Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

¿QUÉ RELACIÓN TIENEN LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA Y EL COVID- 19?

Ellie Anne López Barrera, docente del programa de Ingeriería Ambiental e investigadora de Casap VIII, explica los efectos que tiene en la salud la exposición a la contaminación del aire y por qué esto genera una mayor sensibilidad a desarrollar el coronavirus.

Por: Ellie Anne López Barrera. | Docente programa de Ingeniería Ambiental, Universidad Sergio Arboledae investigadora, 8º Congreso Colombiano y Conferencia Internacional de Calidad del Aire y Salud Pública – Casap.

Durante la pandemia por el Covid-19 las personas que habitan áreas con niveles insalubres de contaminación del aire fueron las más afectadas, pues debieron enfrentarse a múltiples amenazas de salud pública. Ahora, la investigación emergente ha evidenciado vínculos entre la contaminación del aire y las enfermedades graves causadas por el virus, priorizando la necesidad de garantizar un aire saludable para todos.

Mientras lamentamos y reflexionamos acerca de las vidas que se han perdido a causa de la pandemia, también podemos hacer un balance de avances científicos recientes con respecto a la enfermedad y su relación con la calidad del aire, esto, con el fin de enfrentarla como un problema de salud pública que atañe a todos los ciudadanos y autoridades ambientales.

Análisis mundiales de datos epidemiológicos, satelitales y otra información de monitoreo en el mundo, revelan que el 15% de las muertes mundiales por Covid-19 pueden estar relacionadas con la exposición crónica a la contaminación del aire y a la exposición a largo plazo a la contaminación por material particulado (PM) (Pozzer et al., 2020). Otros estudios indican que la exposición a contaminantes peligrosos en aire (policíclicos aromáticos, metales, entre otros) se relacionan en un 9% con la muerte de pacientes con Covid-19 (Petroni et al., 2020).

Esos resultados pueden relacionarse con el modo de acción de estos contaminantes, ya que causan estrés respiratorio agudo, lo que aumenta la vulnerabilidad al virus. Evidencias científicas demuestran que la exposición a la contaminación del aire puede provocar efectos adversos para la salud, incluso, enfermedades respiratorias y cardiovasculares, por lo cual autoridades de salud han advertido que aquellos ciudadanos con ciertas condiciones preexistentes, como enfermedades respiratorias, pueden tener una mayor sensibilidad a desarrollar efectos adversos por el Covid-19 (Sokhi et al., 2021).

En Colombia, la pandemia generó un cierre económico provocando un impacto negativo en sectores que generan una alta contaminación atmosférica, como lo es la industria y el transporte, disminuyendo así los contaminantes atmosféricos que producen los procesos de movilidad y producción. Sin embargo, la calidad del aire del país no mejoró por las cuarentenas; en Bogotá, por ejemplo, el efecto del PM proveniente de los incendios forestales de las regiones Amazónica y Orinoquía, incrementó las concentraciones de PM2,5 en el área urbana, a pesar de tener medidas restrictivas para los bogotanos (Méndez-Espinosa et al., 2020).

A pesar de la evidencia a nivel mundial de la relación entre mala calidad de aire y el Covid-19,>en Colombia un estudio que analizó datos de 2020 no encontró relación entre la exposición a largo plazo a PM2.5 y la tasa de mortalidad por Covid-19 (Rodríguez- Villamizar et al, 2021). Sin embargo, los autores argumentan que la demografía, la capacidad del sistema de salud y las condiciones sociales tuvieron evidencia de un efecto ecológico sobre la mortalidad por Covid-19.

Otros avances científicos se han desarrollado a nivel local para abordar la problemática de calidad de aire con un enfoque de riesgo a la salud pública, como el desarrollado por investigadores de la Escuela de Ciencias Exactas e Ingeniería – ECEI, han desarrollado una herramienta de inteligencia artificial para un sistema de alerta temprana de calidad de aire por PM2,5 (Celis et al., in press), la cual servirá de apoyo a entidades gubernamentales, fortaleciendo su sistema de respuesta a eventos que afecten la calidad de aire en Bogota.

Es evidente que las ciudades, al ser espacios de concentración de población humana, se convierten en áreas de mayor riesgo de exposición a contaminantes atmosféricos, generando un problema de salud pública latente, el cual requiere medidas de regulación, comunicación y educación, que permitan a los ciudadanos generar estilos de vida, consumo y procesos de producción, distribución de bienes y servicios que disminuyan la emisión de compuestos contaminantes de la atmósfera.

Como ciudadanos, es nuestra responsabilidad incorporarnos a la gobernanza del aire, exigiendo que en esta fase pospandemia se desarrollen y/o fortalezcan políticas públicas para mejorar la calidad de aire, que se prioricen medidas para los sectores de movilidad en transporte público y particular, y en las distintas actividades industriales.

Del 3 al 5 de noviembre, la Universidad Sergio Arboleda será la institución anfitriona del Congreso Colombiano y Conferencia Internacional en Calidad de Aire y Salud Pública – CASAP, un espacio académico que cada dos años reúne a investigadores y profesionales para socializar información y nuevos conocimientos relacionados con la calidad del aire, sostenibilidad, conservación de recursos, contaminación atmosférica, transporte, salud, efectos ambientales, gestión urbana y disciplinas afines.

Invitamos a la comunidad Sergista a participar de este evento que permitirá ampliar el conocimiento que tenemos acerca de la calidad del aire en tiempos de pospandemia, el cual contará con invitados internacionales que están a la vanguardia en investigaciones en esta temática. Será igualmente un espacio para cursos precongreso, que permitirán la oportunidad de profundizar en temas específicos en cuanto a la calidad del aire y, por ende, para desarrollar competencias y aprendizajes innovadores tanto para la comunidad académica como para los sectores públicos y privados interesados.


REFERENCIAS

Celis, N., Casallas, A., Lopez E, Martínez H , Peña C, Arenas R, (in press). Design of an early alert system for PM2.5 through a stochastic model with machine learning.

Mendez-Espinosa J., Rojas N., Vargas J., Pachón J., Belalcazar L. C., Ramírez O. 2020. Air quality variations in Northern South America during the COVID-19 lockdown. Science of The Total Environment. Volume 749. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.141621

Petroni, M., Hill, D., Younes, L., Barkman, L., Howard, S., Howell, I. B., … & Collins, M. B. (2020). Hazardous air pollutant exposure as a contributing factor to COVID-19 mortality in the United States. Environmental Research Letters, 15(9), 0940a9

Pozzer, A., Dominici, F., Haines, A., Witt, C., Münzel, T., & Lelieveld, J. (2020). Regional and global contributions of air pollution to risk of death from COVID-19. Cardiovascular Research, 116(14), 2247-2253.

Sokhi, R., et al. 2021. A global observational analysis to understand changes in air quality during exceptionally low anthropogenic emission conditions. Environment international. 157, 106818. https://doi.org/10.1016/j.envint.2021.106818


LEA TAMBIÉN