Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

ESTUDIANTES DE RAZÓN, ACTORES DE CORAZÓN

El grupo de estudio Gabriel de Soroa presentó la obra “El médico a palos” en el marco de la semana cultural “Rodrigo Noguera Laborde”.

grupo-gabriel-de-soroa-teatro-artes-musica-universidad-sergio-arboleda-estudiar-teatro-musical

El pasado miércoles 31 de octubre, justo a la mitad de la semana cultural “Rodrigo Noguera Laborde” en la Universidad Sergio Arboleda, terminó la presentación de la obra de Molière, “El médico a palos”, por parte del grupo de estudio Gabriel de Soroa. Esta no era la primera vez que se presentaban. Ya lo habían hecho antes en el intercolegiado que tradicionalmente organiza el departamento de Humanidades en el mes de septiembre, y aunque inicialmente tenían planeado presentarse únicamente en esa ocasión, fue tal su éxito y recepción positiva del público que el Padre Mauricio Uribe, Decano de la Escuela de Filosofía y Humanidades, les pidió que se presentaran nuevamente en la semana cultural, como finalmente sucedió, en el teatrino de la Escuela de Artes y Música.

Este no es un grupo de teatro que presenta obras periódicamente. Es más bien un grupo de estudio que nació hace cuatro años con la idea de adentrarse en el conocimiento riguroso de la lengua española: gramática, pronunciaciones, verbos, etc. Y aunque a primera vista pareciera que sus integrantes tendrían que pertenecer a carreras afines al estudio de las ciencias sociales, las letras o las humanidades, lo cierto es que en la actualidad lo integran cuatro estudiantes de ingeniería, uno de contaduría, uno de administración de empresas, y uno de comunicación social, liderados todos por Sonia Jannett Girón Castro, docente del departamento de Lectura y Escritura Académicas de la Escuela de Filosofía y Humanidades, y cabeza del grupo tras la salida del profesor Carlos Moreno, quien lo dirigió en el primer semestre de 2015.

Al grupo se le nota la pasión por moverse dentro de las letras, desde el nombre: un anagrama formado por las letras de la palabras “Sergio Arboleda” y que ellos decidieron apropiar como su bandera en todo lugar al que fueran: “Gabriel de Soroa”. Se adentraron en el teatro sin ser actores porque Víctor Barrantes, director del departamento de Lectura y Escritura Académicas, les pidió que hicieran algo para que la gente los conociera. Ahí nació la idea de hacer una obra de teatro, incluso, cuando ninguno de los integrantes del grupo tenía experiencia sobre el escenario. Escogieron a Molière por ser autor de obras clásicas, en las que el español y la gramática son protagonistas, y luego vieron en “El médico a palos”, por su carácter divertido y llamativo, la mejor opción para hacer ese “algo” que los haría saltar a la vista de la comunidad Sergista.

Cuando empezaron a preparar la obra, se plantearon el Día del Idioma como la oportunidad perfecta para presentarla. Sin embargo, tuvieron varias dificultades: una enfermedad que afectó al protagonista y no le permitió asistir a los ensayos, la salida del grupo de algunos integrantes por cruce de horarios, los largos diálogos que requerían de tiempo para ser memorizados, todo lo cual los obligó a cambiar el día de lanzamiento para el intercolegiado de LEA. Durante ese tiempo se familiarizaron con la obra original, al tiempo que conseguían lo necesario para la puesta en escena.

De hecho, lograron contactar al actor de TV Santiago Bejarano Chaux y lo contrataron para que fuera parte del proyecto, que fue creciendo entre clases, ensayos, y la motivación de los estudiantes, que descubrieron paulatinamente dones para actuar. El actor se encargó de la dirección escénica con ejercicios de vocalización, dicción y actuación y los ayudó a apropiarse de sus personajes.

Además, trabajaron en el vocabulario de la obra de Moliére, colmada de términos y expresiones propias del lenguaje del siglo XVIII, lo que dificultaba más la comprensión de la historia por parte del público. Además, con ayuda de Santiago Bejarano, lograron darle a la historia la esencia de comedia que debían tener los tres actos que la componen.

Así, trabajo, esfuerzo y dedicación a los ensayos se vieron plasmados en el éxito de la obra y en la satisfacción del grupo al ver cómo muchos estudiantes se acercaban diciendo que estaban interesados en hacer parte de él. Sin embargo, como dice la profesora Sonia con una sonrisa, “había que aclarar que no somos un grupo de teatro, somos un grupo de estudio que dejó la gramática de lado por un momento para hacer una obra de teatro”. Aun así, fueron muchos los interesados en querer unirse al grupo.

Ahora, más unidos que nunca, seguirán dedicados al estudio de la gramática. La profesora que los acompaña lleva un par de meses trabajando en la creación de un libro y quiere que este grupo de estudio también aporte en esa edición. Aunque no han tocado bien el asunto, pase lo que pase, “seguiremos mejorando”.

Comparte este contenido
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE