artículosLee

347 PALABRAS DESPUÉS DE LA PANDEMIA

ESPECIAL CORONAVIRUS
Por: Carolina Cuellar

No tengo muy claro cómo será el mundo después de la pandemia. Millones de rutinas, hábitos y costumbres han cambiado a la fuerza. Tradiciones, festivales, reuniones y encuentros se vieron aplazados. Conciertos soñados, bodas esperadas, cumpleaños planeados, todos se afectaron.

No tengo muy claro cómo será el mundo después de la pandemia, porque así somos los seres humanos. Variables, fluctuantes, tan impredecibles como un aguacero en abril. Por eso, cuando salga una cura para el coronavirus, todos habremos cambiado en formas que probablemente ni siquiera nos esperamos.

Algunos saldrán a vivir mil aventuras, tomar riesgos y ser valientes. Otros, simplemente intentarán guardar su espacio personal. Algunos celebrarán que pasó una de las etapas más fuertes que hasta ahora el mundo globalizado ha vivido. Otros quedarán tan marcados por algo que la enfermedad les quitó, que simplemente nunca volverán a ser los mismos.

Algunos correrán a abrazar más fuerte que nunca. Otros no volverán a querer sentir aglomeraciones nunca más. Algunos festejarán su próxima fecha especial como la fiesta más grande del planeta. Otros preferirán mantener una pequeña reunión con gente cercana, tal como nos obligó a hacer la cuarentena.

Así como hay más de siete mil millones de personas en la Tierra, hay más de siete mil millones de cosas que cambiarán cuando pase la pandemia. Aunque el virus ha arrebatado momentos importantes y personas especiales, también le regaló a la humanidad un montón de valores y sentimientos que se habían perdido, o quizás escondido, en la ajetreada realidad en la que vivíamos. La cortesía, el detallismo, la paciencia, el amor. Palabras tan básicas que uno creería que las emplea todo el tiempo, cuando lo cierto es que -en distintas cantidades, pero- a todos nos hacía falta tomar este respiro para acordarnos de su valor.

No tengo muy claro cómo será el mundo después de la pandemia. Lo único que sé, es que nos ha recordado lo corta, frágil y valiosa que es la vida y que, mientras podamos, debemos aprovecharla.

 

«La vida es corta. Besa despacio, ríe bien alto, ama intensamente y perdona rápido…» Paulo Cohelo

publicación anterior

MÁS CERCA DE LAS LETRAS - EL HAMBRE

Siguiente publicación

RedCOLSI

Sin Comentario

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.