Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

SERGISTA, MEJOR ECAES DEL PAÍS

Cuando se es estudiante la vida tiene una dinámica especial, todo se mueve en un constante vaivén, como danzando al ritmo de una canción ilógica. No hay preocupación suficientemente grande que amargue una tarde de viernes o un hueco que más pareciera agujero negro, incrustado en el horario de un miércoles. Todo estudiante celebra cualquiera de los sucesos anteriores, ya que es allí en estos momentos donde se realizan los actos máximos de la juventud, actos cargados de irresponsabilidad e inconciencia, actos dirigidos por las pasiones más profundas y ejecuta- dos en medio de la embriaguez que produce el tener sangre joven corriendo por las venas.
Para cualquier estudiante el viernes en la tarde constituye una de sus felicidades más grandes. Viernes en la tarde es sinónimo de fiesta, una cerveza con los amigos, helado y cine con
la novia o tarde de música y pizza en casa. Este es un fenómeno típico en la generalidad de los estudiantes. Sólo para algunos universitarios el viernes en la tarde y los interminables huecos de cinco horas son momentos preciosos para profundizar los conocimientos recibidos en las aulas y, a través de la autodidaxia, cultivar su espíritu.
Mes tras mes leemos en Arbolea acerca de estudiantes de la Universidad que se destacan por ser diferentes, por luchar a capa y espada por sus sueños, por tener un horizonte claro
y una línea de meta dibujada en algún lugar del futuro. Estudiantes que han querido salir de la hipnosis en la que viven nuestros jóvenes modernos, estudiantes que han sabido aprovechar sus aptitudes y sobre todo la oportunidad, realmente privilegiada en Colombia, de poder estar recibiendo educación superior de la mejor calidad con los mejores profesores. José Fernando Sánchez Vanegas egresado de la Escuela de Derecho de la Universidad Sergio Arboleda tiene 22 años y es uno de estos estudiantes destacados.
José Fernando es un universitario, aparente- mente, como muchos de los que a diario pi- san el suelo de nuestra institución, pero hay en él algo que lo caracteriza: siempre ha existido

JOSÉ FERNANDO SÁNCHEZ EL NÚMERO UNO EN DERECHO

una vocación fuerte por la academia y por el cultivo de sus aptitudes. Desde que estaba en el colegio sabía que la oportunidad de formarse en la universidad era única, por ello debía exigir al máximo toda su capacidad y aprovechar cada segundo en el que pudiera obtener información de sus maestros y de los libros.
Empezó a estudiar Derecho porque creía que tenía habilidades para la lectura, la escritura y la persuasión. Sin embargo, sólo se apasionó por su carrera cuando descubrió que tenía en su poder las herramientas para evitar que abusaran injustamente de los demás. La Universidad ha sido su casa y Fernando ha sido uno de sus hijos predilectos. Obtuvo todas las becas que la institución otorga como incentivo a los mejores promedios académicos durante toda la carrera, ahora trabaja en un proyecto de investigación de los contratos en EE.UU. liderado por el Grupo de Investigación Globalización y Derecho de la Escuela de Derecho de la Universidad Sergio Arboleda.
Resultado de toda una carrera de esfuerzo y dedicación al estudio fue el haberse posicionado como el puntaje número uno entre los miles de estudiantes de las diferentes faculta- des de Derecho del país durante la prueba ECAES, realizada en septiembre del año pasado. “Yo demostré que la Universidad Sergio Arboleda está en condiciones de preparar lo mejor del país. Esperaba estar entre los diez mejores, pero no me quise ilusionar nunca con ser el primero. Para mí este logro representa
la culminación de manera satisfactoria de un proceso y el comienzo de un camino más exigente a nivel profesional”, dijo en entrevista con Arbolea.
José Fernando se preparó para este momento durante los 5 años que duró su carrera, aun- que esto no quiere decir necesariamente que se haya encerrado en su casa y en la biblioteca a leer, sino que simplemente utilizó las herramientas que le dieron en el pregrado, que fue potenciando individualmente, y las aplicó en la solución del examen. Según Fernando, “La disciplina está dada por el gusto a lo que uno hace. El estudiante debe sentirse feliz
con lo que hace y seguramente la disciplina vendrá por sí misma. Esta es la fórmula esencial para tener éxito”. Es tal su efectividad que esta fórmula lo ha llevado al lugar donde está, lo ha dignificado y le ha brindado satis- facción personal y éxito en todos los campos de su vida.
La prueba, según dice, le “pareció difícil y en términos generales puede dar un buen diagnóstico de una realidad académica”, pero
el examen no sólo exige que los estudiantes se hayan desempeñado con esmero durante toda la carrera, o que unas semanas antes hayan repasado con apuro todos los conceptos que se vieron en 5 años, sino que requiere estar concentrado durante 10 horas frente a una hoja con cientos de círculos por rellenar, y preguntas donde la mayoría de respuestas se ven bastante lógicas a primera vista.
José Fernando Sánchez Vanegas ha demostrado lo que una institución educativa como la Universidad Sergio Arboleda puede hacer por las personas, y sobre todo lo que un ser
humano interesado, con una disciplina deriva- da del amor por su profesión y con un norte definido, puede hacer por su vida. Aprovechando las oportunidades y el conocimiento que la academia brinda y que muchas veces los estudiantes dejan pasar sin darse cuenta de que “todo lo que se aprende, tanto en las aulas como en la cotidianidad, tarde o temprano sirve en la vida para algo”. Que la rumba y el ocio son buenos con mesura, y que
la prioridad en la vida de un joven estudiante debe ser el estudio y la formación de su ser interior, antes que el extremo hedonismo.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE