Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

INGRESA A BLACKBOARD

haz clic
Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

XXIII MISIÓN SERGISTA A CHINA: UNA EXPERIENCIA DE OTRO MUNDO

Juvenal Infante - Centro de Estudios del Asia-Pacífico
La Sergio volverá a China con la vigésimo tercera versión de la Misión Sergista a China, liderada por Juvenal Infante, director del Centro de Estudios del Asia-Pacífico de nuestra Universidad. Hablamos con él para conocer qué experiencias nos puede brindar este exótico destino.


ORI ¿Por qué la Universidad Sergio Arboleda le apuesta a China, en particular, y al lejano oriente, en general, para llevar a cabo un proyecto como la Misión Sergista?

JUVENAL INFANTE: Porque el mundo da por cierto y aceptado que el siglo XXI es el “Siglo de Asia”, y más específicamente el Siglo de China. Veamos: China ya es hoy la segunda potencia económica del mundo y la primera potencia comercial. En efecto, desde el punto de vista de la economía, los Estados Unidos siguen siendo la primera potencia en todos los frentes, excepto en el aspecto del intercambio comercial o comercio exterior. En este ámbito China supera, incluso a los Estados Unidos, en volumen de exportaciones e importaciones.

Para Colombia este concepto es perfectamente válido, China se constituye para Colombia en un enorme mercado de 1.400 millones de habitantes con necesidades enormes de materias primas, alimentos y bienes de consumo y una fuerte capacidad de compra.

Pensemos que ya hoy, lo que muchos colombianos ignoramos, China es para Colombia nuestro segundo socio comercial, sólo después de Estados Unidos.

ORI ¿Qué balance se puede hacer de las más de 20 misiones que se han realizado?

J.I.: En 22 misiones efectuadas a China por la Universidad Sergio Arboleda hemos dado a conocer esa gran nación asiática a casi 600 colombianos, en particular alumnos y egresados de nuestras escuela. Muchos han regresado a China para adelantar estudios de mandarín, de posgrados y en plan de trabajo y negocios. Es por eso que el lema institucional de las misiones es: “Culturización con Visión de Negocios”. La base fundamental para hacer negocios con China consiste en que primero hay que conocer a China y entender su cultura.

ORI: ¿Qué puede aportar una experiencia como esta tanto a profesionales como a estudiantes?

J.I.: Un viaje a China es, en primer término, un gran viaje; un viaje de culturización y conocimiento de una civilización extraordinaria de más de cinco mil años de existencia histórica y documentada, que le muestra al visitante atento y observador el camino que los chinos han recorrido para convertirse en la próxima súper potencia mundial, con la cual los colombianos, al igual que el resto del mundo, de una forma u otra tendremos que ver.

ORI: ¿A partir de su experiencia, cuáles cree que son los mitos más recurrentes acerca de China y el lejano oriente?

J.I.: Son muchos los mitos infundados y perniciosos. Por ejemplo, que los chinos comen perros, gatos, ratas, culebras, etc. Nada más falso y ordinario. Esa es una de las cosas que dicen personas incultas que no conocen China. Que los chinos huelen mal; nada más incierto. Por el contrario, los asiáticos en general tienen un olor natural muy neutro, en cambio, los occidentales sí le olemos fuerte a ellos.

ORI: ¿A su juicio qué es lo más maravilloso de este país?

J.I.: Ciertamente sus paisajes naturales y el estilo de sus construcciones. Pero sobre todo, su gente. Los chinos son, ante todo, grandes trabajadores, emprendedores por naturaleza, amantes del orden y la estética. Sus ciudades son ejemplo de progreso, limpias, bien diseñadas, funcionales y muy adornadas. A los colombianos nos sorprende, nos genera envidia y nos sirve de paradigma.

ORI: En las misiones que ha realizado ¿Qué es lo que más le sorprende a los colombianos que visitan este país?

J.I.: Justamente el orden, la limpieza de sus calles y el cuidado de sus jardines y bienes públicos. La arquitectura antigua y moderna, nos sacan un suspiro de admiración. Son, en verdad, el reflejo de sus gentes. Cuando se conocen sus ciudades, ya entiende uno como son ellos.

ORI: ¿Qué debe tener en cuenta una persona que desea realizar un viaje como estos?

J.I.: Que China es en realidad otro mundo. Un universo que no se parece en nada a lo nuestro. Sin embargo, nos fascina y termina ejerciendo una enorme atracción y estímulo para querer conocer más de su historia, de sus ideas y de sus gustos. Y esto es la clave de los negocios; esto es lo que nos enseña qué necesitan y esperan ellos de nosotros. Al viajar a China debemos hacerlo con los ojos de la mente y del alma bien abiertos y expectantes, debemos mantenernos siempre atentos, con la imaginación abierta y el ánimo a la caza de nuevas sensaciones, de suerte de que todo lo que uno va descubriendo lo renueva en sí mismo, y al asimilar lo que captura, se siente convertirse en parte de ese mundo maravilloso. Esto es lo que se llama culturización.

ORI: Un lugar, un plato y un plan que nos recomiende en China.

J.I.: Un lugar, Hangzhou, la ciudad más bella de China; un plato, pues en general una de las creencias incultas es que no nos gustará la comida, gran equivocación. La gastronomía china puede ser extremadamente rica y refinada. Hay platos como el famoso pato laqueado, que probaremos allá y que disfrutaremos mucho. Algo importante es constatar que la comida de los restaurantes chinos que conocemos aquí, no tiene ni poco que ver con la verdadera comida china de allá.

ORI: ¿Qué libro nos ayudaría comprender mejor este país?

J.I.: Para un principiante, recomiendo en primer término una gran obra cinematográfica: “El último Emperador”, del reconocido cineasta italiano Bernardo Bertolucci. Se consigue fácilmente en DVD y en Youtube.

En cuanto a libros, empecemos por “Cisnes Salvajes”, de Jung Chang, que cuenta la historia de China y de su propia familia a través de las vivencias de tres generaciones: su abuela, su madre y ella misma. Otro: “El Club de la Buena Estrella”, de Amy Tan. Y, tal vez el mejor, “Mi País y mi Gente”, de Lin Yutang, célebre escritor chino, varias veces nominado al Premio Nobel de Literatura. Por último, para lectores más avanzados: “CHINA”, de Henry Kissinger.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE