Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

“PIENSO QUE EL PAÍS ESTÁ LISTO PARA TENER SU PROPIO ASTRONAUTA”, FIODOR YURCHIJIN, PRIMER COSMONAUTA RUSO EN VISITAR COLOMBIA

Para conmemorar los 60 años del primer viaje del hombre al espacio, Fiodor Yurchinjin, cosmonauta ruso, visitó el país, compartió sus anécdotas con la comunidad Sergista y respondió algunas preguntas de los asistentes.

Fiodor Yurchijin Cosmonauta Estación Espacial Internacional observatorio astronómico Universidad Sergio Arboleda

Cuando el cosmonauta ruso Yuri Gagarin viajó el 12 de abril de 1961 al espacio –convirtiéndose en el primer hombre en hacerlo– Fiodor Yurchijin tenía tan solo dos años. Cuenta que desde pequeño soñó con ser astronauta, siempre siguiendo los pasos de su héroe, del que habla con mucho orgullo. Precisamente, la razón de su primera visita a Colombia se da en el marco de la conmemoración de los 60 años de este primer viaje de Gagarin.

Yurchijin es el hombre que más tiempo ha acumulado en la órbita de la Tierra, sumando 673 días, cinco misiones espaciales y nueve caminatas. La primera, fue en 2002, cuando duró 10 días a bordo del transbordador de la NASA Atlantis. Posteriormente, realizó tres estancias de larga duración en la Estación Espacial Internacional (ISS), viajando en naves Soyuz. La de 2007, de 196 días, fue la más larga, regresó en 2010, esta vez como comandante para pasar otros 163 días en órbita.

Como director del Centro de Cosmonáutica y Aviación de Rusia, ha podido llevar sus conocimientos a varios países para promover en los estudiantes el gusto por la investigación científica y espacial.

Antes de ser astronauta, Fiodor Yurchijin trabajó como ingeniero mecánico y piloto de pruebas; tiene un doctorado en economía y su larga trayectoria lo llevó a ser nombrado héroe de la Federación Rusa. En su paso por el país, visitó La Sergio para compartir su experiencia con jóvenes semilleristas de investigación y relatarles cómo es la vida en el espacio.

Después de 673 días en la órbita de la Tierra, ¿qué ha aprendido del espacio?

Es difícil decir qué he aprendido allí, porque toda mi preparación ha sido en la Tierra, pero sí he tenido algunas lecciones. Una de ellas es un concepto que también tenía nuestro primer cosmonauta ruso Yuri Gagarin, y es que nuestro planeta es muy bonito y frágil, y todos debemos cuidarlo. Los cosmonautas, cuando salimos a órbita, somos patriotas de nuestro país, pero cuando regresamos a la Tierra, nos damos cuenta que somos patriotas del mundo. Creo que la respuesta se reduce a que he aprendido amar a la Tierra y mi tarea ahora es cuidar el medio ambiente para que esta belleza le quede a nuestros hijos y a futuras generaciones.

¿Qué significa para usted que el primer satélite colombiano haya sido lanzado por una universidad, específicamente por La Sergio?

Es un primer pequeño paso de Colombia en la exploración del espacio. Espero que esto inspire a todos los colombianos, especialmente a los jóvenes, a seguir con el programa espacial. Colombia está lista para tener su propio astronauta.

¿Tiene algún significado que Libertad 1 haya sido lanzado desde el mismo cosmódromo del que salió Yuri Gagarin?

Es muy simbólico, ya que el Cosmódromo de Baikonur ha sido número uno en varios eventos importantes para la humanidad. Desde allí salió el primer satélite Sputnik 1, el 4 de octubre de 1957 y el primer vuelo orbital tripulado por Yuri Gagarin, en 1961. Como el cosmódromo es la más antigua y mayor base espacial del mundo, es una historia muy bonita que el primer satélite colombiano también haya despegado desde ahí.

Usted dice que hace falta tener más profesionales en la investigación espacial, ¿cómo incentivar ese gusto en los jóvenes?

Desde el Centro de Cosmonáutica y Aviación hemos trabajado con algunos países de América Latina para promover la investigación científica y espacial, y que más personas se animen a ser cosmonautas. Por otro lado, trabajo también en la Federación Rusa, con la Southwestern State University, en la ciudad de Kursk para enseñar temas relacionados con la carrera de un cosmonauta, mediante intercambios con estudiantes y profesores.

Esta es mi primera visita a Colombia, pero no a un país de América Latina, y a pesar de la pandemia, continuamos trabajando con los estudiantes. La tarea principal con ellos es que puedan crear sus propios satélites y estos puedan trabajar en sintonía con los de otras universidades, pero que también entiendan todo lo relacionado con la termodinámica, telecomunicaciones y con la tecnología telemétrica. Me gustaría mucho que los estudiantes colombianos se unan a ese programa lo más pronto posible.

Conozco muchos estudiantes latinoamericanos que pertenecieron al programa de cosmonáutica del Centro de Cosmonáutica y Aviación, y ahora son profesores universitarios. Incluso, algunos ya están creando sus propios grupos de investigación y nuevos proyectos que para la ciencia.

Respecto al desarrollo aeroespacial, ¿cuál es el objetivo principal de Rusia a corto y largo plazo?

No puedo responder por los desarrollos del país, pero sí cómo veo el avance de la cosmonáutica no solo en Rusia sino a nivel general en todos los países. Los mayores logros que se han hecho en esta ciencia han sido gracias a los programas de cooperación entre naciones, porque cuando trabajan en conjunto, hay un mayor alcance. En cosmonáutica hay dos líneas, una investigativa y otra de turismo. En la primera, se está avanzando en obtener mayores conocimientos del Sol y lo que pasa en él, porque obviamente el hombre no se puede acercar mucho, ahí es necesario utilizar tecnología espacial automática, un ejemplo de esto, son los radiotelescopios en la Tierra, que nos permiten tener más datos o los dispositivos que Rusia ha llevado a Venus y de los cuales siempre hemos compartido información que ayude a investigaciones científicas en el mundo.

Un cosmonauta le da la vuelta a la Tierra en 90 minutos, ¿cómo es el trabajo en la noche para ustedes?

La Estación Espacial Internacional (ISS) da alrededor de la Tierra 15 vueltas en un día, lo que quiere decir que cada 45 minutos hay un cambio entre el día y la noche, pero eso no significa que cada 45 minutos debamos dormir y después volver a despertarnos para trabajar. También tenemos una jornada de ocho horas, por lo que siempre hay luz, pero cuando hacemos una caminata lunar tenemos problemas cuando oscurece. Por lo que en el traje contamos con una linterna que, precisamente, nos ayuda a tener una mejor visión en el espacio.

En cuanto a la temperatura, contamos con un traje especial que se encarga de nivelar el cuerpo por medio de un regulador, el cual tiene una palanca que se va ajustando según tus necesidades. Tal cual, como la ventana de un automóvil, la graduamos si tenemos frío o calor. En mi último vuelo, pude utilizar el diseño más reciente de los trajes espaciales de mi país, que cuentan con un control de temperatura automático.

¿Cómo es un día de trabajo en la Estación Espacial Internacional?

En el programa de la estación participan 15 países, hay tripulantes de Asia, Europa y de América, por lo que la diferencia de horario varía mucho y no podríamos compartir el mismo horario. Por eso, todos tomamos como referencia de tiempo el meridiano de Greenwich y así coordinamos nuestras jornadas de trabajo. Tenemos dos días libres, sábado y domingo. Sin embargo, entendemos que el tiempo en el espacio es muy caro para nuestros países, por eso hay un programa con todos los proyectos que desde la Tierra quieren que ejecutemos y, algunas veces, también trabajamos esos días de descanso para adelantar todo lo que podamos.

“Nunca tengan miedo de fijarse objetivos difíciles… Cuando ustedes los alcancen, serán muy felices. Recuerden que su destino está en sus manos”, un mensaje del cosmonauta ruso en su visita a La Sergio.


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido