Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

LECTIO INAUGURALIS 2020-2: EL HABITAR HUMANO COMO FACULTAD FILOSÓFICA FUNDAMENTAL

La docente Sergista, Angélica Crespo fue la conferencista de la lección inaugural de la Escuela de Filosofía y Humanidades de la Universidad Sergio Arboleda, donde hizo un llamado a resignificar la existencia.

busto-alvaro-gomez-hurtado-universidad-sergio-arboleda-fachada-2019

El pasado 8 de septiembre, la Escuela de Filosofía y Humanidades realizó su Lección Inaugural correspondiente al periodo académico del segundo semestre de 2020. El tema central que convocó este acto académico fue “El habitar humano como facultad filosófica fundamental”.

Mauricio Uribe Blanco, Decano de la Escuela de Filosofía y Humanidades de la Universidad Sergio Arboleda, en sus palabras de apertura, afirmó que “toda persona está en un lugar dentro de unas coordenadas de espacio y de tiempo, por lo tanto todos habitamos en el mundo, en esta casa común”.

De la misma forma, mencionó que, en varias ocasiones, el Papa Francisco se ha referido sobre este tema, en la Encíclica LAUDATO SI, uno de los documentos más importantes sobre el medioambiente, ya que va más allá de la consideración de la naturaleza en un sentido físico. Además, esta encíclica desarrolla la temática de la ecología humana y cómo esta tiene que ser integral, invitándonos a vivir en el cuidado de la casa común, como una verdadera conversión ecológica.

“Somos parte de una sola familia humana, llamada a vivir en una casa común de la que constatamos juntos la inquietante degradación. La crisis sanitaria que atraviesa actualmente la humanidad nos recuerda nuestra fragilidad. Comprendemos hasta qué punto estamos ligados unos a otros, inseridos en un mundo cuya evolución compartimos, y que maltratarlo solo puede tener graves consecuencias, no sólo ambientales, sino también sociales y humanas”. (Papa Francisco, 2020).

El Decano de la Escuela de Filosofía y Humanidades hizo referencia a estas palabras del Papa para dejar una reflexión a los participantes mencionando que “cada uno también está en una casa, haciéndola hogar en su familia y al mismo tiempo habitamos en el trabajo y el espacio urbano”. Finalmente resaltó que “el principal habitar, es el habitar con uno mismo, el habitar interior”.

La docente Sergista Angélica Crespo, fue la conferencista invitada. Inició su intervención diferenciando dos términos que nos acercan al camino del Habitar: “Casa” y “Hogar”. “Casa” como referencia a la puerta, la ventana y los objetos que nos rodean, mientras que “Hogar”, según la etimología del término, es sinónimo de chimenea. Chimenea en referencia a los primeros escenarios humanos, utilizado para reunirse en grupos. Hogar hace referencia a un calor, a una reunión. Además, indicó que “muchos tienen casa, pero pocos un hogar y tibiezas propias”.

Posteriormente, la docente hizo una invitación a los asistentes para que abrieran su mente en dos espacios, utilizando una analogía con las manos. El primer espacio representado por la mano derecha, que simboliza el mundo de la ciudad y el segundo, por la mano izquierda, que explica el mundo del bosque, como símbolo del lugar donde se desarrolla la filosofía de Martin Heidegger, quien escribió muchas de sus obras desde una cabaña en la Selva Negra, como: “Caminos De Bosque”, “El Sendero Del Campo” y “El Misterio del Campanario” entre otros. Lo que permite comprender mejor a este autor, que en sus escritos ubica en el bosque a quienes lo leen.

Además, explicó que es necesario simbolizar ¿qué es el bosque que no es la ciudad? “Las ciudades son el mundo construido, el mundo con autopistas, con cemento, hay mapas. Podemos estar ubicados, podemos saber dónde estamos, proyectarnos pero en el bosque, precisamente, todo es camino y todo es sendero a medida que se avanza”, aseveró.

Esta apertura permite interpretar de forma correcta las obras de Heidegger, en las que concentra su mirada sobre el habitar humano. Como lo hace en “Construir Habitar, Pensar”, en el que habla de ese bosque, el lugar donde el ser humano tuvo la primera experiencia del calor. El bosque, el sendero, el campo, son una alusión a los orígenes humanos y cómo tuvimos las primeras experiencias con el calor, la primera dimensión ética y sagrada con el fuego. “Esto nos convoca a preguntarnos por el fuego ¿cómo miro el calor?, ¿es cálido lo que me rodea ahora?, ¿por qué estoy aquí en el bosque?”.

La conferencista insistió en la necesidad de resignificar el porqué de las cosas, el dotar de sentido real la vida humana, determinando cuáles son los focos de calor, cuál es el fuego de lo que se hace y lo que se tiene, para llenar de significado del habitar en el que se encuentra. Esa es la crítica que hizo Heidegger a la sociedad, la falta de cuestionamiento, él aseguró que “como especie hemos ido adquiriendo una debilidad en la capacidad de habitar el mundo”. Y simplemente nos hemos venido entrenando en la “técnica del recibir”. A lo que Crespo agrego: “Somos expertos en la técnica del recibir, ya que entendemos la casa como una máquina que me proporciona utilidad, pero no se pregunta la especie humana por el fuego, esa es la postura central de toda la filosofía de Heidegger y que está puntual en ‘Construir habitar, pensar’, teniendo como conclusión que construir ciudades no es solo echar cemento, sino volver a pensar el hábitat y el pensar mismo”.

Al término del evento, los asistentes tuvieron la oportunidad de hacer preguntas a la docente sobre algunas inquietudes surgidas a partir del tema expuesto, generando un enriquecedor compartir. Luego de esto, y a manera de clausura, el Decano, dio las gracias a los asistentes por la activa participación y excelente disposición y a la ponente por este excelente evento. Así finalizó la Lección Inaugural del 2020-2.


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido
xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex