Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

AULA INVERTIDA: LA NUEVA METODOLOGÍA DE ENSEÑANZA DE LA SERGIO

Lectura y Escritura Académicas I y II son las primeras materias que operan bajo esta modalidad, que invierte los momentos y roles de la enseñanza tradicional.

Aula invertida Escuela de Educación Universidad Sergio Arboleda

A medida que la enseñanza se reinventa por la tecnología, estudiantes y docentes conocen y ponen en práctica nuevas maneras de interactuar. La Sergio, consciente de esto y con el fin de mantener la excelencia académica en el aprendizaje de sus estudiantes, amplía sus dinámicas de enseñanza una vez más. En este caso, con la metodología de ‘aula invertida’.

Para Sandra Pérez Lara, directora del Departamento de Lectura y Escritura Académicas, no existe una única forma de desarrollar un ‘aula invertida’, debido a que su implementación está relacionada con un cambio de mentalidad que busca potenciar el rol del estudiante como protagonista de la clase, y del docente, como guía de la misma.

A continuación, la directora de este departamento, explica en detalle la metodología de una ‘clase invertida’ en La Sergio y la manera en que beneficia a los estudiantes y profesores de las asignaturas Lectura y Escritura Académicas I y II.

¿Qué es el aula invertida y dónde surgió esta propuesta?

El aula invertida es una metodología que brinda un enfoque integral para acrecentar el compromiso y la implicación del estudiante en la enseñanza.

El tiempo dedicado a explicar los contenidos de la materia, se traslada fuera del aula. Es decir, la clase magistral queda relegada a un trabajo que el alumno, gracias a las nuevas tecnologías de la información, puede ejecutar tranquilamente en casa, ya que obtiene la información en un tiempo y lugar que no requiere la presencia física del profesor; y las tareas, que antes se hacía en casa, las realizará en la clase.

Esta propuesta surgió hacia el año 2000. Los primeros autores que acuñaron el término fueron Michael Treglia, Maureen J. Lage y Glenn J. Platt, con una asignatura de Economía. El término se popularizaría en 2007 gracias a Jonathan Bergmann y Aaron Sams, dos profesores de la Escuela Estadounidense Secundaria de la ciudad de Woodland Park, quienes trabajaron por evitar que los estudiantes que no asistían al colegio retrasaran su aprendizaje.

¿Cómo se emplea esta metodología en La Sergio?

Para el caso concreto de LEA I y II, el trabajo se divide en dos partes. La primera consiste en la exploración interactiva que hace el estudiante, ingresando al aula virtual de LEA (plataforma moodle) donde encuentra el plan del curso, los contenidos teóricos y el material de trabajo.

En la segunda mitad, se ejecutan las actividades de práctica, que son realizadas dentro de la clase a través de métodos interactivos de trabajo colaborativo, en los que se busca solucionar problemas y realizar proyectos.

¿Cómo beneficia a los estudiantes?

Además de convertirse en los protagonistas de las clases, los estudiantes pueden acceder a la información las veces que deseen. Asimismo, sus inquietudes son atendidas en el momento en el que encuentran la dificultad.

Por otra parte, se favorecen los procesos de autogestión y autorregulación del propio aprendizaje a través de la interacción en el aula, lo que potencia sus procesos de pensamiento y la manera en que aprenden (metacognición).

¿Qué beneficios aporta al docente?

Con la metodología de ‘aula invertida’ el docente cuenta con más tiempo en clase para atender y resolver las dudas de los alumnos. También, puede monitorear el progreso de su aprendizaje de manera más personalizada.

¿Desde hace cuánto se ha implementado esta propuesta en La Sergio y qué resultados ha arrojado?

Esta propuesta, liderada por el decano de la Escuela de Educación, Sergio Alejandro Rodríguez Jerez, e impulsada por la profesora Johan Andrea Echavarría Llano, se implementó desde el Departamento de Lectura y Escritura Académicas para impartir las asignaturas de LEA I y II desde este primer semestre del 2021.

Los estudiantes han pasado a ser actores en lugar de espectadores. La gran mayoría trabaja, participa, plantea dudas, colabora en equipo y se organiza para realizar proyectos o resolver problemas.

Desde su experiencia personal como docente, ¿cómo ha percibido la implementación de este modelo?

Implementarlo ha sido un trabajo arduo en el que todo el equipo de profesores del Departamento. Partimos de una planificación que consideró, en primer término, cuáles eran esas competencias que deseamos desarrollar en el estudiante.

Este trabajo ha abierto una puerta a la imaginación y la creatividad para elaborar y seleccionar recursos. no solamente ha mejorado la calidad docente, sino que, además, ha consolidado un trabajo colaborativo en el que la solidaridad con el colega se ha vuelto prioritaria.

¿Quiénes pueden acceder a este modelo y qué se necesita para su implementación?

Todos aquellos que estén interesados en obtener resultados satisfactorios y diferentes a los habituales, en lo que concierne al proceso enseñanza-aprendizaje, por supuesto.

Para implementarlo, en primer lugar, debe prevalecer la voluntad de querer hacerlo y la disposición al cambio. Si alguien no está convencido, difícilmente se sentirá atraído por la metodología.


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido