Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

UNA CONSTITUCIÓN EN PERSPECTIVA

En el mes de julio de 2021 la Constitución Política de Colombia de 1991 cumple 30 años de vigencia.

Por: Luis Guillermo Guerrero, Director Departamento de Derecho Público, Universidad Sergio Arboleda.

Treinta años representan un periodo relativamente breve cuando se alude a la vigencia de una constitución, en la medida en que ella es expresión de los consensos fundamentales de una sociedad, que tienen una pretensión de permanencia y que requieren un proceso de apropiación colectiva que solo se logra con el paso del tiempo. No obstante, puede considerarse que ese lapso en la vida de un documento como este, presenta una oportunidad para un ejercicio retrospectivo que permita, por un lado, examinar, con los ojos de hoy, las decisiones constituyentes, el contexto en el que surgieron, los propósitos que las animaron, las aspiraciones y las concesiones de los grupos presentes en la asamblea, y por otro, evaluar, en función de los resultados obtenidos y de nuestra realidad de hoy, las bondades y las eventuales debilidades de la Constitución de 1991.

Es claro que en ese ejercicio la academia está llamada a jugar un importante papel dentro del propósito de identificar, desde una perspectiva científica, lo que para Colombia ha significado su Constitución Política de 1991. Consciente de ello, la Universidad Sergio Arboleda prepara un plus de actividades para contribuir a lo que puede considerase como un ejercicio de introspección colectiva. Entre tales actividades está el diálogo con varias universidades del país para que, con la coordinación del Ministerio de Justicia y del Derecho, se programen agendas con foros conmemorativos con distintas temáticas de la realidad constitucional, así como la edición de una obra colectiva que plasme las reflexiones académicas, con aspectos puntuales del devenir constitucional.

Por supuesto, no puede pasar inadvertido el hecho de que la efeméride de los 30 años de la Constitución de 1991 coincide con la celebración de los 200 años de la Constitución de Cúcuta de 1821 y con el transcurso de cinco años desde que se firmó el acuerdo de paz con las FARC. Y la razón de ello es que las constituciones tienen un sentido vital, no son realidades inertes, ancladas en el pasado sino que, por el contrario, son entidades dinámicas, capaces de tender puentes entre los momentos genéticos de nuestra identidad como Estado, los requerimientos de la Colombia de hoy, y las fricciones que sugieren la necesidad de reacomodos en los consensos obtenidos.

Los tres hitos históricos referidos generan un escenario de excepción para esa tarea, porque exigen mirar la realidad constitucional como lo que efectivamente es, un proceso continuo, en el que difícilmente las rupturas pueden ser absolutas, como igualmente difícil sería la pretensión de “eternidad” que a veces quiere atribuirse a las expresiones constituyentes.

En consonancia con lo anterior, la Universidad hará presencia en los tres frentes, con actividades que, entre sus objetivos, buscan contar con testimonios de los actores principales, así como de quienes se han dedicado al estudio profundo de los antecedentes más remotos.

Estamos, pues, ante un momento que nos plantea un desafío ineludible en el propósito de tener una mejor comprensión de nuestras realidades, que es presupuesto necesario para consolidar lo que Loewenstein llamaba “el sentimiento constitucional”, guardando adhesión y lealtad a la Constitución como garante de los consensos básicos y promoviendo los ajustes que esa reposada reflexión muestre como necesarios. Esa es la convocatoria que desde la academia cabe hacer al país. .


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido