Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí
Incorrecto

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

INNOVACIÓN: ¿EL INNOVADOR NACE O SE HACE?

el innovador nace o se hace maestria en gestion de la innovacion y emprendimiento

Por: Juan Carlos Morales Piñero

Un estudio realizado por Dyer et. al (2009) reportaba que los altos ejecutivos de la mayoría de las empresas se sienten responsables de facilitar procesos de innovación, más que de inventar innovaciones estratégicas. Por el contrario, encontraron que los altos ejecutivos de las empresas más innovadoras no delegaban el trabajo creativo en terceros. Pero ¿qué caracteriza a esos perfiles innovadores?

Dryden (1885) decía que el genio nace, nunca se le puede enseñar. Para él, esto era una cuestión totalmente innata. Tiempo después, Galton (1869) continúa esta línea investigando la inteligencia y llega a decir que la naturaleza innata del individuo es un factor determinante del éxito en la vida. Galton fuel el primero en comparar gemelos distintos al nacer y parecidos al nacer para determinar la influencia que la herencia y el ambiente ejercen sobre las personas (Oliva, 1997). Contrariamente a lo que podamos pensar, afirma Oliva (1997) que las principales aportaciones sobre este tema resaltan más la influencia del ambiente que la influencia de la herencia. Acercándose más a este tema, Barron (1969) pionero en el estudio de la creatividad entendía el talento como algo con lo cual se nace con un potencial inicial, aunque hablaba de la importancia de reforzar algunas características claves.

12 características de las personas creativas:

1. Son más observadores que la mayoría.

2. Expresan verdades a medias.

3. Además de ver las cosas como otras personas, las ven de otra manera.

4. Son independientes en relación con sus facultades cognoscitivas, las cuales valoran mucho.

5. Se sienten motivados por su talento y valores.

6. Son capaces de manejar y comparar varias ideas al mismo tiempo y efectuar síntesis más elaboradas.

7. Su impulso sexual es más acentuado, son más vigorosos físicamente y más sensibles.

8. Tanto su vida como su percepción del universo son más complejas.

9. Están más conscientes de sus motivaciones y fantasías inconscientes.

10. Su yo es suficientemente fuerte como para efectuar regresiones sin riesgo de desintegración.

11. Permiten que la distinción entre sujeto y objeto desaparezca en algunas situaciones, como el amor y el misticismo.

12. Experimentan al máximo la libertad objetiva de su organismo, y su creatividad está en función de su libertad subjetiva.

Esto nos lleva a pensar que el pensamiento innovador puede ser innato en algunas personas, aunque también puede desarrollarse y fortalecerse con la práctica.

Dyer et. al (2009) identificaron cinco «habilidades de descubrimiento» que distinguen a las personas más creativas:

Asociarse

Entendida como la capacidad de pensar fuera de la caja para conectar con éxito preguntas, problemas o ideas aparentemente no relacionados de diferentes campos.

Cuestionar

Desarrollar la capacidad de cuestionarse y formular preguntas. Los innovadores hacen constantemente preguntas que desafían la sabiduría común. ¿Por qué? y ¿Por qué no? y ¿Y si?

Observar

Desarrollar la capacidad de ver más allá de lo evidente para descubrir pequeños detalles de comportamiento, en las actividades de clientes, proveedores y otras empresas, con el fin de obtener información sobre nuevas formas de hacer las cosas.

Experimentar

Aprender a contrastar las ideas con la realidad probando activamente nuevas ideas, creando prototipos y lanzando pilotos.

Networking

Cultivar una red de personas con perspectivas radicalmente diferente para ampliar sus propios dominios de conocimiento. Con este fin, hacen un esfuerzo consciente para visitar otros países y conocer a personas de otros sectores sociales.

Al pensar en cómo estas habilidades funcionan juntas, Dyer et. al (2009) encontraron útil aplicar la metáfora del ADN. Así como el ADN físico de cada persona es único, identificaron que cada individuo tenía un ADN de innovador único para generar ideas de negocio innovadoras.

Los estudios de gemelos idénticos separados al nacer realizados por Barron indican que nuestra capacidad de pensar creativamente proviene de la genética; pero Dyer et. al (2009) afirman que dos tercios de las habilidades de innovación la obtenemos a través del aprendizaje: primero entender una habilidad determinada, luego practicarla, experimentar y finalmente ganar confianza en la capacidad de uno para crear.

Por ello resulta de gran importancia crear las rutinas, ambientes, redes y metas personales que abonen el terreno de la creatividad, de tal forma que podamos ir desarrollando esta capacidad creativa que pueda luego traducirse en acciones innovadoras.


Referencias:

Barron, F. (1969). Creative person and creative process. New York: Holt, Rinehart & Winston.

Dryden, J. (1885). Epistle to Congreve. In W. Scott & G. Saintsbury (Eds.), The works of John Dryden (Vol. 11, pp. 57–60). Edinburgh, Scotland: Paterson. (Original work published 1693).

Dyer, J. H., Gregersen, H. B., & Christensen, C. M. (2009). The innovator’s DNA. Harvard Business Review, 87(12), 61–67.

Galton, F. (1869). Hereditary genius: An inquiry into its laws and consequences. In Hereditary genius: An inquiry into its laws and consequences. Macmillan and Co. https://doi.org/10.1037/13474-000

Oliva D., A. (1997). La controversia entre herencia y ambiente. Aportaciones de la genética a la conducta. Apuntes de Psicología, 51, 21–37.


LEA TAMBIÉN