba el siglo de la biotecnología. Una suerte de época prodigiosa, de consecuencias fantásticas, capaz de manipular la naturaleza humana a escalas nunca antes vistas. Algunos de los avances más notorios, son: la secuenciación del genoma humano, el diagnóstico genético preimplantacional, la clonación y ya en china se está adelantando un proyecto de ley para clonar bebés. El doctor Noguera Pardo afirmó, también, que “el manejo de los estados de ánimo a discreción con psicofármacos aumentan la segregación de serotonina, de lo que se deduce la posibilidad de enfrentarnos a sociedades medicalizadas y artificialmente felices”.

El conferencista continuó hablando acerca de la medicina personalizada y señaló que “hoy en día las grandes multinacionales y las patentes de propiedad intelectual, inscritas en la bioeconomía, han visto que la genómica va a ser uno de los nuevos servicios que van a ofrecer las Industrias médicas.

Noguera Pardo hizo una breve nota propedéutica para dejar dos consignas claras en esta charla: “lo que entendemos por filosofía moral está atravesado, inevitablemente, por una serie de mutaciones. Yo he elegido algunas importantes que modifican las formas en las que pensamos la cuestión moral. Dicho de otra manera, cuando teorizamos sobre ética, tenemos que hacerlo teniendo presente estas nuevas realidades que asaltan el lenguaje moral; realidades que no pudieron prever los modelos éticos tradicionales, no en su complejidad. De ahí que los arquetipos de la ética se actualicen y nos enfrentemos a paradigmas tales como el neocontractualismo, el neokantismo y neotomismo. La segunda consigna que quería dejar es esta: para que a los filósofos, eticistas y bioeticistas no se nos acuse de diletantes contemplativos, es menester recordar al público que, precisamente, son los desarrollos teóricos los que lideran las normativas bioéticas y las consecuentes luces para la toma de la decisión moral. El conflicto moral exige, en suma, un procedimiento y metodología, que los filósofos, los eticistas y los bioeticistas ayudan a delimitar”.

Posteriormente, el profesor Camilo recalcó cómo debe plantarse la legislación que especifica los debates morales. Señaló una metodología y un procedimiento para la toma de la decisión moral. Al respecto, especificó los puntos, a saber: 1) Identificación de los hechos; 2) Planteamiento de la norma moral; 3) Justificación de la norma moral, desde la epistemología moral correspondiente. De esta manera deberían funcionar los comités de ética y de bioética. El doctor Noguera Pardo destacó, además, que en Colombia existe un problema en cuanto al tema de la bioética: carecemos de una normativa suficiente y efectiva para la delegación de comités consultivos y capaces de abordar las problemáticas bioéticas.

El doctor Noguera mencionó que es de suma importancia tener en cuenta la estructura del sistema moral, los juicios morales (buenos o malos), las normas éticas, las expresiones específicas de los principios y las teorías filosóficas que los soportan. Estas cuestiones tienen que ver en cómo funciona el esquema general de los procedimientos de una toma de decisión moral. Sin embargo, Noguera Pardo, director del Centro de Formación continuada en humanidades, “Usahumanitas”, enfatizó que tenemos que poder salir de la esfera moral y entrar a la esfera ética, ser capaces de dar cuenta de nuestros juicios morales.

Finalmente, el doctor Camilo Noguera Pardo ilustró al auditorio sobre las bases biológicas de la moralidad, que el denominó “el yo neuroquímico”. Respecto de este punto, explicó que “la neurociencia ha confirmado intuciones de la metafísica, a la vez que a desmitificado creencias”. Seguidamente, el doctor Camilo cuestionó el rol de las artes y las humanidades en la humanización del hombre. Desde variadas referencias de filósofos y críticos literarios, trayendo a la reflexión citas de Victor Hugo, de Flaubert y de Wilde, también anotó que “el deber de los humanistas es enseñar la humanización del sujeto, de cara al dolor que ha causado su inhumanidad”.

De otro lado, El Pbro. Dr. Mauricio Uribe Blanco, Decano de la Escuela de Filosofía y Humanidades, piensa que para resolver estos problemas debemos considerar la ética de normas y de virtudes, como un sistema unitario de la ética. Cuando aplicamos estas tres dimensiones a los casos éticos tenemos una visión equilibrada en la respuesta, en la justificación de racionalidad y toma de decisión; hay que reconocer que hay un déficit de racionalidad en los juicios éticos que están realizando en la Corte Constitucional de Colombia, concluyó diciendo “que nosotros como profesores de la Escuela de Filosofía y Humanidades debemos tener muy en claro que ejerciendo este papel estamos contribuyendo de manera significativa a que nuestros estudiantes se humanicen”. Además hay que tener en cuenta los avances de la neurociencia en nuestras estrategias pedagógicas y académicas.

Al finalizar la reunión, los asistentes tuvieron la oportunidad de analizar tres casos traídos por el doctor Noguera Pardo. Estos fueron:

    1. En Colombia acaban de aprobar que los menores de edad puedan cambiar de sexo apelando al desarrollo de la personalidad.
    2. Eutanasia para menores en Colombia.
    3. Canadá acaba de aprobar el sexo con animales, es permitida la zoofilia (siempre que no se obligue al animal).

Luego de esto y a manera de clausura, el doctor Camilo Noguera dio las gracias a las personas que asistieron y participaron, dando la oportunidad de resolver las diferentes dudas sobre el tema. De esta manera finalizó la sesión correspondiente al mes de Marzo del Seminario Permanente Ramón Bulla Quintana “PERSONA, SOCIEDAD Y CULTURA”

Comparte este contenido
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE