Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

GLOSAS A LA BARBARIE | PRELIMINAR

Esta será una serie de artículos que examinan la barbarie contemporánea, con especiales acentos en la barbarie de Colombia, entendiendo la barbarie en todas las acepciones consagradas en la RAE

Camilo-Noguera-Pardo-pq

Camilo Noguera Pardo propone un periodismo académico, en el cual glosa la barbarie del mundo, en general, y de Colombia, en particular, desde autores concretos, textos específicos e itinerarios teóricos determinados. Su apuesta es, básicamente, sentar a dialogar a la academia con el periodismo, examinando la coyuntura desde la teoría, que no desde la mera ocurrencia. Esta glosa preliminar resume el espíritu que acompañará a las glosas venideras, así:

«Esta será una serie de artículos que examinan la barbarie contemporánea, con especiales acentos en Colombia, entendiendo la barbarie en todas las acepciones consagradas en la RAE. En consecuencia, introduzco lo que investigaré en los subsiguientes artículos, que pretenden ser modestos diagnósticos del malestar que configura lo bárbaro. Por ende, indagaré en el reinado de lo pedestre y de lo vil y de lo baladí (¿no son lo mismo?) y, por eso, en el dominio de la oclocracia y en la vida interior que guía la acción de los hombres malvados y mediocres, de quienes los eligen, de quienes no los identifican (por conveniencia o por ignorancia o por ambas) y de quienes gustan rondarse de ellos; revisaré el imperio de la vulgaridad intelectual que se apoderó de la esfera pública y que colonizó la vida privada; examinaré las razones que impulsan currículos escolares y universitarios mercantilistas, diseñados por mercachifles, que han conducido a buena parte del mundo hacia la “servidumbre voluntaria”; excavaré la tragedia que ha significado caricaturizar la cultura humanística y devaluarla a moneda corriente, reemplazando todas esas provincias de sentido que son las humanidades, por banalidades varias».

Lea la columna completa aquí.

Comparte este contenido