Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

CONFIANZA Y EMPODERAMIENTO, CLAVES PARA EMPRENDER

Diana Echeverry y Natalia Correa, egresadas Sergistas de Finanzas y Comercio Exterior y Comunicación Social y Periodismo, son las creadoras de Mueve tus Ideas, un proyecto de emprendedoras para emprendedores.

diana-echeverry-egresados-universidad-sergio-arboleda

Diana y Natalia son egresadas Sergistas de los programas de Finanzas y Comercio Exterior y de Comunicación Social y Periodismo. Siempre han tenido la idea de emprender, por lo que este año decidieron formalizar su empresa, Mueve tus Ideas, que busca unir al ser y los negocios. “Trabajar con alguien es como tener una pareja, debe haber entendimiento y empatía”, sostiene Natalia Correa, cofundadora de la empresa.

Este proyecto, dirigido a empresarios y nuevos emprendedores, se enfoca en el ser y la felicidad para ayudar a las personas en sus procesos de creación de ideas y materialización de planes de negocio y en entenderlos junto con sus necesidades; ese es el factor más importante a tener en cuenta. Para esto, tienen implementados una serie de programas, talleres, cursos y capacitaciones socioemocionales para que las personas empiecen a autoexplorarse y aprovechar su potencial al máximo para materializar sus ideas. “’Ser para emprender’ es conocerte a ti mismo, saber cuáles son tus habilidades, qué te inspira y qué te hace feliz”, afirman las empresarias.

Aunque llevan muy poco tiempo en el camino del emprendimiento gestionando su propia empresa de consultoría, han ayudado a varias personas a enrutar sus ideas y planes de negocio satisfactoriamente, como es el caso de varios Sergistas que las han llamado en busca de ayuda y de la Oficina de Postgrados de la Universidad, que también ha tocado sus puertas en busca de asesoramiento.

Sus objetivos son claros: enfocar y focalizar las ideas que quieren materializar y también apoyar en procesos cuando una empresa se quiere reinventar para no fracasar en el intento.

Al hablar de emprendimiento, las dos concluyen que este no es un camino fácil de seguir. Las adversidades que se presentan en toda empresa nunca faltan, las puertas cerradas y talleres cancelados por falta de gente se han convertido en altibajos en el camino, pero con perseverancia y aprendiendo de sus errores han logrado salir adelante. “Nuestros padres no nos entienden por las diferencias generacionales tan grandes que existen. Ellos buscaban encontrar un trabajo en determinada empresa y jubilarse de la misma. Hoy en día los jóvenes no estamos buscando eso”.

Diana se graduó y empezó a trabajar en diferentes sectores de la economía. Enfocada principalmente en los negocios, trabajó en bancos, hospitales, en el sector público y después estuvo en La Sergio en la Escuela Internacional de Administración y Marketing (EIAM) en la parte financiera, pasando a la Dirección de Educación Continuada.

Por su parte, Natalia siempre supo que quería ser emprendedora enfocada en el ser y en comprender las necesidades de las personas, por lo que se tomó el tiempo de entenderse a sí misma y hacer una introspección sobre cómo enfocar sus ideas de emprendimiento, motivo por el que este año decidió formalizar su proyecto y ayudar a los futuros emprendedores en este camino.

Su oficina, en WeWork de la 93, ha hecho que las dos se inclinen por el trabajo colaborativo y sean partidarias de la implementación del plan Economías Colaborativas. “Tenemos algunos proyectos de emprendimiento que nosotros apoyamos intercambiando conocimientos. Secundamos a una empresa que se llama Go Lunch, que se dedica a hacer almuerzos de alta calidad saliendo del perfil de ‘los corrientazos’. Nosotros los asesoramos en comunicaciones y finanzas y ellos nos retibuyen con asesorías en mercadeo y diseño gráfico”.

En sus procesos de aprendizaje, se han dado cuenta que para el emprendimiento se hacen varias cosas a la vez, porque es un proceso dinámico que está en constante movimiento.

Diana y Natalia llegan a la conclusión que el emprendimiento está definido por la capacidad que tenga una persona para explorar y materializar sus ideas, de no frustarse y seguir siempre adelante. “Cuando uno refleja confianza y empoderamiento, la gente no solo nos va a creer sino que van a entender la idea que queremos materializar y nos van a ayudar a hacerlo”, agregó Diana Echeverry.

Comparte este contenido
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE