Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkdin

Ingresa a

Sergiovirtual

INGRESA A MOODLE

Haz Clic Aquí

Incorrecto

Ingresa a

SergioNET

Comunidad Sergista en línea



Olvidé mi contraseña
¿Cuál es mi usuario?

Ingresa a

Tucorreo

Si eres estudiante


Si eres FUNCIONARIO

haz clic aquí

Menu

MI VIDA EN SALAMANCA

Alejandra Cuéllar, estudiante de Comunicación Social y Periodismo, tuvo la oportunidad de realizar un intercambio académico en 2018-II en la Universidad de Salamanca, en España. Ella compartió su experiencia con la Oficina de Relaciones Internacionales.

alejandra-cuellar-intercambio-salamanca-universidad-sergio-arboleda-internacionalizacion

Los mejores seis meses de mi vida. Así puedo resumir mi experiencia en España y, en particular, en la Universidad de Salamanca. Desde que comencé el proceso en Colombia sabía que esta experiencia me iba a cambiar la manera de pensar, de entender el mundo y todo lo que sucedía a mi alrededor. En La Sergio me brindaron todo el apoyo y acompañamiento para lograr realizar mi intercambio académico.

Era mi primera vez en Europa, por lo tanto, los nervios siempre estuvieron presentes. Sabía que había que vencer muchos temores, pues debía entender que iba a ser independiente, a estar lejos de mi hogar y de mi familia por varios meses. Al principio, estaba un poco atemorizada pero poco a poco fui entendiendo que, a partir de ese momento, todo corría por mi cuenta y que nadie se iba a encargar de mis cosas, y por ello tenía que ser muy valiente. No obstante, al llegar, me encontré con la ciudad de mis sueños: Salamanca, una ciudad pequeña, estudiantil y muy sencilla de entender y recorrer.

Luego me di cuenta que no era la única que estaba teniendo la experiencia del intercambio y traté de acercarme a esas otras personas que de alguna manera serían mi familia durante mi estadía allí.

Y así inicié mi vida universitaria en Europa… Después de cuatro largos años volvería a ser primípara, y ¿a quién le gusta eso?, estoy segura que a nadie. Sin embargo, me encontré con estudiantes españoles que siempre estuvieron dispuestos a ayudarme y a guiarme en las metodologías de estudio, por cierto, bastante diferentes a las nuestras. Los docentes y funcionarios de la Universidad también estuvieron prestos a resolver cualquier inquietud y de ellos siempre me llevé la mejor impresión.

Las clases me enriquecieron mucho, aprendí de cada cultura lo que más pude y me relacioné con los mejores estudiantes y los maestros con más experiencia y excelencia que me hubiera podido imaginar. La Universidad de Salamanca es la más antigua de España, luego la experiencia y calidad son más que evidentes.

Por esto y más, cada día que transcurría allí me confirmaba que había tomado la mejor decisión de mi vida y que estaría dispuesta a repetir esta experiencia las veces que fuera necesario.

Estando lejos de mi hogar, entendí la importancia de valerme por mí misma, de solucionar las situaciones adversas, de darle la cara a los problemas, pero en particular, aprendí a verle el lado positivo a cada situación, por más pequeña que fuera.

Enfrentarme a responsabilidades que no había tenido antes forjaron mi carácter y convivir con personas de todo el mundo me dejó lecciones de vida muy grandes.

Definitivamente, el amor por mi carrera me llevó a España a cumplir mis sueños. Estos seis meses fueron mágicos, conocí personas que nunca imaginé, estudié en una de las mejores universidades del continente europeo y, lo que es aún más satisfactorio, me convertí en una persona más independiente y, de eso, me siento totalmente orgullosa.

Sin duda alguna, es la mejor experiencia que he vivido… Tuve inconvenientes como cualquier persona, pero fui infinitamente feliz, a tal punto que sentí dolor cuando tuve que cerrar este ciclo y regresar a casa. Vuelvo a Colombia con muchas historias por contar, con amigos del alma, con las puertas abiertas en la Universidad de Salamanca y con la promesa intacta de volver a esa ciudad, aquella que cambió mi vida y me cautivó por completo. Cada persona debería hacer un intercambio, es una experiencia que se presenta muy pocas veces, y es por eso que siento orgullo al retornar a mi país, sabiendo que terminé mis estudios en una excelente universidad y allí construí lo que soy hoy como ser humano.

A La Sergio, ¡gracias!, nunca imaginé lo que me reportaría esta experiencia. Jamás pensé que regresaría con mi corazón lleno de satisfacción, vuelvo con el gusto del deber cumplido.


LEA TAMBIÉN

Comparte este contenido
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE