Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

“ISLAM Y OCCIDENTE, UNA RELACIÓN COMPLICADA”, TEMA DE LA LECTIO INAUGURALIS, ESCUELA DE FILOSOFÍA Y HUMANIDADES 2020-1

En un recorrido que abarcó casi catorce siglos de historia, estudiantes y docentes incursionaron en las implicaciones del islam y su relación con Occidente.

lectio inaguralis jose angel hernandez filosofía y humanidades universidad sergio arboleda 2020

El pasado jueves 20 de febrero, la Escuela de Filosofía y Humanidades llevó a cabo su Lección Inaugural correspondiente al período académico 2020-I. El tema giró en torno al islam y Occidente, y su compleja relación a través del tiempo hasta nuestros días.

El presbítero Mauricio Uribe Blanco, decano de la Escuela de Filosofía y Humanidades de la Universidad Sergio Arboleda, dio inicio al acto académico con una breve intervención, destacando que espacios como este son ideales para la reflexión académica y el diálogo que debe caracterizar la educación superior, particularmente para una entidad dedicada al pensamiento, como la Escuela de Filosofía y Humanidades, en la que confluyen diversas tradiciones filosóficas. “Todo tiempo es un campo minado, donde en algún momento estalla el pasado y en eso consiste la historia”, precisó.

La conferencia, a cargo de José Ángel Hernández, director del Departamento de Historia de la Escuela de Filosofía y Humanidades de La Sergio, planteó en primera instancia algunos interrogantes que marcaron el desarrollo de la temática: ¿Es el Islam una religión? ¿Es una doctrina política? ¿Las dos cosas? ¿Qué tan compatible es esta religión con la humanidad?.

Y fue, precisamente, con estos planteamientos que se puso en evidencia cómo Occidente y el mundo islámico continúan en una confrontación constante. Esta doctrina religiosa, dice el director del Departamento de Historia, aumenta exponencialmente y la permisibilidad occidental para el asentamiento de los musulmanes ha sido inversamente proporcional al retroceso de la presencia del cristianismo en las zonas musulmanas. En cifras, vemos que el cristianismo representa el 31% de la población mundial y el islam 24.1%, y se estima que en 2060 el cristianismo será el 31.8% de la población, mientras que el islam será del 31.1%. “La creciente presencia musulmana en el mundo occidental reabre la pregunta sobre la compatibilidad entre distintas cosmovisiones en la esfera pública que tienen los occidentales y los musulmanes”, advirtió.

El éxito del islam, indicó, fue gracias a Mahoma y la firmeza de su carácter, después de su muerte, en el 632 d.C., cuando tuvo una expansión sorprendentemente rápida durante aproximadamente un siglo, favorecida por la debilidad del Imperio Bizantino, que ocupó todo el norte de África, Irán, la parte meridional del Asia Central, el oeste del subcontinente Indio, la península Ibérica y el sur de Francia. Cabe destacar las luces a pesar de las sombras en la conquista de los territorios antes mencionados, como su aporte al desarrollo de la cultura, la arquitectura, la aritmética, entre otras áreas del conocimiento.

Continuando con su exposición, José Ángel Hernández, director del Departamento de Historia de la Escuela de Filosofía, señaló que la inmunidad cultural y política de la fe medieval se fracturó con la reforma luterana en Europa, por ello la filosofía moderna nació con tantos objetivos, entre ellos, el de superar las divisiones confesionales y mantener algunas referencias universales que garantizasen la convivencia. Con ellos y al final del proceso, el valor universal de la fe cristiana quedó en entredicho, apareciendo nuevas formas alternativas de secularidad universal.

“El problema subyacente para Occidente no es el fundamentalismo islámico. El islam es una religión muy dura, intolerante y cruda con el ser humano, y no podemos pedir perdón por ser Occidente. No se puede hablar de un solo islam. Y no por ser musulmán se es violento, pero sí existe una falta de respeto por los derechos humanos, porque los regímenes políticos que los rigen son autoritarios. Por ello, no son comparables con la democracia de Occidente; la persecución de la homosexualidad, la lapidación de adúlteras, entre otras acciones, sin embargo cabe destacar que es una de las tres religiones monoteístas que ha mantenido su unidad religiosa a través de la historia”.

“Si interpretamos los hechos del pasado con la mentalidad actual es un error, pues eventos pasados como la Inquisición y muchas guerras, fueron necesarias para esa época, así que si seguimos existiendo dentro de 100 años seremos vistos como anormales por las siguientes generaciones, pues todos creemos que hemos sido civilizados en nuestro propio tiempo”.

Al finalizar el acto académico, se abrió un pequeño conversatorio con los asistentes, en el que quedó de manifiesto que el rebrote de partidos xenófobos e incomprensiones mutuas no pueden hacer que convirtamos a todos los musulmanes en terroristas en potencia, pues tenemos que creer que una mayor interacción entre estas dos culturas, puede contribuir en aspectos positivos para la humanidad.

Comparte este contenido