Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

RODRIGO NOGUERA LABORDE: CENTENARIO DEL GRAN MAESTRO

La Universidad Sergio Arboleda conmemora los cien años del nacimiento de su fundador, el humanista, el abogado, el académico, el educador, pero ante todo, el filósofo.

El fundador de La Sergio, Rodrigo Noguera Laborde, junto a su hijo y rector de este claustro, Rodrigo Noguera Calderón.

El fundador de La Sergio, Rodrigo Noguera Laborde, junto a su hijo y rector de este claustro, Rodrigo Noguera Calderón.

Rodrigo Noguera Laborde solía decir que de niño no era un buen estudiante. “No iba por las tardes al colegio porque resolvía con otros amigos -tan malos estudiantes como yo- bañarnos en el río Magdalena”, recordaba. El tiempo y su determinación lo convirtieron en un estudiante excepcional.

El fundador de la Universidad Sergio Arboleda, cuyo centenario celebramos este 2019, terminó sus estudios universitarios con honores, y a lo largo de su ejercicio profesional se distinguió como uno de los pensadores más importantes del siglo XX en Colombia.

“Esta fecundidad creadora provino en parte de la actividad intelectual que caracteriza a la genealogía Noguera, específicamente de su padre, un hombre realmente extraordinario que cultivó toda clase de artes y ciencias hasta intentar la demostración de la existencia de Dios mediante el silogismo matemático”, recordó en su momento Raimundo Emilliani Román (1914-2005), jurista y político colombiano, quien, en 1985, hizo parte del primer grupo de profesores que tuvo La Sergio.

Rodrigo Noguera Laborde nació en Santa Marta un miércoles 22 de octubre de 1919, casi un año después del fin de la Primera Guerra Mundial. Allí viviría hasta los 11 años, cuando sus padres, Rodrigo Noguera Barreneche y su madre, Genoveva Laborde Riveira, decidirían trasladarse a Bogotá.

“Lo que todos buscamos, y muchos sin saberlo, es Dios mismo, fin último del hombre”

Rodrigo Noguera Laborde

“Mi papá fue una persona muy alegre. Decía que nacer en la Costa le abre la perspectiva al hombre”, recuerda su hijo, Rodrigo Noguera Calderón, hoy rector de la Universidad Sergio Arboleda, institución referente de la educación en Colombia.

El Derecho y la Filosofía fueron su elección de vida. Por eso, se inscribió en la recién fundada facultad de la Universidad Javeriana, de donde se graduaría con honores por su tesis en la que examinaba los derechos auxiliares del acreedor.

DIOS, EL BIEN PERFECTO

“El hombre debe trascender siempre el bien porque el fin del mundo es realizar el bien”, decía Noguera Laborde. Asimismo, consideraba que el único bien perfecto era Dios. “Lo que todos buscamos, y muchos sin saberlo, es Dios mismo, fin último del hombre”, escribió en su obra ‘Filosofía para Profanos‘.

“Fue educador durante 60 años. Él creía en incluir el humanismo como un elemento transversal de todas las disciplinas y en eso se basó”, señala Rodrigo Noguera Calderón.

En ese camino de la enseñanza, fue catedrático en las universidades Javeriana y Rosario, decano de Filosofía en la Universidad Nacional y dio vida a la Facultad de Educación en la Gran Colombia. Paralelamente, labró su carrera en el sector público. Fue Ministro de Estado durante la presidencia de Laureano Gómez, y Procurador General de la Nación en dos oportunidades.

“Su gran preocupación patriótica fue la de contemplar con tristeza la decadencia y aún degeneración de los valores que le dan la razón de ser y grandeza a la vida, sofocados por la vulgaridad, la ignorancia y los bajos instintos. De allí nació la noble idea, compartida con Álvaro Gómez, de fundar una Escuela, no para enseñar reglas y dogmas, sino para esparcir cultura, que es aquello que queda en el alma, después de haber olvidado todo lo aprendido”, señaló el profesor Emilliani, al recordarlo en un obituario, tras su muerte el 28 de junio de 2004.

VOLVER A LOS VALORES

Así nació el sueño que se cristalizó el martes 28 de julio de 1985, con la realización de la primera clase impartida en la recién fundada Universidad Sergio Arboleda.

Precisamente, en una entrevista publicada en El Nuevo Siglo en diciembre de 2003, el autor de obras como ‘Kant, introducción a lo fundamental de su filosofía’, ‘Introducción general al Derecho’, ‘Filosofía para profanos’, entre otros, recordaba cómo “inconforme con la metodología de la enseñanza” de las universidades colombianas, llamó a Álvaro Gómez.

“Cuando una civilización está al borde de la muerte, debemos volver a los valores que le sirvieron de motor, de impulso vital, para revitalizarla y así sobrevivir”

Rodrigo Noguera Laborde

“Al principio él receló de la idea, no me creyó. Le pareció que íbamos a fracasar en eso. Él me dijo: ¿para qué quieres que te ayude en algo que se va a perder y no tiene futuro?”, rememoró en dicha entrevista.

Hoy, 35 años después de su fundación, La Sergio no solo es la institución de educación superior más joven de Colombia con el máximo reconocimiento otorgado por el Estado, la Acreditación de Alta Calidad Multicampus, sino, además, es la única del país con sede propia en Europa.

Cuando le preguntaron por su propósito al fundar una universidad en la que las ciencias sociales serían transversales a todas las carreras, respondió: “Volver a los valores”.

“Cuando una civilización está al borde de la muerte, debemos volver a los valores que le sirvieron de motor, de impulso vital, para revitalizarla y así sobrevivir”, señaló este samario que a lo largo de su vida recibió más de 30 condecoraciones, incluida la Cruz de Boyacá, en su categoría de Gran Cruz, y la Orden José María Córdova.

El busto de Rodrigo Noguera Laborde, símbolo del espíritu Sergista, inspira todos los días a estudiantes, docentes y administrativos.

El busto de Rodrigo Noguera Laborde, símbolo del espíritu Sergista, inspira todos los días a estudiantes, docentes y administrativos.

SIEMPRE MAESTRO

Rodrigo Noguera Laborde no solo se limitó a darle vida a una universidad con sello humanista, lo que hasta hoy la distingue entre las instituciones de educación en Colombia. Él, quien abría cada mañana -a las 6 en punto- las puertas de la Universidad Sergio Arboleda, jamás dejó de lado la docencia.

“Nosotros escuchábamos al doctor Rodrigo Noguera Laborde decir: ‘ustedes no van a ser abogados sino jurisconsultos’. Esa vaina a mí me pareció tan rara, tan sofisticada, un término tan antiguo, pero después entendí. La diferencia entre un abogado y un humanista -un jurisconsulto- es la capacidad de entender y la apertura para que todos los temas aporten”, señaló Iván Duque Márquez, presidente de la República de Colombia y egresado de la Escuela Mayor de Derecho de La Sergio.

Y luego de acometer su propósito de educar a profesionales cultos, materializó otra apuesta que, sin saberlo, impulsaría la historia tecnológica del país: el Observatorio Astronómico de la Universidad Sergio Arboleda , en el que, solo unos años después, se desarrollaría Libertad 1, el primer satélite colombiano lanzado al espacio.

Por los días de la inauguración del Observatorio, un destacado periodista le preguntó por las razones que lo habían impulsado para abrir este lugar. “Le contesté que la idea nos había sido sugerida por nuestro actual Romano Pontífice que, en cierta ocasión expresó desde el Vaticano: ‘Ya la ciencia ha demostrado la existencia de Dios’. Me pregunté después cuál sería, entre tantas, la ciencia que había llegado a esa conclusión. ¿Acaso la biología, la física, la química, etc? Pues ninguna de estas. Mi conclusión fue que la disciplina científica que había logrado esa demostración no era otra que la Astronomía , señaló.

“La Astronomía, en efecto, ha descubierto cómo nació el Universo hace 18 mil millones de año, y cómo habrá de desaparecer dentro de 78 mil millones de años. Si el mundo, pues, comenzó en el tiempo cero y habrá de extinguirse en el tiempo antes indicado, ha quedado demostrado que el Universo no es eterno, como pensaban los antiguos, y que, por tanto, necesariamente tuvo que ser creado, porque de la nada no podría surgir. ¿Y quién pudo ser ese Creador? Solo pudo ser Dios, un ente infinito y de existencia eterna”, agregó.

A cien años de su nacimiento, la Universidad Sergio Arboleda celebra la memoria de su fundador que, con su intelecto y ejemplo, marcó el derrotero para la formación de profesionales cultos y buenos ciudadanos. Porque al fin de cuentas, como él mismo sentenció, “educar no solo consiste en instruir, sino, además en formar una personalidad”.

Comparte este contenido