Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

SERGISTA, DE NUEVO EL MEJOR ECAES EN DERECHO DEL PAÍS

Un vistazo al profesional Sergista del futuro.
Jorge Luis Barone tiene 23 años. Está cursando 10° semestre en la Escuela de Derecho de la Universidad Sergio Arboleda, y obtuvo el mejor puntaje en el ECAES de Derecho en el 2007. Conversar con él es adentrarse a conocer al típico estudiante con todas las características del sergista; escucharlo hablar de su carrera es darle un vistazo al perfil profesional de las nuevas generaciones en general. Es venezolano de nacimiento (hijo de padre venezolano y madre colombiana).
Vive en Colombia desde hace 5 años. Llegó primero a vivir don- de una tía, mientras esperaba la llegada de sus dos hermanos y su mamá. Afirma que se vino de Venezuela “…por la situación de allá, y por las pocas expectativas profesionales y académicas”. En la actualidad trabaja en una firma con especial énfasis en Derecho Administrativo y Disciplinario. “No tengo ningún hobby –afirma–, y realmente no soy apasionado con casi nada; no tengo mucho tiempo libre pero a veces salgo a bares con los compañeros de la Universidad, a fincas y lo normal, pero no es algo que haga con frecuencia”.

¿Por qué estudió Derecho?
J.L.B.: “A mí siempre me gustó el Derecho porque mi papá es abogado. No sé si es por ahí o por qué, pero desde niño y en todas las etapas de mi vida siempre quise ser abogado”.

¿Por qué escogió la Universidad Sergio Arboleda?
J.L.B.: “En aquel momento yo no sabía de universidades. Todas me eran indiferentes. El pénsum de La Sergio me llamó la atención por el énfasis humanístico y por la Filosofía. Me pareció buena opción hacer el Preuniversitario en Ciencias Sociales. Lo hice y me gustó mucho. Me la llevaba bien con los profesores y me quedé”.

¿En qué se diferencia la Escuela de Derecho de la Universidad Sergio Arboleda de las otras facultades de Derecho?
J.L.B.: “En el país existen excelentes facultades de Derecho. Pero hay rasgos generales que diferencian al sergista de otros egresados, sobre todo por la formación cultural y humanística, por el énfasis en la Historia y en la Filosofía”.

Teniendo en cuenta que a la generalidad de la Academia, o a la intelectualidad seria en Colombia, el ECAES le parece inoficioso y burocrático ¿Qué opinión le merece a usted el Examen de Calidad de la Educación Superior?
J.L.B.: “Sí, me parece útil. Primero, el proyecto va encaminado a medir cuáles son los conocimientos que tiene un recién egresado. En el examen se observa que las preguntas versan sobre lo que se espera que conozca un egresado de Derecho tanto a nivel teórico como de actualidad jurídica. En definitiva se mide el conocimiento del estudiante”.

En relación con la formación del abogado ¿Para usted existe alguna distinción de fondo entre ser jurista y ser abogado?
J.L.B.: “El abogado es como un básico, digamos, mientras que el jurista es una persona con una categoría intelectual tan superior que no se ve gravemente afectado por un cambio en la legislación. Se adapta porque tiene una comprensión amplia e integral de lo que es lo jurídico. Además al jurista lo caracteriza una fértil vida académica.

Siendo usted venezolano ¿Qué opinión le merece la crisis diplomática actual con su país?
J.L.B.: “Preferiría no ahondar en el tema. En particular la posición de Venezuela ha sido bastante agresiva. Y ya la situación de las Amé- ricas y del mundo en general no está para tolerar conflictos armados de índole internacional, por lo menos en Occidente, porque ya Me- dio Oriente y África son escenarios muy diferentes. Entonces, independientemente de las razones del Ecuador, válidas desde el punto de vista estricto de la violación de su soberanía, yo creo que hay que evitar los discursos agresivos. Ahora, en torno a la situación en particular con las FARC y otros movimientos guerrilleros, sí es alarmante que Colombia esté rodeada de estos vecinos que sí son incómodos. Lo ideal sería contar con dos gobiernos hermanos y solidarios, pero bueno, no es así”.

¿Cómo se ve en el futuro?
J.L.B.: “No quiero devolverme a Venezuela. Alguna vez consideré que podría ser útil para mi ejercicio profesional convalidar mi título allá. Pero hoy en día veo que la situación está tan mal que no vale la pena gastarme dos años en una validación que no me va a dar tanto beneficio económico. Quiero hacer una maestría en La Sergio y aprender inglés para irme a los Estados Unidos a estudiar otra maestría. No me gusta hacer proyectos a largo plazo, porque entendí que la vida da muchos giros bruscos, y no vale la pena hacer proyectos de largo plazo si no se tiene la certeza de que se van a realizar”.

Usted hizo una distinción particular entre los diferentes profesionales del Derecho ¿Cómo diría usted que es un buen abogado?
J.L.B.: “En términos generales el Derecho es a veces mal visto por la generalidad de las personas. Y se asocia el éxito del abogado con la capacidad para ganar más casos, en detrimento de lo moral o lo ético. Debe haber otras salidas. Tiene que haber un compromiso ético no sólo con la sociedad sino con uno mismo. Cada quien se hace su futuro, cada quien se hace su destino. Creo que un buen abogado es una persona comprometida con su estudio y con compromisos éticos reales con la sociedad”.

Le pregunto esto porque siempre se ha dicho que un buen profesional es íntegro en su formación, no bastándole estudiar sólo unas materias en la Universidad; además tiene que forjar un carácter especial y edificar una cierta personalidad en torno al contexto que lo rodea, a la realidad global y a otras formas de conocimiento, a las artes, la literatura, la filosofía…
J.L.B.: “No basta un estudio del Derecho como un conjunto de áreas, no es sólo saber de derecho penal, civil, etc., sino saber que el Derecho está impregnado también de lo político, de lo social, y hace parte de la vida social no solamente del colombiano sino de todo el mundo. Es un área del conocimiento vinculado con lo político y lo social. No es suficiente entender la norma sino también su origen, pertinencia y efectos sociales y políticos”.

¿Qué le ha representado ser el mejor Ecaes del país?
J.L.B.: “Bueno, primero hay una satisfacción personal, porque quizá sí lo veía como una posibilidad real que yo pudiera concretar. Mínimo me veía entre los diez primeros, pero en todo caso algo real y posible. Ser el mejor Ecaes del país, era un sueño porque es mi logro y tengo derecho a sentirme bien. Obviamente en lo familiar me ha representado una alegría muy grande. Es complacer a mi madre mostrándole que sí vale la pena el esfuerzo. Además está el reconocimiento de todos mis compañeros. Es un grupo excelente. No es algo que me he sentado a evaluar, pero hacen de mi logro un logro de todos eso es muy positivo. En lo académico y lo profesional obviamente han llegado propuestas de trabajo interesantes aunque estoy muy cómodo donde trabajo ahora, y en lo académico hay un gran interés de la Universidad para apoyarme en proyectos futuros”.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE