Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

INGENIERÍA HUMANITARIA: ¿CÓMO CONSTRUIR LA SOCIEDAD POSTCOVID CON EL APOYO DE LAS COMUNIDADES?

Luis Alejandro Ángel, decano asociado del programa de Ingeniería Industrial de La Sergio, explica cómo contribuir a la recuperación de la sociedad y al cierre de las brechas sociales desde la ingeniería humanitaria.

Ingeniería Humanitaria Universidad Sergio Arboleda Covid-19

Por: Luis Alejandro Ángel
Decano Asociado de Ingeniería Industrial
Director Ingeniería HumanitariaUniversidad Sergio Arboleda

La sociedad postcovid depara muchos desafíos. Se habla de la recuperación económica de los países, de los diferentes sectores que soportan el PIB de las naciones y del rescate de las empresas consideradas como principal fuente de generación de empleo, entre otros. Sin embargo, poco se habla de la generación de capacidades y, más importante aún, de las alternativas de competitividad de los menos favorecidos, en el andamiaje del sistema económico golpeado. De ahí que la ingeniería humanitaria se convierte en una “punta de lanza” en la reconstrucción de la sociedad.

Colombia es un país con una riqueza natural y un potencial productivo que, a la vez, hace frente a una brecha social y productiva, con una clara diferencia en las áreas metropolitanas y rurales, lo cual pone en evidencia un desbalance en las capacidades de las comunidades menos favorecidas, para penetrar las lógicas del mercado y del sistema económico.

Un contexto de estas características solicita, y prácticamente demanda, iniciativas como las de la ingeniería humanitaria, que trabajen en pro de la generación de oportunidades para el desarrollo de las comunidades más vulnerables en el mundo postcovid.

Ante el escenario en el que nos encontramos, la ingeniería humanitaria tiene un rol protagónico en la formación del talento del futuro inmediato y de aquellos agentes transformadores que liderarán el cambio y la recuperación en el mundo postcovid; con habilidades entrenadas a lo largo de su proceso de formación y con tres competencias fundamentales.

La primera es la formación de agentes transformadores, con entrenamiento en la resolución y disolución de brechas de calidad de vida, en contextos reales. Cabe destacar que, aún hoy, algunas de las más prestigiosas instituciones de formación en el mundo siguen entendiendo la educación como la oportunidad de “transmitir o transferir conocimientos”, y no como un auténtico “aprender haciendo”, en la búsqueda de soluciones a problemas manifiestos, ideal que, justamente, persigue la ingeniería humanitaria.

El mundo postcovid necesita una generación de profesionales que, cuanto antes, empiecen a agregar valor a la sociedad y al sector donde se encuentren desarrollando sus carreras.

La segunda competencia consiste en entrenar a los futuros agentes transformadores, inmersos en contextos donde los problemas están bajo restricciones de entorno, tales como recursos limitados, barreras culturales, intereses heterogéneos de los actores alrededor de la problemática, barreras sociales, exigencias técnicas de funcionalidad en las soluciones, entre otros. Por lo demás, condiciones que coinciden con las características que se presentan en el actual contexto de pandemia y, más aun, que serán los retos de la configuración postcovid.

La tercera es que ingeniería humanitaria forma a los futuros líderes de la transformación con una clara conciencia de las limitaciones y oportunidades del contexto en el que se encuentran, pues, su aplicación profesional gira en torno a la búsqueda de soluciones fundamentadas en un trabajo sinérgico y mancomunado con las comunidades que tienen potencial de desarrollo, también conocidas como “poblaciones vulnerables”.

No obstante, no se puede dejar de lado que el mundo poscovid también vislumbra oportunidades y, precisamente, un marco de referencia propio de la ingeniería humanitaria es encontrar nuevas estrategias para impactar y generar capacidades en las comunidades, que les permitan ser más competitivas e integrarse en el sistema económico con oportunidades claras de generar y agregar valor.

Dichas oportunidades se abren en la medida que la COVID 19 ha afectado todos los sectores, estratos y emprendimientos, sin distinción ni segmentación de ninguna naturaleza, por lo cual no es descabellado asegurar que existe un empate de condiciones iniciales y de reinicio para los sectores productivos.

Podemos afirmar que los escenarios están abiertos y, por tanto, hay también una oportunidad histórica para dar un impulso al cierre de brechas en las condiciones económicas y sociales de las comunidades con potenciales de desarrollo, reconocidas a través del tiempo.

La ingeniería humanitaria, con su desarrollo y experiencia en el trabajo con estas comunidades, continúa el fortalecimiento de sus pilares de la cocreación y el empoderamiento como ejes necesarios y pertinentes para una era postcovid, en la que prime la democratización de las oportunidades y el liderazgo colectivo, como anclas para forjar un mundo mejor.


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido