ALTUSUncategorized

Del Facebook y otros demonios llamados redes sociales

¡Renuncio a mi carrera política! Mi decisión, -que no alegrará a nadie pero que seguro tampoco entristecerá a alguien-, tiene un culpable y lo haré público, duélale a quien le duela: FACEBOOK, la famosa red social.

edison_monroy
Por: Edison Monroy

Ya me imagino las recriminaciones: “No se meta con Facebook, ¿Qué le ha hecho? Esta página de Internet solo ha traído cosas buenas a su vida y ha terminado con sus ratos de aburrimiento. Gracias a Facebook usted puede saber que han estado haciendo sus amigos últimamente. Facebook ha propiciado encuentros con sus viejos conocidos, que no veía en años, incluso en décadas.

De no ser por Facebook lo más seguro es que usted no sabría qué es de la vida de sus amigos de párvulos. Facebook le ha recordado las fechas de muchos cumpleaños que antes a usted no se le pasaban por la mente sino pasada una semana. Es más, ya no tiene que hacer la otrora llamada de felicitaciones pues con un mensaje en el wall basta. Gracias a Facebook sus estrategias de conquista se han facilitado. Ya sabe qué le gusta a ella, cual es su tipo música y sus películas preferidas, y hasta, tal vez, el tipo de cita que a ella le gustaría tener.

Si no fuera por Facebook, las fotos de sus viajes, conciertos en los que ha estado, sus momentos memorables y las que tiene con gente famosa o mujeres lindas se quedarían en el computador o aún peor, en el viejo álbum. Ahora con solo un click las puede chicanearcon todo el mundo.

También, gracias a Facebook ha compartido y debatido sus ideas, opiniones y gustos con miles de personas que están a favor y con otras miles que están en contra. Facebook ha rotó con las barreras sociales. Gracias a esta red usted puede comunicarse con personas con las que nunca se había imaginado tener contacto, como artistas, políticos, escritores, deportistas, científicos, etc. Además Facebook también se ha convertido en una herramienta de activismo.

Tenga en cuenta que fue por esta red que se convocó la histórica marcha del cuatro de febrero de 2008 en la que alrededor de doce millones de colombianos salieron a las calles de todo el país y de las principales ciudades del mundo para repudiar el secuestro y a las FARC.… Éstas son sólo algunas de las infinitas razones por las que usted lo único que debería tener con Facebook son palabras de agradecimiento… Si hasta estudios científicos han señalado que los trabajadores que entran en sus horas laborales a esta red social mejoran su productividad, ¿Qué tiene de malo Facebook?”

Bueno, es verdad que Facebook sí ha traído cosas buenas para la gente, pero también ha perjudicado a otras tantas, nada más hay que contar el número de relaciones sentimentales que se han roto por culpa de malentendidos suscitados por esta red. Otro ejemplo más serio de lo que me refiero es el caso de una adolescente británica que en febrero pasado fue despedida de su empresa por escribir en Facebook que estaba aburrida con su trabajo.

Hace poco a un joven bogotano lo expulsaron de un colegio de la capital porque utilizó su derecho de libre expresión en la red. Vía Facebook dio su opinión de su profesora de química, refiriéndose a ella con palabras no muy educadas, pero tampoco soeces1. Por otro lado, varias personas en todo el mundo han reportado robos de su identidad virtual, es decir, usuarios falsos que se han registrado con fotos e información que pertenecen a otros. Estos perfiles falsos se han utilizado en varios delitos. En Estados Unidos, un hombre fue condenado a dieciséis semanas de prisión luego de que se le comprobara que creó una cuenta con el nombre de su ex novia y publicó fotos de ella en las que estaba desnuda y otras con contenido sexualmente explicito.

Otros usuarios falsos han atacado la inocencia de personas allegadas a la victima para sacarles información privada como la clave de sus cuentas bancarias. Otros, más degenerados, han utilizado su falsa apariencia para hacer propuestas indecorosas a otros usuarios, dentro de los que se incluyen niños y también para publicar pornografía infantil. De igual forma, sin pedir los respectivos permisos varios periódicos y páginas de Internet en distintas regiones del globo han publicado fotos extraídas de Facebook. La situación se torna más preocupante, al recalcar que los medios han utilizado imágenes de otras personas que sacaron de la página, para hacer alusión a otras. Casos más aterradores están en México, donde se ha puesto de manifiesto que Facebook ha sido utilizado por la delincuencia organizada para obtener información sobre sus potenciales víctimas, que sin saberlo proporcionan una gran cantidad de datos personales (nada raro que en Colombia también esté sucediendo lo mismo).

A esta respuesta ya me imagino que los pro-facebooko dirán: “Entonces el problema no es de Facebook, sino de la gente inescrupulosa que entra y se registra en la página. También debe ser culpa de los usuarios que no se han preocupado por aprender a manejar adecuadamente Facebook por lo que no saben controlar lo que publican y aparte de eso, andan escribiendo y dando a conocer a toda el mundo aspectos muy confidenciales de su vida. En eso no tiene nada que ver Facebook, pues la página es tan generosa, que le da a la persona la posibilidad de escoger lo que publica. Algo así como un libre albedrío cibernético. Pero además lo que usted cuenta no es exclusivo de Facebook, sino también de otras redes sociales como Hi5 o MySpace”.

Nuevamente mis contradictores tendrían razón. Sí, los usuarios deben educarse más en el manejo de esta clase de páginas. También es cierto que todas estas redes sociales tienen básicamente los mismos problemas. No obstante, hay razones de peso para echarle la culpa a Facebook. La primera –pero no tan importante– es que es en esta red social en la que tengo cuenta activa. La segunda es que Facebook es la red social más grande del ciberespacio y por lo tanto, la que más impacto tiene. La novedosa creación del joven estadounidense Mark Zuckeberg, ya llegó a los doscientos millones de inscritos en todo el mundo y se calcula que en promedio aproximadamente 250.000 nuevos usuarios se afilian diariamente (Previendo su magnitud Microsoft compró el 1,6% de las acciones de Facebook, por la módica suma de 240 millones de dólares). Una tercera razón es que Facebook intentó introducir nuevas condiciones del servicio en las que otorgaba a la empresa total control comercial sobre los contenidos que la gente subía a la página. Esto iría de la mano con la acusación, aún no confirmada, de que Facebook utiliza la información brindada por sus usuarios (incluyendo fotos y videos) para venderla luego como base de datos para multinacionales. No por menos, Facebook ha sido comparado con el terrorífico, omnipotente y controlador ‘Gran hermano’ que describió el escritor George Orwell en su novela 1984.

Un poco coléricos con estos argumentos, mis detractores lógicamente preguntarían “¿Pero todo eso que tiene que ver con su carrera política?”.

Pues mucho. Tal vez no en este momento, pero sí en el futuro cuando hipotéticamente estuviera en la arena política. Resulta que nada más en la actualidad de los 160 terabytes de mensajes que se han escrito en la red, al menos 100 kilobytes los he escrito yo y pues no han sido palabras muy santas,ni corresponden a cómo se debe expresar un político.

Igualmente, del millón setecientos mil fotos que se calcula han subido al portal, en cerca de 200 aparezco yo y eso sólo contando en las que estoy etiquetado o tagueado como se dice popularmente. Seguro que en cerca de la mitad de estas imágenes aparezco en situaciones no muy dignas y sí muy vergonzosas para un político. Si han utilizado Facebook para realizar los males antes mencionados, no sería raro que se utilice para sumar puntos en las contiendas electorales difamando a los rivales. Teniendo en cuenta esto, en el caso de convertirme en político sería muy fácil para un publicista o cualquier otra persona utilizar mi propia información publicada en Facebook en mi contra.

Por eso reitero que renuncio a mi carrera política. Para las elecciones del 2030 Uribe tendrá un rival menos (aproveche querido presidente). Se acabaron mis aspiraciones de ser primer mandatario, alcalde, senador, concejal, edil o al menos presidente de la junta de acción comunal. Vocero de cuarto de primaria será mi único logró en mi meteórica carrera política que desde ya, llega a su fin.

Ante la explicación, de nuevo los ya cansados contradictores harían otra lógica pregunta: “¿Por qué simplemente no retira su cuenta de Facebook, de paso sigue con su hipotética carrera política y deja de molestar con este cuento?”

Así yo ya no tuviera afiliación en Facebook, me imagino que para un buen hacker no habría muchos obstáculos para poder obtener mi información publicada y registrada en una cuenta antigua (prefiero no tener que saber si en verdad el hacker lo lograría). Además, nunca he dicho que no me gusta Facebook. Es más, entro casi a diario a esa página. Por eso prefiero renunciar a mi carrera política a la posibilidad que me brinda Facebook de chismosear sobre mis amigos y otros beneficios que los pro-Facebook ya han mencionado.

Eso si, querido lector, sea usted político, cualquier otra clase de figura pública o una persona común y corriente, si tiene una cuenta en Facebook, sea conciente que la página no es una inofensiva red social. Además de disfrutar de los aparentes beneficios, siempre esté alerta ante los males que le puede traer ser un usuario más. No de papaya con la información que publica. ¡No diga después que no se le advirtió!

Posdata: Como buena palabra de político, mi renuncia puede ser anulada en cualquier momento, algo así como el “no me vuelvo a lanzar” de Serpa.

_______________________
1 Según EL TIEMPO sus palabras textuales fueron «puede ser buena profesora» pero «es una desgraciada que se la monta a cualquiera por cualquier cosa y vive re-amargada». Cabe aclarar que a los pocos días el estudiante tuvo que ser reintegrado al centro de educación gracias a una acción de tutela que interpuso su madre alegando la violación del derecho a la educación.

publicación anterior

Desplazamiento forzado: Los marginados de colombia

Siguiente publicación

Fichas y cartas del Tío Sam

Sin Comentario

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.