Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

“COMO EMPRENDEDOR, TODOS LOS DÍAS ME ACUESTO CON UN RETO Y ME LEVANTO CON UNA ESPERANZA”: JUAN PABLO PINEDA, ABOGADO SERGISTA

Egresado de la Escuela Mayor de Derecho, exviceministro de Agricultura y ahora emprendedor, Juan Pablo Pineda lidera PLAZ, una iniciativa que facilita la compra de frutas y verduras a domicilio, por medio de una app móvil.

Con el fin de llevar a la mesa de los bogotanos mercado de plaza de calidad, Juan Pablo Pineda, egresado Sergista y emprendedor, con un grupo de amigos, crearon PLAZ, una aplicación móvil que posibilita la compra de frutas y verduras a domicilio. Esta plataforma tecnológica permite que desde los hogares, restaurantes, tiendas y supermercados, las personas puedan encontrar proveedores de mercado de forma sencilla.

Gracias a la formación humana y profesional que recibió en La Sergio, el egresado de la Escuela de Mayor de Derecho se desempeñó como viceministro de Agricultura y como asesor de los Ministros de Medio Ambiente y Vivienda. En su camino profesional también fue CEO de una productora y comercializadora de flores, donde bajo su liderazgo se logró emplear a más de 9.000 personas en Colombia.

Actualmente está a cargo de la operación de PLAZ como CEO, que para efectos internos, se denomina Finquero. “He sido afortunado, además de trabajar con perseverancia y foco, he podido lograr mis metas día a día. En PLAZ nos enfocamos en la experiencia de los clientes luego de identificar una necesidad; normalmente los mercados a domicilio llegan en perfectas condiciones, menos las frutas y verduras. Por eso, nosotros contamos con un equipo de alistamiento conformado por personas capacitadas para el manejo de productos perecederos y delicados, y ahí está nuestra magia”, precisó.

En su paso por los cargos públicos, su trabajo lo ha llevado a enfrentarse a situaciones particulares. “Cuando me desempeñé como viceministro de Agricultura fue muy duro, personal, emocional y profesionalmente, esa responsabilidad marcó mi vida con experiencias negativas y muchas positivas”. Por eso, Juan Pablo se siente bien y complacido por sus logros: “Es un orgullo servirle a mi país de forma honesta y apasionada, a tal punto que considero que doy por terminada mi etapa de servidor público, a no ser que en un futuro me den la oportunidad de ser Ministro de Defensa”, afirmó el egresado.

Para él, un grato recuerdo de su etapa en la Universidad está en los valores que halló en las personas que encontró en su camino. “La calidad humana de sus directivas, el acceso a los profesores de forma irrestricta y el buen ambiente de compañerismo. Fui feliz y allí me dieron las herramientas para soñar y construir realidades”.

Como abogado, decidió ampliar sus posibilidades dentro del campo laboral y enfrentarse a nuevos desafíos: “La persona que estudia Derecho, puede desempeñar cualquier rol en la sociedad, pues la base de conocimiento es lógica; sabe cuáles son las reglas de juego, es decir, las leyes. Ahora bien, un abogado que quiera desempeñarse en una empresa, debe asimilar y desarrollar el componente numérico, un reto que superé al enfrentarme a las vicisitudes del emprendimiento y a la lucha en la vida diaria”, añadió Juan Pablo.

“Como emprendedor, dice, todos los días me acuesto con un objetivo en mente y me levanto con una esperanza. Este es un desafío personal y familiar muy gratificante. “Un consejo que le doy a los emprendedores o a quienes estén en camino de hacerlo, es que su idea o empresa debe ser rentable desde el primer día y centrar su mirada en la posibilidad de escalarlo e, incluso, sistematizar el proceso”, enfatizó.

Para los abogados, el objetivo debe radicar en prepararse en ciencias económicas. “Ellos deben incursionar en la vida práctica de los negocios”. Y en temas de emprendimiento, “la idea es perderle el miedo al fracaso y saber manejar la incertidumbre, aún más, en tiempos tan difíciles como los que enfrentamos y que están ocasionando una crisis económica posCovid-19, que es algo así como una bomba social que está estallando de manera fragmentada y prolongada”.

Según Juan Pablo, ser Sergista significa ser una persona buena, feliz y un excelente profesional. “La Universidad sembró en mí una semilla de esperanza donde el humanismo es un elemento diferenciador. Quien pase por La Sergio, siempre llevará en su corazón y su vocación, el espíritu humanista de sus fundadores”.

“Me siento orgulloso de ser Sergista y me complace ver compañeros que también están triunfando familiar y profesionalmente. La Universidad está escribiendo la historia reciente del país y espero que muchos hagamos parte de esas grandes aventuras. Fuerza, Unión y Fraternidad”.


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido