Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí
Incorrecto

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

LA MAGIA DE LOS PEQUEÑOS NEGOCIOS

El director del MBA de PRIME Business School, Eduardo Muñoz, explica en qué consiste la nueva filosofía de emprendimiento que convierte los hobbies en empresas.

tiny-bussines-prime-escuela-negocios-universidad-sergio-arboleda-postgrados-maestrias

Millones de personas alrededor del mundo trabajan para vivir, pero viven infelices por su trabajo. Si este es su caso, tal vez un pequeño negocio sea la solución a su problema. Los pequeños negocios o “tiny business” son creados con pasión; allí, los ingresos mensuales, los gastos y las largas horas laborales quedan de lado porque predomina la necesidad humana de hacer algo que apasione y que a la vez permita llevar una vida satisfactoria y financieramente plena.

Los “tiny business” son negocios pequeños, pero complejos. Requieren de una gama de valores que debe mantenerse y ser una constante en el día a día del empresario: creatividad, persistencia, disciplina, paciencia y la fijación de un propósito con un plan de acción y un futuro visible, son algunos de ellos.

Cabe resaltar que no se trata de una pequeña empresa integrada por una sola persona, con bajos ingresos y sin puntos físicos. Los “tiny business” pueden llegar a ser multinacionales con oficinas y diversas líneas de negocio que, a su vez, generan ganancias de miles de millones mensuales o anuales. Este tipo de empresa se centra en su forma de desarrollo, en su proyección al mercado y en su equilibrio dentro de la organización.

Una gran diferencia entre los “tiny business” y una compañía con una filosofía “tradicional” radica en cómo se enfoca la dirección de la primera, no para pagar los gastos mensuales, ni para afectar la vida e integridad de las personas que la conforman, sino para convertirla en una experiencia única y casi mágica, en la que se tomen en cuenta todos los factores a favor y se usen en cada proceso de la compañía. Así, el hobby se convierte en una pasión y luego en una empresa.

Este concepto suena efímero en primera instancia, no obstante se trata de algo que, sin duda, todos quieren, pero pocos logran. Por eso, ver el éxito en compañías que manejan este tipo de principios es inspirador y emocionante. Es el caso de la actriz de profesión, Sharon Rowe, quien decidió dejar de lado su carrera para dedicarse a hacer algo que le apasionara y por ende, que le permitiera disfrutar su vida.

Uno de sus principales objetivos fue crear una empresa que impactara positivamente la sociedad y que le proporcionara ingresos para su sustento. Fue así como fundó su compañía Eco-Bags Products Inc., una empresa que, en su fase inicial, se basó en la creación de bolsas ecológicas para combatir el efecto negativo causado al medio ambiente por desechos de bolsas plásticas, residuos, etc.

Rowe nunca imaginó que su idea, la que se convirtió en su pasión y en su trabajo, se expandiera y ganara más popularidad día a día. Menos aún, que esta pequeña empresa pudiera llegar a ganar millones de dólares, tener accionistas importantes y participar en los mercados bursátiles más importantes del mundo.
Así es como Eco-Bags Products Inc. demuestra la importancia de no estancarse en la creación de una pequeña empresa para poder proyectarse al futuro.

Asimismo, enfatiza en que sí es posible convertir las pasiones en una compañía, en una multinacional que permita llevar una vida equilibrada en todos los sentidos.

Estos son algunos consejos para convertirse en un empresario práctico, eficiente y feliz:

1. Nunca emprenda bajo presión o en momentos de exposición a muchos problemas.

2. Un “tiny business” requiere pasos pequeños. Muchas veces sobresaturarse de proyectos o elementos es perjudicial para la plena proyección de la compañía.

3. Use el marketing corporativo, la competencia no siempre tiene que ser vista como rival. La alianza de empresas que pueden ofrecer sus productos, y viceversa, puede traer ventajas comerciales enormes frente al mercado y al consumidor.

4. Estar preparado para las caídas. Un “tiny business” no solo se mueve por la pasión, también, con el dinero. Contabilice, calcule y regule los posibles gastos de la compañía en etapas prematuras. Pregúntese, si la empresa tiene una baja económica, ¿cuánto podría resistir?, ¿cuál sería su respaldo? Si la empresa cierra, ¿con qué se mantendría y con qué cubriría sus gastos? Este tipo de interrogantes le ayudarán a idealizar su empresa económicamente y, si es el caso, a tomar las precauciones necesarias.

5. Protéjase legalmente. Una empresa, aunque pequeña, requiere una visión futura sobre el pago de patentes, registros de marca, demandas, etc., en el corto o largo plazo.

6. Invertir es bueno y ahorrar también. No todas las ganancias pueden ser para usos personales; destine parte de las mismas a su empresa y ahorre para prevenir problemas futuros o para cuando se presenten oportunidades únicas para su negocio