Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

LA ORQUESTA SINFÓNICA METROPOLITANA DE BOGOTÁ ELIGIÓ LA OBRA DE UN ESTUDIANTE SERGISTA PARA SER PARTE DE SU PRIMER DISCO

Miguel Bonilla, estudiante de la Escuela de Artes y Música, fue galardonado en el Concurso de composición MET 2021 con el segundo puesto por su obra “Dramdebam”.

Miguel Bonilla composición sinfonica orquesta metropolitana de Bogotá Escuela de artes y musica universidad sergio arboleda Domingo

A través de una convocatoria abierta, que invitó a compositores entre los 18 y 34 años a escribir una composición original para orquesta sinfónica, se premiaron los trabajos creativos de destacados jóvenes músicos colombianos, entre ellos el del estudiante Sergista. Aún cuando las condiciones del concurso establecían como galardón la oportunidad de grabación únicamente para la obra que obtuviera el primer puesto, las sobresalientes características de la creación de Bonilla hicieron que la Orquesta Sinfónica Metropolitana decidiera incluir dicha composición en el que será próximo disco de La MET. Las sesiones de grabación de esta producción se realizaron el pasado mes de mayo en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

“Que una orquesta sinfónica interprete una de mis composiciones era algo que había soñado desde hacía mucho tiempo y de repente se está haciendo realidad. Además, me alegra que esta quede registrada junto a otras obras de importantes compositores en un trabajo discográfico”, aseguró Miguel después de recibir con alegría la noticia de que su obra había obtenido el segundo lugar a tan solo 5 puntos del primer puesto.

Entrevistamos a Miguel, a propósito de este logro, y esto fue lo que nos contó.

¿Qué representa para ti haber obtenido el segundo puesto en este concurso y el que tu obra se haya incluido en la próxima grabación de la MET?

Cuando una orquesta sinfónica decide interpretar una composición es porque de alguna manera encuentra un valor extra a la música. Así lo creo yo. Y esto más allá de sentirse bien, también es una oportunidad de reconocerme a mí mismo; mis falencias, mis virtudes. Es una gran oportunidad de aprendizaje para seguir por ese camino con seguridad y profesionalismo.

A los pocos días de ver los resultados recibí una llamada de la orquesta para decirme que, si estaba de acuerdo, y aunque no estaba en las bases del concurso, el segundo lugar podía hacer parte del proyecto del primer disco de la orquesta. Recuerdo que dije sí a todo; me emocionaba el hecho de que iba a poder escuchar lo que había escrito durante 4 meses. Ya no es un pequeño logro personal, ahora representa el trabajo de todo un equipo involucrado, desde los músicos de la orquesta, el director, los ingenieros, el Teatro Mayor, el equipo de producción. Y me siento feliz de formar parte de eso.

¿Qué características tiene la composición?

Dramdebam surge de reducir drama de bambuco, pues tomé el ejemplo de George Orwell, que diseñó un lenguaje para el universo en el que se desarrolla su libro ‘1984’. Este lenguaje eliminaba cada vez más palabras del idioma y recortaba otras con el fin de reducir el pensamiento crítico de la gente, haciéndola más obediente. Recomiendo mucho este libro, ayuda a canalizar el inconformismo que se puede llegar a sentir en situaciones difíciles. Desde que lo leí a principios del 2020 quise hacer música a partir de ahí. Creo que en momentos de penumbra e incertidumbre las mentes creativas –no solo la de los artistas– encuentran ideas que renuevan y transforman la realidad.

Tiene un poco de todo, lo cual me gusta. Una de las cosas que me llamó la atención del concurso era que buscaba exaltar las músicas colombianas.

La obra puede tener tantos significados como personas que la escuchen, pero en lo conceptual está basada en algunos aspectos del libro, que comienza con el personaje principal caminando solo en un día de abril. Así comienza ‘Dramdebam’, una melodía sola en el corno, a la que luego se le va sumando el resto de la orquesta para hacer la introducción al tema principal. Este tema tiene una carga dramática, con momentos nostálgicos, alegres y a veces bastante tristes. Luego se da lugar a un conflicto y una lucha que al final resulta en un dialogo tranquilo entre dos instrumentos; sin embargo, el final del libro es una resignación a la cruel realidad, así que no es un final propiamente feliz.

Cuando escucho la obra, recuerdo distintos momentos y situaciones; seguramente quien lo escucha evocará momentos de su propia vida. El libro es solo una guía, no una camisa de fuerza para la música. Quienes hayan tenido la oportunidad de leer el libro, recordarán las 3 consignas del partido “La libertad es sumisión, la ignorancia es la fuerza y la guerra es la paz” que en ese orden podrían identificarse en la música. Es imposible leer este libro y no encontrar paralelismos con la situación del país.


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido