Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

NUEVA ESTRATEGIA PARA LOGRAR LA PAZ

El ministro de Defensa, Dr. Juan Carlos Pinzón, participó en un conversatorio organizado por La Sergio en el que dio a conocer aspectos de la Nueva Estrategia del Gobierno Nacional para derrotar a la subversión y alcanzar la paz. En el mismo escenario, el comandante general de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, explicó los alcances del plan de guerra denominado “Espada de Honor”, anotando que es un plan que contempla la idea de la victoria y que está concebido para propinar la derrota al enemigo en el campo de batalla.

La bienvenida a los participantes estuvo a cargo del rector Rodrigo Noguera Calderón, quien en nombre de la Universidad Sergio Arboleda agradeció al ministro de la Defensa, Dr. Juan Carlos Pinzón; al comandante general de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas Ramos; al comandante de la Armada, almirante Roberto García Márquez, el haber aceptado la invitación para analizar un tema de palpitante preocupación nacional, como es el de la seguridad pública.
El Dr. Noguera expresó que los colombianos tenemos hoy una percepción de inseguridad y que la responsabilidad recae en “nuestra querida Fuerza Pública”, puesto que se dice que ha bajado la guardia y que hay un repunte de la guerrilla y las bandas criminales. Aseguró que: “Esa es la percepción, no obstante los grandes esfuerzos de las Fuerzas Militares y de Policía, que se ven en acción a todas horas y por todos los sitios de Colombia”. Precisó que dentro de esa percepción se mue- ven muchas conjeturas, una de ellas, la relacionada con el fuero militar y es que Colombia enfrenta una guerra y sus oficiales son atacados por sucesivos fallos de la justicia, que en ocasiones hace referencia a temas que no son de su competencia. “Se ha hecho saber a los soldados que dadas las circunstancias del país, no sólo pagan con su vida la defensa de los valores patrios, sino que además, pueden perder el honor, bienes y familia”, explicó.
El gran problema de la seguridad, concluyó el Dr. Noguera, debe ser analizado a profundidad y expresó “A través de este debate, muy seguramente ustedes nos darán muchas luces, en relación con la preocupación que asiste hoy a los colombianos”.

Nueva estrategia y resultados

El ministro de Defensa Nacional, Dr. Juan Carlos Pinzón, inició su intervención explicando que “Nada más agradable que participar en los espacios académicos, en los que hay libertad para discutir los temas abiertamente. A esta Universidad muchos la queremos de manera especial, pues se ha convertido en baluarte del pensamiento nacional. Por aquí pasan las personas más respetadas del país para plantear ideas claras y directas”.
El Ministro puntualizó que se está trabajando bajo tres criterios: “Una enorme vocación y amor por el país, porque lo que es bue- no para las Fuerzas Armadas lo es para la Nación; los problemas son para enfrentarlos no para dar una simple impresión, y las críticas y apreciaciones se escuchan con atención, pues son políticas públicas; la autoridad la asumimos con total responsabilidad y de cara a la ciudadanía”. Mencionó que desde su llegada al ministerio, tomó la decisión de comenzar un ejercicio de revisión, pues es importante hacer un esfuerzo permanente de innovación y afirmó “Hay momentos en que es necesario hacer todo tipo de ajustes, pero primero hay que entender el problema, plantear soluciones y ejecutar ideas”.
Señaló que hay que encontrar los problemas estructurales de que tanto se hablan y que el tema de la seguridad jurídica preocupa y es importante para el país. Por eso se ha buscado el acompañamiento de expertos y llevar un acto legislativo al Congreso, que es lo que hoy se discute. Dijo que Colombia tiene una de las Fuerzas Armadas más competentes del mundo y luego entró a analizar aspectos fundamentales como el panorama de la seguridad hoy, el nuevo concepto estratégico y los resultados. Se remontó a cómo se veían las organizaciones subversivas hace 20 años, cuando tenían áreas controladas ante la ausencia del Estado. Se refirió luego a que todo cambió desde 1999 cuando el Gobierno autorizó un proceso de transformación de las Fuerzas Militares a través del Plan Colombia, con la llegada de 120 helicópteros y el entrenamiento a las fuerzas. “Fue una política decidida, con liderazgo, que empezó a liberar palmo a palmo las regiones del país, pero con sacrificio, con muertos y heridos de las Fuerzas Militares. Fueron más de 600 operaciones con efectos que el país conoce, reconoció y sintió y así quedó demostrado con la marcha de 2008, una señal de que sí se puede golpear a los criminales”, aseguró.
Hizo alusión a las bandas criminales, a las que definió como la problemática del futuro, y cómo a través de la ofensiva lanzada cayeron los principales cabecillas. Expresó que esas organizaciones fueron evolucionando a banda criminal sin tener características de organizaciones armadas y que se han infiltrado entre la sociedad a fin de lavar sus negocios como el de la minería ilegal. Aludió luego a las formas de financiamiento, siendo el narcotráfico la mayor fuente, y a la tarea ejecutada por las Fuerzas Militares que han logrado reducir significativamente el número de hectáreas cultivadas. Indicó que ahora buscan nuevas formas de financiamiento como la minería ilegal en zonas como el Chocó y el bajo Cauca antioqueño. Una de las razones, agregó, ha sido el precio del oro que se disparó en el mercado. Igualmente, destacó que en busca de esas nuevas fuentes de financiación se ha acudido a la pequeña extorsión.
El Ministro aseguró que cada atentado que se produce “nos preocupa y aquí estamos no para ocultarlo, sino para enfrentarlo, sin perder de vista la estrategia”. Habló del tema de restitución de tierras, cuya finalidad es cerrar las heridas y dejar el pasado de violencia.
También se refirió a la estrategia del Gobierno basada en la lucha efectiva contra las organizaciones criminales, resolver todo lo que tiene que ver con el bienestar y la moral de las Fuerzas Armadas (seguridad jurídica) y sentar las bases para su futuro. Manifestó que las fuerzas crecieron en número pero no en infraestructura y por eso hay rezagos en asuntos de sanidad, vivienda y educación, anunciando que hoy, por instrucciones del Presidente de la República, se están buscando soluciones concretas con el Ministerio de Hacienda.
Destacó que hay una sensación de inseguridad jurídica y “no puedo negar que se hayan cometido crímenes pero el tema no es ese; la justicia tiene que asumir y dentro de ese proceso pueden haber sentencias pero también absoluciones. Es un tema complejo, hoy cualquier acción de la fuerza pública se presume de culpabilidad. La orden de captura no se da para un hombre sino para toda la unidad que lo rodeaba”. Agregó que la reforma debe garantizar la defensa de los miembros de las Fuerzas Militares y los costos asumidos a través de un fondo, y si son sentenciados es preciso que paguen en centros especializados de reclusión.
Con respecto a sentar las bases para el futuro de las Fuerzas Armadas, dijo que éstas deben prepararse para asumir los nuevos retos, entre ellos garantizar la soberanía en los mares y los recursos naturales. Para el Ministro todo esfuerzo será vano si el resto del Estado no se compromete en una tarea conjunta y trajo a colación lo ocurrido en La Macarena, sitio conquistado hace ocho años y en donde hoy sus habitantes no tienen luz eléctrica permanente. “Necesitamos que a las zonas llegue el resto del Estado y yo en este tema me he vuelto una pesadilla entre mis colegas (de gabinete)”, aseguró.
Destacó que las cifras que manejan son absolutamente transparentes, sean buenas o malas. Reconoció que aunque se han presentado más actos de terrorismo subrayó que estos se están afrontando. Explicó que “Se dice que han bajado las operaciones y yo digo que la primera discusión que debe haber es: ¿A qué llamamos una operación? La gente está preocupada por el tema jurídico pero les pido que respeten a los soldados y policías, pues a ellos los están matando porque están peleando y no por estar sentados en los cuarteles”.
Habló del desequilibrio informativo, anotando que cuando matan a los soldados, la noticia se da con grandes titulares y en cambio las bajas diarias que las tropas propinan a los subversivos, se ignoran. “Se han hecho inmensos decomisos de explosivos, algo que no se cuenta intencionalmente para no preocupar a la ciudadanía; se han desactiva- do más de 4.000 minas; las fuentes de financiamiento se han venido cortando mediante la incautación de miles de toneladas de coca” explicó. Finalmente, el Ministro dijo que se requiere mantener la Unidad Nacional frente al terrorismo.

La llave de la paz

Por su parte, el general Alejandro Navas, comandante general de las Fuerzas Militares, explicó aspectos contemplados en el plan de guerra que se conoce como “Espada de Honor”, el cual se ha convertido en carta de navegación del Gobierno Nacional porque reestructuró todos los niveles del Ejecutivo y del poder militar. “A estas alturas” dijo “todo el mundo en las Fuerzas Militares y en la Policía Nacional sabe lo que tiene que hacer, porque el rumbo o norte está definido con todos los procedimientos acordes con la ley”.
Según dijo “nosotros los soldados deseamos la paz, porque somos los que sufrimos las consecuencias, ponemos los muertos, los heridos y los presos. Uno en su corazón abriga la esperanza que haya paz, por supuesto. Pero esa paz tiene su costo. Lo importante es que cada quien sepa qué papel desempeña, porque nosotros no podemos deliberar”.
Sostuvo que la paz en Colombia se va a negociar cuando se den unas condiciones propicias para ese efecto, porque si no “vamos a caer en el escenario de la negociación política pura que es un error estratégico. Eso es indudable, nosotros no podemos repetir una negociación política con todas esas connotaciones de ir a una mesa sin haber condiciones”. Concluyó que “la maniobra incluye varios elementos, no solamente el de las bombas y las balas. Tiene un campo social que se llama consolidación y por esta razón hay que desembotellar todas esas regiones del país donde la economía no fluye, donde hay mucha po- breza y otros factores sociales. De pronto hace algunos años hablar de las causas objetivas y subjetivas de la subversión era un sacrilegio para un hombre de uniforme”.
Al finalizar el evento académico los asistentes tuvieron la oportunidad de formular preguntas e intercambiar opiniones acerca de lo expuesto.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE